De Jorge Solari a su sobrino Santiago: “Que rece y haga cábalas”

“Que tenga suerte, que vaya a la iglesia antes de los dos partidos, que rece mucho y que haga todas las cábalas posibles para que le salgan las cosas bien”, es la recomendación que desde Argentina le hace Jorge Solari a su sobrino y actual técnico del América, Santiago Solari, que esta semana disputará ante los Pumas su segunda liguilla consecutiva.

El Indio Solari sabe que es otro torneo, pero no lo dice como frase hecha, sino con toda la experiencia en la frente, pues a él le tocó imponer récord de puntos en Coapa en el Verano del 97 y llegar a la fase final como favorito, pero caer en cuartos de final a manos del Morelia.

En México siempre tienen muchas posibilidades los grandes, pero no tienen ninguna seguridad de poder seguir adelante. A nosotros nos tocó llegar con América y enseguida nos eliminaron”, recuerda el timonel argentino.

De hecho, a su hermano y padre de Santiago, Eduardo Solari, tampoco le fue bien en las finales en México, pues no pudo prosperar con el Atlas, club al que en 1995 lo llevó al tercer lugar general, pero lo despachó el Veracruz.

Tras dejar a los Zorros al siguiente torneo asumió el control del Celaya sin que lograra avanzar a las finales en dos torneos. Pasó al Morelia y llegó a liguilla sólo para ser eliminado por el Atlante.

Jorge Solari no quiere ser pesimista con el trabajo de Santiago, pero sabe que en un equipo como el América no se permite fallar dos veces.

El ser humano es competitivo y quiere ganar y en el futbol, que es competitivo y apasionado, si no ganan los clubes grandes, se quedan inconformes y por ahí hacen los cambios”, reflexiona.

Pero yo digo que los directivos deben saber el proyecto que tienen, la capacidad de los jugadores y los técnicos como para poder seguir adelante, por eso digo que hay que tener la preparación necesaria y la concentración suficiente, y la suerte, claro, pero la suerte hay que ir a buscarla”, comenta.

El actual estratega de las Águilas necesitará de esas buenas vibras, la suerte y la ayuda celestial de las que habla su tío, porque hace seis meses las Águilas llegaron con récord de puntos conseguidos en fase regular, pero fueron eliminadas en la primera ronda por el Pachuca a pesar de un gran esfuerzo.

Ahora les volverá a tocar enfrentar al equipo que avanzó como el más débil por su pobre cosecha de puntos durante el torneo, pero ante el equipo de la UNAM es un clásico y sucede que las estadísticas y los récords pasan a segundo plano, cosa que al Indio Solari le consta.

Yo digo que cuando hay un proyecto y hay un técnico, hay que aguantar para que pueda desarrollarlo. Ahora, un equipo es como armar un auto y para ello se necesita un tiempo prudente, algunos necesitan un año, otros dos y hay algunos que no lo consiguen nunca”, señala.

Por la motivación, por ahí ganas un partido o dos, pero después viene la contra y si pierdes dos o tres, todos pierden la confianza. Y la directiva del América es exigente, porque ellos quieren ser campeones y además nosotros los argentinos, tenemos la costumbre de ser charlatanes y no debe ser así, porque lo más importante de un club es el directivo y el directivo del futbol europeo y el del futbol mexicano son directivos de mucho poder y tienen que tomar decisiones imprevistamente y sin medir mucho las consecuencias”, concluye.

Leave a Reply

Your email address will not be published.