Reducirán su público cines, teatros, museos y ruinas

La apertura de zonas arqueológicas, museos, cines, teatros, salas de concierto, auditorios, librerías, bibliotecas y festivales de todo el país podría realizarse entre finales de agosto e inicios de septiembre, informaron ayer autoridades de la Secretaría de Cultura federal (SC), luego de presentar la Guía básica para la reapertura de espacios culturales, luego de que los recintos han permanecido cerrados desde el pasado 23 de marzo.

Sin embargo, detallaron que la apertura de espacios será escalonada y, de momento, se considera que las actividades culturales podrían iniciar en Zacatecas, Aguascalientes, Guanajuato, Baja California Sur y Quintana Roo, aunque esto dependerá de las estadísticas de las próximas semanas.

Destaca el uso de cubrebocas, la supresión de programas de mano, carteleras y boletos, la cancelación de
inauguraciones y cocteles, así como la desinfección de todos los recintos y oficinas; la obligatoria instalación de tapetes húmedos y secos para la limpieza de zapatos en la puerta de foros y oficinas de la SC, del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y del Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine).

Además, en el caso de las zonas arqueológicas, presentaciones de libros y conferencias, se reducirá el aforo en un 50 por ciento. Mientras, teatros y salas de espectáculos, en función del color del semáforo, sólo aceptarán entre el 30 y 45% de su aforo y se cancelarán las actividades de mediación y servicios educativos.

SEMÁFORO AMARILLO

La Guía básica para la reapertura de espacios culturales, que fue elaborada con apoyo de la Secretaría de Salud, contiene las medidas que deberán implementar todos los foros de cultura de México, con lo cual “se busca un retorno seguro, saludable y solidario para espacios abiertos (zonas arqueológicas, festivales, conciertos, entre otros), cerrados (museos, cines, teatros, librerías y más recintos) y mixtos; así como para centros de trabajo, educación e investigación del sector cultural”.

El documento está dirigido a artistas, trabajadores, técnicos, visitantes, personas con discapacidad, estudiantes, investigadores y artesanos, e indica que el arranque de sus actividades llegará cuando el semáforo se encuentre en color amarillo, salvo el caso de los espacios dedicados a la educación e investigación, que se reincorporarán cuando éste se ubique en color verde.

Los recintos considerarán tres tipos de sana distancia: de 1.50, 1.95 o 2.25 metros y se menciona la existencia de un nuevo protocolo de atención a casos que podrían presentar síntomas de covid-19, aunque no se ha detallado en qué consiste éste.

También se instalarán filtros de ingreso “en los que se disponga de gel antibacterial y se verifique el estado de salud de quienes ingresan, a partir de un protocolo apegado al respeto de los derechos humanos, la inclusión y la no discriminación”.

Por otro lado, en sus espacios de trabajo las dependencias deberán garantizar la sana distancia y reducir al mínimo las reuniones presenciales, intercalando el trabajo presencial con el trabajo remoto.

FALTAN MEDIDAS

El documento indica que las zonas arqueológicas definirán las áreas abiertas a la visita pública, mientras que otras quedarán temporalmente restringidas y se controlarán los espacios para evitar la concentración en taquillas y servicios sanitarios, por lo que se adaptará el aforo al 50%, distribuyendo a los visitantes con sana distancia.

Mientras que en espacios cerrados –como teatros, foros y cines– se deberá limpiar y desinfectar su equipamiento, escenarios, camerinos y sanitarios, así como butacas y vestíbulos; realizar fumigación y desinfección de bodegas, fosos orquestales y escenarios antes de la reanudación de actividades, así como de salones para ensayos y calcular una afluencia entre el 30 y 45% de su aforo.

Pero no aclara las medidas de distanciamiento para actividades musicales, teatrales y dancísticas, sólo indica que se deberá escalonar los horarios de estancia de artistas y técnicos.

Asimismo, se reducirá el aforo a conferencias, presentaciones de libros y charlas en un 50% y se deberá promover la transmisión en vivo y/o compartir el registro en video posterior a la actividad.

Cada museo y galería deberá definir su aforo, para asegurar una distancia de 1.5 metros entre personas, así como el tiempo máximo de estancia, para evitar aglomeraciones; y se invitará al público a no asistir en grupos mayores a cuatro personas; en el caso de auditorios se cancelará un número de butacas entre asistentes.

Por último, indica que se reducirán las horas presenciales en los espacios de educación e investigación, en tanto que en bibliotecas no se podrán tocar libros sin guantes y se suspenderá el préstamo interbibliotecario.

Leave a Reply

Your email address will not be published.