Cuento de terror

Eduardo Ponce

La mujer se quita los anteojos. Abandona sobre el buró el libro que estaba leyendo, luego se despoja de su camisón, de su brasiere y su breve calzón negro.
Voltea a donde estoy recostado, me mira entornando la mirada, y sonríe.

Leave a Reply

Your email address will not be published.