Tras explosión en la Pensil, combatirán cilindros de gas en mal estado

Tras la explosión del sábado en la colonia Pensil por acumulación de gas, en la cual murió una joven de 20 años y 12 personas resultaron heridas, el Gobierno de la Ciudad de México anunció que iniciará la atención del tema de los cilindros en mal estado con los que se comercializa este combustible.

La jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, dijo ayer que pedirá el apoyo de dependencias federales como la Coordinación de Protección Civil, la Secretaría Energía y la Procuraduría Federal del Consumidor.

Indicó que también se emprenderá una campaña preventiva de protección civil con la población, pero consideró que las empresas también deben participar.

Sheinbaum indicó que con el Gas Bienestar se reemplazarán paulatinamente los cilindros en mal estado y aprovechó para anunciar que en los próximos días iniciará el reparto en la alcaldía Tláhuac, la cual se sumará a Iztapalapa y Azcapotzalco, que ya cuentan con el servicio.

Sheinbaum indicó que en el caso de la explosión en la colonia Pensil, lo más probable es que los tanques en mal estado fueron suministrados por un camión repartidor de una empresa privada y que no se trató de un incidente por el relleno clandestino en estaciones de carburación para el transporte público.

La mandataria agregó que dos personas siguen delicadas luego de la explosión. Agregó que 28 familias damnificadas por el siniestro estarán recibiendo tres mil pesos mensuales como apoyo para renta.

Además, indicó que hoy los afectados se reunirán con el Instituto de Vivienda para recibir una explicación del proceso de reconstrucción de sus viviendas.

DOS VIVIENDAS INHABITABLES
La Dirección de Protección Civil de la alcaldía Miguel Hidalgo dio a conocer que tras una revisión de las 22 viviendas de la vecindad donde ocurrió la explosión se concluyó que dos son inhabitables, una presenta alto riesgo y 19, bajo riesgo.

Los inmuebles inhabitables son los ubicados en Lago Ammer y Tercera Cerrada de Lago Ammer, en donde se registró la explosión.

Sin embargo, la casa en alto riesgo “se debe a daños preexistentes a la explosión que incluso ya habían sido reportados por la alcaldía desde mayo pasado, debido a la falta de mantenimiento”, señaló en un comunicado.

Muchas otras (casas) tienen un tema de falta de mantenimiento preventivo y correctivo ya históricos; estamos aprovechando para informarle”.

La misma dependencia y personal de la Secretaría de Obras y Servicios removieron ayer dos tanques de gas de 10 litros de la vecindad donde ocurrió la explosión.

Durante esas labores hubo particular tensión cuando una de las habitantes de la vecindad le dijo al director de Protección Civil de la alcaldía, José Piña, que en su cuarto tenía un tanque de gas y que lo mismo sucedía en otras casas de la vecindad. El alcalde de Miguel Hidalgo, Mauricio Tabe, explicó que van a contar con un responsable por parte de la Secretaría de Seguridad Ciudadana para resguardar las pertenencias.

Quiero que tengan plena seguridad nuestros vecinos de que va a haber mucho cuidado en el manejo de las pertenencias”, dijo Tabe.

REGRESÓ Y SOBREVINO LA EXPLOSIÓN

El sábado por la mañana Marlen escuchó un ruido y alertó a su papá, Gabriel Santos, de 50 años.

Salieron a la calle, pero en el último instante ella volvió: ingresó a la vecindad de Lago Ammer donde vivían y en ese momento ocurrió la explosión por acumulación de gas, en la cual perdió la vida.

Estábamos durmiendo y se escuchó un ruido que mi hija detectó y me avisó para que pudiera escucharlo también. En ese momento le dije ‘vámonos para afuera porque no se que vaya a ser’. Yo venía en chanclas, ella venía atrás de mí. Llegando a la esquina yo me percaté que no traía las llaves para la vecindad, así que le pedí que me pasara las llaves, y ella me las entrega y me dice ‘ahí voy’, y como no tenemos los servicios básicos (en casa), me imagino que ella entró a hacer alguna necesidad (en el baño compartido de la vecindad) y en ese lado fue donde se quedó”, narró Gabriel en entrevista.

Marlen, de 20 años, había estudiado la secundaria y una carrera técnica, pero trabajaba como afanadora. Ayer, Gabriel, familiares y vecinos la velaron.

Paradójicamente, Marlen y su papá no utilizaban gas.

No sé si el tanque era del vecino de en medio o del vecino de la orilla, porque nosotros no teníamos tanque de gas.

Nosotros no teníamos esos servicios, teníamos una parrillita (eléctrica) donde cocinábamos cosas sencillas y había un baño compartido”, recordó.

El gobierno de la Ciudad de México le dio a don Gabriel los apoyos para realizar el velorio de su hija y comprar el ataúd.

Gabriel trabaja como obrero y le preocupa que el último salario que cobró se quedó dentro de la casa que se derrumbó con la explosión.

Leave a Reply

Your email address will not be published.