Machuty, una obra llena de amor a la vida

Foto: Machuty/Especial

Alexis Rodríguez

“Los artistas son los que ponen los signos de puntación al mundo”.

Octavio Paz, poeta mexicano

Iván Carbonell Guerra, quien popularmente responde al sobrenombre artístico de Machuty, es pintor, dibujante y ha incursionado en el mural y la fotografía intervenida. Nació en Camagüey, en 1984. Es graduado en la Licenciatura de Instructor de Arte en la Especialidad de Artes Plásticas en 2004; ha recibido cursos en el Centro de Superación para la Cultura y diplomados en Educación por el Arte.

Es miembro fundador de la Asociación Hermanos Saíz (AHS) dle Municipio de Florida, que aglutina a jóvenes creadores, y también del proyecto “Somos lo que hay”.

Destacado artista de las artes visuales que ha trascendido en varios escenarios por su trabajo y consagración, cuenta con una veintena de exposiciones personales y más de 30 colectivas. Ha sido jurado en diferentes eventos y desarrolla una destacada labor docente.

Merecedor de varios premios, entre ellos el conferido por la Fundación Universal Huellas de Amor: INC, un reconocimiento otorgado por su solidaridad hacia dicha institución y apoyo a la difusión y desarrollo del arte y la cultura popular en Santo Domingo, República Dominicana, en el 2016. Más recientemente recibió el Premio de Galería 2021, que otorga la Galería de 10 de Octubre de La Habana, con la obra La búsqueda incesante.

Ha participado en los Salones de Arte Erótico que convoca el proyecto EJO y en el evento Reencontrarte Barcelona, en 2020; obtuvo Mención por caricatura personal a Morgan Freeman, en el XVI Salón de Humorismo de San Antonio de los Baños 2020, además de estar en la Primera Competencia de Artes Plásticas de la Escuela Internacional de Arte de Perú Devolver los colores al planeta, en 2021, en la que obtuvo el 2do lugar.

Sus obras han ilustrado diversas publicaciones y entre ellas se destacan sus excelentes retratos Canto de cigarra, de 2017, y Ángel de la guarda, 2017. Entre sus series sobresalen Sueños, de2012; Frustraciones, de 2015; la mayoría forman parte de colecciones de instituciones culturales como el Memorial José Martí, el Museo del Humor, Museo de la OSPAAAL, Emisora Habana Radio, entre otras.

Su paleta va desde colores pasteles, grisáceos, hasta los rojos, amarillos y negros con que suele marcar las luces y las sombras en sus cuadros. A la hora de abordar un lienzo en blanco, sus temáticas surgen de su amor propio a la naturaleza, al respeto a la mujer, al prójimo y son de carácter universal. Sin lugar a dudas, la obra de Machuty es digna de admirar por sus trazos perfectos y armonía en su visualidad.

Y es que el talento nace con las personas, pero también se lleva en la sangre. Quizás por ello Machuty proviene de una familia de artistas aficionados que marcaron pautas importantes en la vida cultural de su natal Florida: Inés Guerra, mujer alegre, cantante; y Félix Carbonell, amante del pincel, la acuarela y el carboncillo.

Quiso el destino, que tras sufrir la Covid 19, sus padres partieran a la eternidad, dejándole la tarea de realizar su obra más reciente, dos retratos en los que aparece la imagen de estos seres que le dieron vida. Quizás su realización le dé fuerza para que la obra de Iván Carbonell nos siga acompañando en este mundo austero, a veces amargo y hostil, pero siempre abierto a los placeres y las alegrías.

“Gracias, madre; gracias, padre, por darme tanto cariño; por enseñarme desde pequeño lo que es amar a tu hermano, la naturaleza, la música y el arte”. Así expresó recientemente Machuty, quien en la actualidad sigue desandando las calles de su natal Florida, donde trabaja en su casa-estudio.

Leave a Reply

Your email address will not be published.