Castillo asume la Presidencia de Perú

Pedro Castillo era prácticamente un desconocido en la política nacional cuando logró victorias sorpresivas tanto en la primera como en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales peruanas de 2021. Su oponente de derecha, Keiko Fujimori, hija del ex dictador peruano Alberto Fujimori, cuestionó el resultado de la segunda vuelta del 7 de junio, alegando fraude. Se necesitaron seis semanas para confirmar la victoria de Castillo.

Castillo nunca ha ocupado un cargo nacional y su partido de izquierda no tiene mayoría en el Congreso. Perú enfrenta muchas luchas: Castillo será su quinto Presidente en otros tantos años, y Perú tiene una de las tasas de mortalidad por COVID-19 más altas del mundo.

En una entrevista con The Conversation, la historiadora peruana Cecilia Méndez Gastelumendi sugiere que los antecedentes poco convencionales de Castillo podrían funcionar en su beneficio, pero dice que él también tiene “enemigos”, y que ya lo están atacando.

Pedro Castillo. Foto: AP.

¿QUIÉN ES PEDRO CASTILLO? 

Castillo tiene cuatro identidades. Juntos, lo convierten en un Presidente muy inusual.

Castillo es un campesino de una región del norte de Perú llamada Cajamarca. Allí hay minas de oro muy importantes, pero la gente está empobrecida. Uno de los lemas de la campaña de Castillo es: “No debería haber gente pobre en un país rico”.

Como candidato, se mantuvo fiel a su identidad rural. No empezó a vestirse como un ciudadano. Le gusta ser retratado con sombrero y sandalias, labrando la tierra.

La segunda identidad de Castillo es como maestro de escuela primaria. Ese es un papel importante en las zonas pobres de Perú, porque no tienen suficientes escuelas o maestros. También es un organizador sindical. En 2017, encabezó una importante huelga de maestros a nivel nacional.

Finalmente, Castillo está asociado con los “ronderos” – patrulleros campesinos. Las patrullas campesinas, o “rondas”, se establecieron en Cajamarca en la década de 1970 para defenderse del robo de ganado y, en la década de 1980, la mayoría de las áreas rurales del Perú las tenían para proteger a las comunidades de la insurgencia marxista de Sendero Luminoso.

Este antecedente hace que Castillo sea muy representativo de ciertos sectores del Perú que no han sido reconocidos en su sistema político.

Pedro Castillo. Foto: EFE.

¿ES UN FORASTERO POLÍTICO? 

Esa es solo la vista desde Lima. No es un extraño de donde viene.

Castillo fue durante mucho tiempo miembro incondicional de un partido político de centroderecha llamado Perú Posible. Para postularse a la presidencia, Castillo dejó Perú Posible porque se disolvió luego de asociarse con la corrupción del expresidente Alejandro Toledo.

Se registró para postularse en un partido marxista-leninista llamado Perú Libre, aunque no tiene una relación real con el partido ni con su historia radical. Fue una alianza estratégica.

¿SOBRE QUÉ TEMAS HIZO CAMPAÑA CASTILLO? 

En la primera etapa de la carrera, cuando Castillo parecía no tener ninguna posibilidad de ganar la presidencia, hizo campaña como izquierdista y conservador.

Por ejemplo, el lema de su campaña – “No a los pobres en un país rico” – apuntaba a la desigualdad, y prometió impulsar una nueva Constitución para reemplazar la Constitución de la era de la dictadura de Fujimori en Perú. Esa es una prioridad de izquierda. Habló mucho sobre “el pueblo” – “la gente” – y cómo la educación y la salud deben ser un derecho en el Perú, no un negocio. Sabes que el COVID-19 golpeó terriblemente a Perú.

Pero Castillo fue revelado en un video diciendo cosas anti-LGBTQ, y se opuso abiertamente al matrimonio gay y al aborto. Mencionó que los extranjeros vienen a “robar” a los peruanos, presumiblemente refiriéndose a los venezolanos. Hay 1 millón de migrantes venezolanos en Perú y es muy popular apelar a los sentimientos anti-venezolanos.

También es una persona religiosa. Es católico, casado con un evangélico.

Entonces Castillo no es un liberal, es un izquierdista con una agenda social.

Castillo ganó en las urnas. Foto: EFE.

¿PERO SU AGENDA EXCLUYE A ALGUNAS PERSONAS, COMO LAS QUE SON HOMOSEXUALES O TRANS?

Al principio de la carrera presidencial, ese fue el caso. Y mucha gente de la izquierda no votó por Castillo en la primera vuelta de las elecciones, por su lado conservador. Hay una izquierda liberal en Perú, que apoya los derechos de los homosexuales y el aborto.

Castillo moderó antes de la segunda vuelta de las elecciones. Tenía que hacerlo, si quería ganar.

Cuando llegó a la segunda vuelta presidencial, la izquierda mayoritaria tuvo que elegir entre Castillo y Keiko Fujimori, quien ha sido acusada de lavado de dinero. La izquierda liberal se puso detrás de Castillo, con algunas condiciones. Tuvo que adaptarse y últimamente se ha mostrado más abierto en cuestiones de género.

¿QUÉ PEDRO CASTILLO SERÁ PRESIDENTE? 

Castillo no puede imponer un programa radical. Su partido no tiene la mayoría en el Congreso. Por eso ha tenido que hacer alianzas. Acaba de formar una coalición de partidos de centro e izquierda liberal, más la izquierda radical de su partido. Aun así, no tiene mayoría de votos en el Congreso.

Aún así, es temido en Lima. Castillo es el primer Presidente en la historia moderna del Perú sin ninguna conexión con élites profesionales, élites militares o élites económicas. Estos grupos están acostumbrados a tener influencia sobre la política, a hacer llamadas telefónicas para convencer al Presidente de esto o aquello. Temen no poder hacer eso con Castillo.

Y ahora mismo, tiene una tasa de aprobación del 53%. Entonces él tiene eso a su favor.

¿PUEDE CASTILLO IMPLEMENTAR SU AGENDA SOCIAL? 

Eso depende de muchos factores, pero quizás dos sean los más importantes.

Primero, tensiones internas. El discurso del partido de Castillo es mucho más radical que el suyo. Sus líderes se inspiran en Cuba y los regímenes “revolucionarios”, algunos de ellos autoritarios, no democráticos. Empujarán a Castillo hacia posiciones más rígidas. Tiene que reconciliar esto con los legisladores más centristas que ahora se han convertido en sus aliados en el Congreso.

El otro problema son los enemigos de Castillo de la derecha. Como mostró la campaña, están totalmente en contra de él. Los medios de comunicación de derecha lo retrataron como un comunista que robaría los negocios y los ahorros de la gente, como sucedió en Cuba o Venezuela, e insinuó que traerá al Perú al caos y la pobreza.

Ganó de todos modos. Ganó por poco, por 44 mil votos, pero ganó.

Ahora es casi seguro que la derecha intentará destituirlo de su cargo.

Hay una cláusula vaga del siglo XIX en la Constitución peruana que dice que la presidencia puede quedar vacante por “incapacidad física y moral”. En los últimos años, políticos como Keiko Fujimori y sus aliados han estado usando esta cláusula para acusar a cualquier Presidente que no les agrada. Es por eso que Perú tuvo cuatro presidentes en cinco años, incluso antes de Castillo.

Los últimos cinco años han demostrado que el motivo de la desocupación no importa. Para destituir a un Presidente en Perú, solo necesita los votos en el Congreso.

Nota del editor: Esta historia se ha actualizado para transmitir con mayor precisión el cambio de postura de Castillo sobre los derechos LGBTQ, la ideología de su partido y la investigación criminal sobre Keiko Fujimori. El título se cambió después de la publicación.

Leave a Reply

Your email address will not be published.