Columna Cosas de un Niño Grande: Verdades de un dios enamorado (Poema)

Foto: Especial

Verdades de un dios enamorado

Hebert Poll Gutiérrez

Te quiero hablar de mí,

tú que me lees y me hurgas.

Tengo el poder de equivocarme,

porque equivocarse es un riesgo

y el riesgo una valentía,

si no me equivoco no me arriesgo,

si no me arriesgo no soy valiente,

si no soy valiente no sueño

y si no sueño muero,

y si muero no tengo amor.

Por eso interiorízame,

soy un hombre que me libero de mí para pertenecerte,

rózame el alma,

desentráñame estos mendrugos de hombre que soy,

únelos como a un rompecabezas para me percibas en plenitud.

Derredor nuestro circundan los espíritus,

pero todos comandados por el más fuerte: EL AMOR.

Haciéndole un homenaje a mi ego,

digo que no soy alguien que no puedas agenciarte,

soy justo con mi fantasma,

y el fantasma de todos.

Soy un hombre que no se guarda nada para sí por eso…

quiero que me adivines como a los bocetos.

Soy un hombre que si al morir me permiten mi último deseo

gritaría a los cuatro vientos:

Soy náufrago del AMOR, por eso soy el que ves.

¡FELÍZ DÍA DEL AMOR Y LA AMISTAD!

¡AHHH! AMA TODO LOS DÍAS.

ATENTAMENTE,

CUPIDO.

EL DIOS DEL AMOR

Leave a Reply

Your email address will not be published.