Cubren murales pintados en la techumbre del Polyforum Cultural Siqueiros

os tres mil metros cuadrados de murales pintados en la techumbre del Polyforum Cultural Siqueiros quedarán cubiertos esta semana, en su totalidad, por una membrana plástica que busca protegerlos de la lluvia, lo que implicó una inversión cercana al millón de pesos.

Esteban Suárez, nieto de Manuel Suárez y Suárez (1896-1987), quien concibió el complejo pintado por David Alfaro Siqueiros (1896-1974) inaugurado en 1971, comenta en entrevista con Excélsior que la colocación de la membrana comenzó el año pasado, debido a que se terminó la vida útil del recubrimiento anterior y las filtraciones de agua ocasionaron que se cayeran y dañaran algunos de los murales.

En 2019 cubrimos el techo en 60 por ciento, porque no teníamos los recursos. Se nos desprendieron unas membranas por un error en la colocación, pero ya se corrigió. Este año hicimos un esfuerzo por conseguir más dinero y estamos completando el otro 40 por ciento. Es una medida temporal. Otra aspirina al enfermo terminal de cáncer. Servirá sólo para este año y, cuando mucho, para el próximo”, afirma.

El peor enemigo para el Polyforum es el agua. Se necesita ya empezar el rescate integral. Pensábamos que para estas fechas ya habríamos comenzado tanto la restauración del complejo como la obra del nuevo edificio. Pero todo se retrasó”, lamenta.

El arquitecto agrega que hacen todo lo posible para evitar el daño de los murales plasmados por Siqueiros en un total de 8 mil 500 metros cuadrados –en el techo, la bóveda interior, los 12 paneles exteriores y la barda perimetral–, pero la mayoría están deteriorados.

Seguimos, tristemente, en espera de que las autoridades, tanto del INBAL como de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi), nos contesten los trámites que ingresamos el 20 de febrero y el 9 de marzo, respectivamente. Se entiende que por la pandemia están saturados, pero ojalá nos respondan pronto para arrancar el rescate integral”, añade.

La familia Suárez ha presentado a las autoridades un proyecto que, con una inversión total de 4 mil 400 millones de pesos, contempla la restauración de los murales y la construcción de una torre de usos múltiples de 48 pisos, una plaza pública de 6 mil metros cuadrados y los museos del Muralismo Siqueiros y del Mecenazgo.

Cerrado desde el 11 de septiembre de 2017, el edificio catalogado como Monumento Artístico en 1980 y como Patrimonio Cultural y Urbano de la Ciudad de México en 2014 espera que el INBAL, que ya autorizó el inicio de los trabajos de la techumbre, dé luz verde a las medidas de protección del Polyforum hacia el nuevo proyecto; y que la Seduvi apruebe las tres últimas modificaciones solicitadas.

El promotor detalla que ya no se excavará por debajo del Polyforum, como lo pidió la UNAM, sino que los estacionamientos subterráneos se construirán en forma de herradura; en segundo lugar, se hará un muro Milán alrededor y los estacionamientos superiores irán en forma de U; y el tercer cambio implica unos soportes extras al nuevo edificio.

Dice que la urgencia de empezar la restauración es que el centro cultural les sigue costando, aunque esté cerrado, unos 500 mil pesos bimestrales, entre el predial, la seguridad, luz, agua, limpieza y el poco personal que está laborando.

Contemplan que en tres años podría quedar restaurado y construido el proyecto inmobiliario que lo haría autosustentable durante el próximo siglo.

FIDEICOMISOS, SIGUEN
Esteban Suárez explica que los dos fideicomisos que han creado para restaurar el Polyforum y construir la nueva torre no se vieron afectados por el decreto gubernamental que ordena la desaparición de estas figuras, debido a que ambos son privados, sólo que uno tiene participación pública.

Uno está firmado con nuestro grupo de inversionistas, en el que nosotros aportamos el terreno y ellos el dinero para hacer el proyecto integral. Tenemos comprometidos 250 millones de pesos: 20 mdp para renovar por completo el techo, 30 para la restauración del resto de los 5 mil metros cuadrados de pintura mural, 100 para la creación de la plaza, 50 para la restauración de lo que no es pintura mural (el teatro, las galerías, la estructura metálica, la estructura exterior, los espacios circundantes) y 50 para los dos museos y el programa cultural. Estos recursos se liberarán hasta que estén los permisos para arrancar la obra.

Y en el otro fideicomiso participan ocho consejeros: el INBAL, la Secretaría de Cultura capitalina, Seduvi, la UNAM, mi padre y yo y dos consejeros ciudadanos. Aquí se basa la administración y la operación del Polyforum. Administra de entrada 30 millones de pesos, que es lo que se necesita para la restauración exterior; y, una vez terminado el edificio, recibirá 12 millones de pesos anuales para el mantenimiento, la conservación y la promoción”, dice.

El arquitecto destaca que todo este proyecto, ideado para que el Polyforum no vuelva a enfrentar una crisis como la actual, sino que sea autosustentable y permanezca como un museo de primera, depende de que el INBAL y Seduvi autoricen ya los últimos permisos, pues tienen varios años trabajando juntos.

Lo que más nos preocupa son los 2 mil 500 metros cuadrados que ocupan los12 paneles que integran los murales de las paredes exteriores, pues presentan distintos grados de desgaste. El mural La marcha de la humanidad, confeccionado en la bóveda interior a lo largo de 2 mil 500 metros, está en buen estado, aunque ya tiene casi 50 años sin ser restaurado. Y a la barda perimetral de 500 metros, cuyas pinturas están en estado óptimo, les falta limpieza”, advierte.

Leave a Reply

Your email address will not be published.