Critica mayoría inflada en los diputados; Tonatiuh Bravo: no debe repetirse

Para el coordinador de la bancada de Movimiento Ciudadano en la Cámara de Diputados, Tonatiuh Bravo Padilla, resulta imprescindible que en 2021 se tomen las acciones que, para la siguiente Legislatura, eviten la sobrerrepresentación que la mayoría parlamentaria de Morena y sus aliados aplicó en la actual.

De cara a las elecciones del próximo año, el exrector de la Universidad de Guadalajara considera que el bloque opositor seguirá actuando como tal, aun cuando su partido no sea parte de la coalición PAN-PRI-PRD.

Describe que en la 64 Legislatura aún en curso, Morena con el PT y el PES construyeron una sobrerrepresentación arriba de lo que la Constitución permite.

El político jalisciense, en entrevista con Excélsior, explica que el grupo parlamentario de Morena tuvo en la elección legislativa de 2018 casi 38% del voto, mientras el del PT sumó el 3.7 % y el PES no alcanzó el registro.

“Si sumamos, todos juntos no tenían arriba de 42%. Si a eso le sumábamos que la Constitución dice que sólo pueden tener sobrerrepresentación del 8 %, todos juntos no debieron de haber controlado más del 50% de la Cámara. Pero lo que hicieron: se aliaron, movieron a los diputados de manera tal que se hicieron del control del 50% más uno de la Cámara de Diputados, y de todas las comisiones y de todos los órganos legislativos”, describe.

Y propone: “Esto no debe de volver a ocurrir porque la sobrerrepresentación no debe ir más allá de lo que la Constitución establece. Por eso creo que es el principal tema que debemos resolver, de cara a esta siguiente elección”.

Explica que, ante esa mayoría inflada, ha sido difícil para el dique legislativo de la oposición desplegar su agenda, aun cuando en diversos temas lograron ir juntos.

Cuestionado sobre cómo acotar esta sobrerrepresentación, el líder parlamentario comenta que esto puede y debe resolverse mediante disposiciones que habrán de ser aplicadas por el INE, por lo que son los consejeros electorales quienes tienen en sus manos los instrumentos para impedir que esta situación ajena a la democracia constitucional se repita en la Cámara de Diputados que habrá de renovarse el próximo año.

Bravo Padilla aclara que, en el marco de la competencia electoral, el bloque seguirá vigente: “No hay un dique roto. Movimiento Ciudadano no lo ha roto. Seguimos votando juntos las cosas en las cuales coincidimos, junto con el PRI, el PAN y el PRD. Lo único que va a ocurrir es que, yendo cada uno con su propuesta electoral, una vez que se defina la futura integración de la Cámara de Diputados, volveremos a construir y quedará muy firme”.

Respecto al primer proceso de reelección legislativa que, a nivel federal, habrá de protagonizarse ahora en San Lázaro, el jefe de la diputación ciudadana señala que en su partido se seguirá el proceso estatutario.

“Y para facilitarle el trabajo al partido, el 90% de los legisladores de Movimiento Ciudadano hicimos nuestros trámites para poner a disposición nuestra posible reelección.

“Pero será el partido el que decida con toda libertad y tomando en consideración a otros militantes, otros miembros de Movimiento Ciudadano que están interesados en participar”, precisa el legislador.

MUCHAS PRÁCTICAS NO FUERON SUPERADAS

Al evaluar lo sucedido en 2020 en San Lázaro, el jefe de la bancada de MC sostiene que si bien Morena se habla de un cambio de régimen, muchas prácticas no fueron superadas, como “la compra y venta de legisladores, para que se cambien de fracción parlamentaria; el hecho de que el Poder Legislativo opere como si fuera una oficialía de partes del ejecutivo, prácticas que laceran el equilibrio de poderes”.

Para Bravo Padilla, la eliminación de los fideicomisos fue una medida errática, al igual que la reducción del gasto federalizado, mientras en seguridad todavía no hay cambios.

“Y en el tema del manejo de la pandemia, hay momentos en los que hay la percepción de que se perdió el control”, reseña.

Considera que se requiere dar seguimiento a la aplicación de la vacuna covid para asegurar el acceso universal a ésta, así como de una agenda legislativa que contribuya con la colaboración, la separación, el equilibrio y el diálogo entre los poderes. “Porque la actual subordinación genera más problemas e inconvenientes al país. Necesitamos acuerdos”, subraya, al sostener que la recuperación económica reclama este cambio.

El experimentado legislador sostiene que los problemas de corrupción y de uso del poder en beneficios de cúpulas políticas siguen vigentes y confía en un relevo que concrete el cambio profundo aún pendiente.

“La paridad es buena en la medida en que abona en ese sentido. Debe de haber una nueva generación, un remplazo democrático, porque los que antes habían peleado por la democracia se cansaron y otros, ahora están en el poder y desde el poder no les es tan fácil seguir manteniendo las mismas tesis acerca de la democracia”, expone.

Y concluye que, si bien “el Presidente tiene el bono democrático de su lado, en 2021 vamos a ver qué tanto puede traducir ese bono en votos para Morena”.

Leave a Reply

Your email address will not be published.