Verificación vehicular costará 524 pesos a partir del lunes

 

El próximo 2 de julio reinicia la verificación vehicular obligatoria en la Ciudad de México, por lo que más de 2 millones de automovilistas deberán someter sus unidades a una revisión de emisión de gases y, por primera vez, a una inspección físico-mecánica, así como a la medición de partículas ultrafinas.

Este semestre, el costo del servicio aumentará a 524 pesos debido a la actualización inflacionaria; anteriormente se pagaba 497 pesos.

De acuerdo con Beatriz Cárdenas, directora de Gestión de Calidad del Aire, de la Secretaría de Medio Ambiente capitalina (Sedema), la renovación de los equipos de verificación, que estarán conectados a un sistema central desde donde se emitirán los hologramas de circulación, garantiza que no habrá corrupción en ninguno de los 57 verificentros que entrarán en funciones a partir del próximo lunes en la capital.

El Programa de Verificación Vehicular Obligatoria en la Ciudad de México fue suspendido en el primer semestre de este año, para realizar la instalación de nuevos equipos de revisión.

A partir del 2 de julio reiniciará el proceso, en la que se aplicará una inspección físico-mecánica a automóviles de manera aleatoria y medición de partículas ultrafinas, estos procesos no serán condicionantes para la entrega de hologramas de circulación.

Cambios en la prueba. El proceso de verificación se realizará de esta manera: el ciudadano deberá ingresar a la página de internet www.verificentros.sedema.cdmx.gob.mx para generar una cita en el verificentro de su elección. El día de su revisión, el usuario deberá llegar con 15 minutos de anticipación y presentar el comprobante de su última verificación, tarjeta de circulación y copia de factura, en caso de que el vehículo sea nuevo. El automóvil no podrá ser sometido a la revisión si la unidad tiene multas pendientes.

Se ingresarán los datos al sistema y de manera aleatoria se le asignará una línea de verificación. El dueño entregará su auto a un técnico, quien lo llevará a la primera prueba.

En caso de que la línea de verificación cuente con el equipo para la inspección físico-mecánica se realizará esta nueva metodología de revisión, la cual dura alrededor de siete minutos y consta de analizar la alineación, suspensión, holguras y frenos del coche.

Al tiempo, el dueño del vehículo permanecerá en una sala de espera acompañado por un asesor ciudadano, quien aclarará sus dudas respecto a la verificación.

Luego de esta prueba, el vehículo se someterá a la lectura del Sistema de Diagnóstico a Bordo (OBD) mediante una conexión en la que se medirá el estatus de componentes, como el convertidor catalítico y sensores de oxígeno. La prueba dura tres minutos aproximadamente.

Enseguida el vehículo pasa a la prueba del dinamómetro, que revisa la cantidad de gases contaminantes que emite la unidad. Para este análisis se coloca el coche sobre unos rodillos que giran las llantas a 24 kilómetros y 40 kilómetros por hora, para calcular la cantidad de emisión de óxidos de nitrógeno, hidrocarburos, monóxido de carbono y partículas finas. Este proceso tiene una duración de entre siete y 10 minutos.

Luego de realizada la verificación, el técnico llevará el automóvil a la zona de entrega. La información recabada durante el proceso se envía automáticamente al sistema central, el cual emite los resultados.

Los documentos que se entregarán luego de llevar a cabo este proceso serán un certificado donde habrán gráficos de tacómetros que indicarán el nivel de emisión de cada contaminante y el holograma asignado, que podrán ser “00” o “0” que permiten la circulación de la unidad los siete días de la semana; 1, que prohíbe la circulación un día a la semana y dos sábados al mes, y 2 que ordena no circular un día a la semana y todos los sábados del mes en un horario de las 05:00 a las 22 horas.

En caso de que el automóvil se haya sometido a la inspección físico-mecánica, se entregará solo un reporte.

Los dueños de vehículos que no realicen la verificación en la Ciudad de México durante el periodo correspondiente a su holograma serán acreedores a una sanción de mil 612 pesos, por concepto de verificación extemporánea. Al efectuarse el pago se otorgarán 30 días hábiles para realizar la verificación, en caso de no hacerla, se deberá pagar nuevamente la multa por el doble de su valor y así sucesivamente.

Polémica por concesiones. La directora de Gestión de Calidad del Aire, Beatriz Cárdenas informó que se actualizará la lista de verificentros para aclarar la polémica que se generó entorno a la entrega de concesiones, esto luego de que la Asociación Ecológica de Verificación denunciara que el otorgamiento de permisos se hizo con poca transparencia.

La funcionaria explicó que hubo una confusión en el orden de la entrega y revocación de concesiones, por lo que ahora la nueva lista tendrá una numeración consecutiva y no como antes, donde la lista saltaba del 40 al 43.

La funcionaria de la Sedema negó que haya habido poca transparencia en la entrega de permisos, pues el objetivo es garantizar la operación de 350 líneas de verificación para satisfacer la demanda.

Por otra parte, el presidente de la Asociación Ecológica de Verificación, Gustavo Torres, que representa a 18 verificentros, a quienes se les revocó su concesión, sostuvo que los amparos continúan contra la Sedema y acusó que no había motivo para que dejaran de operar.

“Pediremos a Claudia Sheinbaum, que será la nueva jefa de Gobierno, que haga una revisión de la entrega de concesiones a los nuevos verificentros. Esta asignación de concesiones fue política, se hizo con total opacidad”, acusó.

En días pasados, en apoyo a la asociación, el diputado federal por Morena Juan Romero Tenorio interpuso una denuncia contra la titular de la Secretaría de Medio Ambiente local, Tanya Müller García, por supuestas irregularidades en la entrega de permisos ante la Contraloría General de la Ciudad de México.

Leave a Reply

Your email address will not be published.