Javier Ruán y Felipe Cazals, in memoriam

Germán Tesse

La semana pasada fue de luto para el cine nacional con las muertes el lunes 11 del primer actor Javier Ruán y del influyente director Felipe Cazals el sábado 16.

Nacido el 10 de enero de 1940 en Nahuetzen, Michoacán, Javier Ruán se inició profesionalmente en el cine con un par de papeles menores en dos películas de 1967 como lo fue el clásico “Pedro Páramo”, dirigida por Carlos Velo y protagonizada por el actor norteamericano John Gavin, Pilar Pellicer e Ignacio López Tarso, entre otros, interpretando a un minero, y en la cinta del género de luchadores “Rocambole contra la secta del escorpión”, de Emilio Gómez Muriel, compartiendo créditos con Julio Alemán, María Duval y Chucho Salinas, para en 1968 hacer su primer papel importante como uno de los hijos de la actriz Marga López en la versión cinematográfica de la radionovela y después telenovela “Corona de lágrimas”, bajo la dirección de Alejandro Galindo.

Sin embargo, es en 1971 cuando filma la que muchos consideran como su mejor película: “Los Marcados”, un western dirigido por uno de los mejores cineastas del género Alberto Mariscal que basado en un guion de la autoría de su productor y protagonista principal Antonio Aguilar, en coautoría con Ricardo Garibay y el coahuilense Mario Hernández, varias décadas antes de “Secreto en la montaña” (Ang Lee, 2005) presentaba a una pareja de vaqueros gay que interpretó Ruán con el también primer actor Eric del Castillo, quien gracias a su trabajo en esta película obtuvo su primera nominación a la Mejor Coactuación Masculina de aquel año, además de otra a la Mejor Fotografía para el prestigiado Rosalío Solano.

Por su lado, nacido en Francia el 28 de julio de 1937, si bien el maestro Felipe Cazals debutó como director en el cine industrial en la biopic “Emiliano Zapata”, producida y protagonizada por el mencionado Antonio Aguilar y con otro guion de su autoría junto a Ricardo Garibay y Mario Hernández, comenzó a hacer su propia historia como uno de los vitales cineastas de la generación del nuevo cine mexicano de los 70 a mediados de la década como autor de la imponente trilogía “de la nota roja” que formaron “El apando”, “Las poquianchis” y “Canoa”, esta última ganadora del Ariel al Mejor Argumento Original de 1976 en coautoría con Tomás Pérez Turrent y del Oso de Plata de Berlín así como una de las películas favoritas de Alfonso Cuarón y Guillermo del Toro.

El maestro Cazals fue visionario al filmar en 1979 una cinta de gran vigencia por su temática que basada en un guion de Gabriel García Márquez se trató de “El año de la peste”; bajo su dirección el coahuilense Humberto Zurita ganó su propio Ariel al Mejor Actor de 1983 por su trabajo en “Bajo la metralla” y Patricia Reyes Spíndola el Ariel a la Mejor Actriz de 1985 por “Los motivos de Luz” y con la llegada del nuevo milenio filmó otra celebrada biopic como lo fue “Su alteza serenísima” (2001), sobre los últimos días del presidente Antonio López de Santa Anna, siendo su último filme, “Ciudadano Buelna” (2013), protagonizada por Sebastián Zurita sobre un poco conocido personaje de nuestra historia donde el coahuilense Raúl Méndez interpretó a Don Venustiano Carranza.

En septiembre del 2016 Felipe Cazals impartió un taller de guion cinematográfico para cineastas del estado auspiciado por la Secretaría de Cultura de Coahuila. Descansen en paz.

Leave a Reply

Your email address will not be published.