Vuelve a la CDMX reconversión hospitalaria ante alza de casos

al 100

La Secretaría de Salud capitalina comenzó con la reconversión de hospitales en la Ciudad de México —ante el incremento de casos por Covid-19— particularmente en su modo híbrido para aumentar la capacidad, detalló la titular de la dependencia capitalina, Oliva López Arellano.

“Estamos con los hospitales Covid, que son Ajusco Medio, General de Tláhuac, el Hospital Pastora y Topilejo, que es híbrido; Topilejo incrementó 50 camas. Esta semana estamos sumando también el Enrique Cabrera, que también es Covid, y está también ya sumándose el General Villa como híbrido. También estamos ampliando el Belisario Domínguez, también como híbrido”, comentó.
Expuso que en los próximos días, habrá 200 camas más disponibles; aunque refirió que la ocupación actual sigue siendo manejable.

“Estamos alrededor de 60% [de ocupación] ya con las últimas ampliaciones, entonces, y sólo el Hospital Ajusco Medio reporta más ocupación. Pero todos estamos haciendo este esfuerzo de recuperar camas Covid, y funcionando como lo hemos hecho durante toda la pandemia, como un sistema unificado de salud, o sea, es algo que hacemos colectivamente en acuerdo, sumando estas camas”, refirió.

Otro de los hospitales que brinda servicio híbrido, es decir que atienden a pacientes Covid-19 y otras especialidades, es el Hospital General de Zona 1-A, doctor Rodolfo Antonio De Mucha Macias, del IMSS, conocido como de Los Venados.

El pasado viernes, el gobierno local informó que los hospitales Covid-19 de la capital tienen una ocupación hospitalaria total de 63%, lo que representa 2 mil 458 pacientes hospitalizados, y en la Zona Metropolitana del Valle de México (ZMVM) se registra 56% de ocupación, es decir, 3 mil 382 pacientes internados.

La capacidad en la ZMVM es de 6 mil 42 camas con la posibilidad de ampliarse a 9 mil; mientras que en la capital hay una capacidad de 3 mil 867 camas y podrían ampliarse a 7 mil 916.

Nueva metodología
El próximo lunes la capital pasará a semáforo naranja y López Arellano comentó que con el nuevo cambio en la metodología para determinar el semáforo epidemiológico del gobierno de México, ahora se le da más peso a la tasa de reproducción y a la ocupación hospitalaria con ventilador.

“Son los dos parámetros y se modifican los puntos de corte también para dar más estabilidad entre uno y otro; son básicamente los principales cambios”, dijo.

Destacó que la argumentación que les dio el gobierno federal para este cambio es que se ya se considera el momento de la pandemia donde ya hay una población vacunada, donde hay experiencia de otra población con el virus, y por lo tanto, también hay una inmunidad adquirida de manera natural, en otro grupo de población.

Expuso que la propuesta del gobierno de México es que no habrá resguardo generalizado, ni cierres totales, pues la pandemia tiene ya otra dinámica y la vacunación está avanzando.

En tanto, en el Estado de México, las medidas de restricción de aforos a negocios, “desafortunadamente nos afectan, pero son necesarias para frenar esta tercera ola”, afirmó Patricio González Suárez, presidente de la Asociación de Bares y Restaurantes.

“El semáforo naranja en el Estado de México implica que los restaurantes podrán seguir trabajando todos los días de lunes a domingo, como en el semáforo amarillo y verde, pero ahora con la limitante de que la ocupación es de 50%”, indicó.

Leave a Reply

Your email address will not be published.