Con AMLO, peso mexicano tiene su mejor par de años desde Ávila Camacho

Contrario al desplome cambiario que algunos analistas estimaban en el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, el peso mexicano ha tenido su mejor bienio desde la administración de Manuel Ávila Camacho, cuando inició el Milagro Mexicano.

Este 30 de noviembre se cumplen dos años del gobierno actual y el tipo de cambio finalizó en 20.15 pesos por dólar, de acuerdo con las cotizaciones al mayoreo publicadas por el Banco de México (Banxico).

Significa una ganancia de 31 centavos o 1.5% para la moneda mexicana, en comparación con el nivel de 20.45 unidades que tenía el 30 de noviembre de 2018, un día antes de que López Obrador tomara posesión.

Esta es la primera vez que el peso se fortalece frente al dólar en los primeros dos años de un gobierno federal desde hace casi ocho décadas, cuando inició el desarrollo estabilizador, también conocido como el Milagro Mexicano.

La última vez que sucedió fue durante el mandato de Manuel Ávila Camacho, cuando el dólar bajó de 5.40 a 4.85 antiguos pesos entre 1941 y 1942, una ganancia de 55 centavos en los primeros dos años de la administración del llamado «presidente caballero”.

A pesos actuales (quitándole tres ceros), la paridad se movió de 0.00540 a 0.00485 unidades por dólar durante esos dos años, una ganancia de 0.00055 para la moneda nacional.

En el sexenio siguiente, con Miguel Alemán Valdés, la paridad pasó de 4.85 a 5.74 antiguos pesos por dólar entre 1947 y 1948, una pérdida de 89 centavos en el primer par de años de su administración.

Con Adolfo Ruiz Cortines, el tipo de cambio se ajustó de 8.65 a 11.34 antiguos pesos por dólar entre 1953 y 1954, mientras que en los gobiernos posteriores se determinó una paridad fija de 12.50 antiguos pesos.

En septiembre de 1976 se abandonó la paridad fija en favor de un sistema de flotación controlada, ante los desequilibrios tanto en la cuenta corriente como en la de capitales en la balanza de pagos.

Con este régimen y bajo el gobierno de José López Portillo, el tipo de cambio pasó de 20 a 22.71 antiguos pesos por dólar entre 1977 y 1978, años antes de que el expresidente pronunciara aquella frase que actualmente sigue presente en la mente de muchos mexicanos: “Defenderé el peso como un perro”.

Ya con Miguel de la Madrid y con un régimen de control de cambios, la moneda nacional presentó una devaluación de 70 a 204.90 antiguos pesos por dólar entre 1983 y 1984, cuyo desplome se profundizó durante el resto del sexenio.

Con Carlos Salinas de Gortari y sobre un régimen de flotación regulada, la paridad pasó de 2 mil 295 a 2 mil 932 antiguos pesos por dólar entre 1989 y 1990, lo que equivale a moverse de 2.2950 a 2.9323 a pesos actuales.

Durante la administración de Ernesto Zedillo se eliminaron los tres ceros a la moneda, bajo el régimen de libre flotación que actualmente sigue vigente. Ante esto, el tipo de cambio se ajustó de 3.4420 a 7.8910 pesos actuales por dólar entre 1995 y 1996, muestran cifras de Banxico.

La moneda nacional se depreció 70 centavos en los primeros dos años del gobierno de Vicente Fox, mientras que perdió 2.44 pesos en el mismo tiempo que llevaba la administración de Felipe Calderón y cayó 97 centavos con Enrique Peña Nieto.

En los primeros dos años del mandato de López Obrador y en plenas crisis sanitaria y económica, el peso muestra un saldo positivo, a pesar de que también llegó a tocar un mínimo histórico ante el dólar de más de 25 unidades en marzo de 2020.

Noviembre fue el mejor mes para el peso mexicano desde mayo pasado, gracias a que el proceso de transición presidencial en Estados Unidos ha sido ordenado y por los avances en el desarrollo de la vacuna contra el Covid-19.

Tras llegar a intercambiarse en casi 22 unidades por dólar y convertirse en la moneda más depreciada del mundo durante la noche del 3 de noviembre, pues los primeros datos de las elecciones estadounidenses indicaban un empate técnico entre Donald Trump y Joe Biden, el peso dio un giro completo en los días siguientes y volvió a perforar las 21 unidades en la primera semana de noviembre.

La moneda nacional se fortalecía conforme los resultados empezaron a inclinarse a favor del candidato demócrata y el proceso electoral transcurría en calma, sin disturbios significativos y mucho menos una paralización de la economía estadounidense.

El peso continuó ganando en las semanas siguientes ante el creciente optimismo sobre los avances positivos de las vacunas contra el virus y las perspectivas sobre su efecto en la actividad económica durante el siguiente año, así como una mayor certeza política al iniciar la transición presidencial en la Unión Americana y la reciente nominación de Janet Yellen a secretaria del Tesoro.

Durante noviembre, el peso llegó a intercambiarse en menos de 20 unidades por dólar y acumuló una ganancia de 5.2% o 1.11 unidades, siendo la novena moneda más ganadora del mes, de acuerdo con cifras de la agencia Bloomberg.

En ventanillas de CitiBanamex, el precio del dólar ha bajado de 21.65 a 20.65 pesos, 4.6% o una unidad más barata que a finales de octubre.

Se trata de la mayor disminución desde mayo pasado, cuando la divisa se abarató 7.8% o 1.91 pesos y rondaba las 23 unidades.

Leave a Reply

Your email address will not be published.