Sin sorpresas, triunfo de Martínez Vite en Tláhuac

 

 

 

 

 

Por Leonel Robles

 

 

Estamos a casi nada de que los ciudadanos decidan cuáles son las fuerzas políticas y los candidatos que habrán de hacerse cargo del destino del país durante los próximos años. Esta vez no ha habido guerra de encuestas a nivel nacional, el puntero siempre fue Andrés Manuel López Obrador. Y podríamos ya afirmar que será el próximo presidente de México. A nivel local, en algunas alcaldías se dio la lucha por posicionar a sus candidatos. En la Ciudad de México, la ventaja de Claudia Sheinbaum también parece irremontable, y otro caso similar sucede con Raymundo Martínez Vite en Tláhauc, que reviste importancia porque ha sido, a pesar de que su población es de las más bajas,  una de las delegaciones que más votos ha dado a AMLO en las elecciones de 2006 y 2012.

Así que doy algunos datos y elementos de por qué el candidato de Morena ha estado dentro de las preferencias de los electores y con una clara ventaja en la intención de voto para este primero de julio, a pesar de la guerra sucia, las despensas y la compra de votos, sobre todo por la coalición que encabezan el PAN y PRD.

  1. Si a todos los políticos en México se les hiciera un seguimiento biográfico, no sólo desde que aparecen en el escenario público, sino desde que son dueños de sus acciones, serviría para determinar con un margen de error mínimo su comportamiento en el futuro. Así como a Andrés Manuel López Obrador han querido desaparecerlo del escenario político a base de todo tipo de artimañas y no lo han logrado porque ha tenido un comportamiento recto, otro tanto, guardando las proporciones, han intentado hacer con Raymundo Martínez Vite: desde la prensa, El Universal , La Crónica y el Financiero, para ser precisos,  con trascendidos que buscan el escándalo más que la veracidad de sus notas; desde la oposición con una guerra poco ética,  hasta personajes que con la llegada de Martínez Vite al  Gobierno de Tláhuac perderían sus privilegios .  Y así, como con el líder nacional,  han fracasado porque no se le ha conocido un solo acto que ensucie su carrera como político y como ciudadano.
  2. Por su trabajo lo conocerás,  dice un adagio. Raymundo Martínez Vite,  además de haber sido profesor en una escuela de nivel medio superior durante 25 años,  ha desempeñado distintos cargos públicos dentro de la administración de Tláhuac, como asesor en la Asamblea Legislativa de la CdMx y como diputado local en la misma cámara. Es decir, hay un trabajo que respalda su candidatura.
  3. Su trabajo, sobre todo en los que ha tenido que tomar decisiones o defender una posición, ha sido consecuente con sus principios y con los principios del partido en el que milita. No me imagino a Martínez Vite en un partido divorciado de sus ideas y actos de vida como una aspiración personal de poder o de interés económico, por ejemplo. Lo que da certidumbre a los ciudadanos en honrar su palabra.
  4. Ha sabido ser paciente, perseverante, no se ha precipitado por encumbrarse en puestos importantes de la política nacional. A algunos los vence la prisa, y las prisas son malas compañeras porque sus miras son siempre a corto plazo. El camino que ha recorrido Martínez Vite le ha dado sabiduría, poder de convencimiento, proyectos claros. Ha sabido entender que hay tiempos de aprendizaje y tiempos de enseñanzas,  y de aterrizar esos años de aprendizaje.
  5. Es difícil confiar en alguien que reniega de sus raíces, de su historia. ¿Cómo puedo fiarme de alguien que predica honradez y moralidad y oculta corrupción y desvergüenza? Me parece que en este punto está su fortaleza . Incluso,  el bono de entusiasmo que podría darles a los ciudadanos, que además entienden que no todas las promesas serán cumplidas, prefiere reservarlo si él cree que no podría cumplirlo. Martínez Vite sabe que entre lo posible y lo deseable hay elementos que están fuera de su alcance, por eso le habla a la gente de su responsabilidad como funcionario, pero también de la responsabilidad de los ciudadanos. O hay compromiso de ambas parte o el proyecto de gobierno se cumpliría a medias. Es claro y directo, y la gente lo entiende , confía en él porque además en su discurso habla de una reconstrucción de la comunidad, es decir,  una vuelta a los orígenes, a la convivencia vecinal, a fortalecer la cooperación y la unidad entre vecinos. Sabe y se los hace saber a los tlahuaqueneses que el trabajo en equipo fortalece.
  6.  Martínez Vite es el político que mejor conoce la delegación de Tláhauc, así como AMLO conoce el país. Es importante saber, desde luego, el terreno que quieren gobernar, pero es más importante saber quiénes tienen más necesidad de cambiar la realidad, e ir hasta ellos y decírselos. Sentir la callosidad de las manos, el olor de sus casas, ver de cerca las entrañas de la necesidad. Martínez Vite sabe esa realidad porque la ha caminado y ha formado parte de ella.
  7. Si bien es cierto que la corrupción es un reto de Morena a nivel nacional y local, también es cierto que Martínez Vite, además de ese lastre, tiene un proyecto claro, relacionado directamente con las prioridades y necesidades de su comunidad, no son ocurrencias electoreras: combate  a la violencia, rescate al campo y programas sociales forman parte de sus prioridades.
  8. El impulso que la presencia de Andrés Manuel López Obrador les da a los candidatos de Morena, amén de su trabajo y propuestas personales, será fundamental para que se alcen con la victoria.
  9. Las encuestas ponen a Martínez Vite por encima de sus contendientes, y aunque sólo son termómetros del día a día, sí son un referente de orientación del comportamiento final del votante.
  10. La debilidad de los opositores han ayudado al candidato de Juntos Haremos Historia a que marche tranquilo rumbo al triunfo de este primero de julio.

paréntesis

Leave a Reply

Your email address will not be published.