Hay irregularidades por 561 millones en pagos a ‘Servidores de la Nación’: ASF

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) determinó que en la operación de los “Servidores de la Nación” se deben aclarar pagos por 561 millones 986 mil pesos debido a una serie de irregularidades en su contratación, registro y comprobación durante 2019.

También encontraron una serie de irregularidades sobre los sistemas informáticos donde se capturó la información del llamado Censo del Bienestar, donde figuran 14 millones de registros con algún tipo de irregularidad o faltante y cuyo funcionamiento no pudo ser explicado por altos funcionarios de la Secretaría del Bienestar.

A continuación se reproducen extractos de la auditoría practicada a la Secretaría de Bienestar.

Los auditores presumen un probable daño a la Hacienda Pública Federal por un monto de 321 millones 90 mil pesos por pagos realizados a “Servidores de la Nación” que no cuentan con la documentación comprobatoria (reporte de percepciones y nóminas) y comprobantes fiscales digitales por internet, como lo marca la normativa.

Encontraron transferencias por 87 millones 581 mil pesos a tres cuentas bancarias para cubrir los honorarios de varios “Servidores de la Nación”, pero nos presentaron documentos para sostener la afirmación.

Los auditores detectaron que 138 “Servidores” tenían otros empleos en la misma Secretaría del Bienestar. Además, 335 “Servidores” recibían honorarios por ser prestadores de servicios profesionales para el programa de Becas para el Bienestar Benito Juárez.

En la auditoría se encuentran testimonios de “Servidores” que no firmaron sus contratos ni reportes de trabajo, aunque posteriormente sí recibieron el pago. Se describe el caso de una persona que recibió 45 mil 875 pesos por trabajar cuatro meses de 2019, aunque cuando lo entrevistaron el funcionario reconoció que en 2019 no firmó ninguno de los contratos e informes de actividades que la Secretaría de Bienestar presentó para acreditar los pagos.

SISTEMA SIN EXPLICACIÓN

Los auditores entrevistaron a tres altos funcionarios de la Secretaría del Bienestar (director general adjunto de Estrategias y Proyectos, director general de Tecnologías de la Información y Comunicaciones y director general adjunto de Planeación) y ninguno supo explicar cómo funciona el sistema informático donde quedaron asentados los datos recopilados por los “Servidores de la Nación”

Los auditores preguntaron por el funcionamiento del Sistema de Desarrollo Integral Regional y la App Cuestionarios, pues en estos sistemas quedó la información del llamado Censo del Bienestar.

Sin embargo, la ASF nunca pudo “conocer con exactitud el funcionamiento, operación, personal responsable de su operación y validación de la información contenida en el sistema, así como la fecha de su captura y registro (etc.) entre otros elementos que permitieran determinar de qué forma los ‘Servidores’ realizaron las actividades vinculadas con el Censo de Bienestar”.

Al revisar los datos capturados en el Censo del Bienestar encontraron inconsistencias, entre las que destacan:

35 mil 707 registros repetidos
14 millones 312 mil registros con algún tipo de irregularidad
Un millón 750 mil registros con algún campo vacío.

En total, se tenía previsto censar a un total de 31 millones 949 mil viviendas, pero solo existen 9 millones 888 mil registros únicos de CURP (Clave Única de Registro de Población) capturados, aunado a que no se ubicó información sobre las condiciones socioeconómicas de las personas y hay irregularidades que complican ubicar a los posibles beneficiarios de programas sociales.

Leave a Reply

Your email address will not be published.