Los partidos políticos, cuestionados

 

 

 

 

 

Por Leonel Robles

 

 

AMLO y los presupuestos partidistas

Algunos cuestionan los comentarios favorables, en estos momentos de tragedia, a AMLO, sin embargo, y conociendo la mezquindad de los partidos políticos, fue el primero, y el único, que dio un paso al frente, después del primer sismo, a decir que Morena daría el 20% de su presupuesto asignado por el INE, para los damnificados. Luego vino el siguiente sismo y aumentó esa cifra al 50%, más tarde llegó el show mediático de los del Frente. Incluso, para quienes ponen énfasis en el origen del dinero, con razón además, hasta donde entiendo los diputados, senadores, alcaldes de Morena darán un mes de su salario a esta causa. Sé que es lo mínimo que debe exigirseles a los políticos. Oportunismo o no, la reaccion inmediata vino de AMLO. Los otros partidos no juegan en este estadio , espero que tampoco en las elecciones del próximo año. Honor a quien honor merece, y debemos ser claros: si López Obrador no hubiera puesto en la mesa de debate público el tema de que una parte del presupuesto que el INE otorga a los partidos debería destinarse a los damnificados del sismo, sea mucho o no, el Frente, conformado por esa rara mezcla del PAN-PRD-Convergencia, hubiera guardado silencio, si AMLO no hubiera señalado que los ex presidentes reciben pensiones millonarias, los ciudadanos no estuvieran exigiendo que ese dinero sea encausado en labores por el bien de efectados del sismo. No más. Sólo eso. Los otros temas se analizan en otro campo.

 

Los partidos políticos, cuestionados

 

«Los partidos políticos son instituciones públicas. Acaso el modelo más acabado que hemos inventado los humanos para operar un sistema democrático. Pero es obvio que en México se han convertido en cofradías de poder que se alimentan a sí mismas. Cofradías que los ciudadanos mantenemos y que cada vez nos salen más caras.» , dice Adrián López Ortiz. Es verdad, demasiado caras en la medida que se ha roto la relación entre partidos políticos y representados, en la medida que han dejado de gobernar por el hecho de ganar elecciones. No importan la ideologías, importan la alianzas porque de esa manera me asegura el triunfo. Mientras los partidos políticos no se renueven, mientras no ofrezcan alternativas que los distingan de los demás partidos, mientras no pongan en el centro de sus propuestas a los ciudadanos, serán instituciones demasiado caras. Los partidos políticos importan siempre que las circunscripciones de los partidos políticos en democracias constitucionales tienen preferencias distintivas que alimentan el proceso de formación de políticas públicas; y dos, que la orientación pública de los políticas atiende esas preferencias distintivas de sus circunscripciones. Si no hay distinción entre los partidos para ofrecerle opciones a los ciudadanos y si no existe esa relación partido ciudadano, en ese caso no sólo sale carísimo mantenerlos sino que resulta ociosa su presencia.

Como consecuencia de su magnitud, los partidos políticos se alejan cada vez más de los ciudadanos y tienden, incluso, dentro de la imberbe democracia, a tener una vida independiente propia, como el gobierno mismo. No sé cómo podría curarse ese mal, pero creo que es importante reconocer su existencia y buscar la forma de aminorarlo.

paréntesis

Leave a Reply

Your email address will not be published.