Historia de navidad

Gabriel Mejía Pérez

Entre el júbilo y la exaltación, las personas presenciaban la historia del nacimiento del niño que no era hijo de alguien importante, sino de un miserable como todos, tan andrajoso como quienes lo admiraban, y que había llegado a la vida por una razón especial. Era así la primera navidad que se festejaba en aquellas tierras donde no existían ni los Belén ni los Nazareth ni los Jerusalén, donde el imperio romano tuvo injerencia, donde el Bautista no pronunció palabra alguna, donde el elefante era una idea sin referente, donde el caballo significaba muerte, era la primera navidad de muchísimas, pensaban, mientras actuaban bajo la mirada inquisidora del predicador y la fiereza del soldado cristiano.

Así fue la primera navidad de tierras lejanas.

Leave a Reply

Your email address will not be published.