ConMéxico: ¿Repetir mentiras hasta convertirlas en verdad?

Alejandro Calvillo

Alejandro Calvillo

Para Joseph Gobells, jefe de campaña de Adolf Hitler, “una mentira que se repite mil veces se convierte en verdad”. En su campaña contra el etiquetado de advertencia en alimentos y bebidas, las grandes corporaciones de bebidas y alimentos ultraprocesados, a través de voceros de cámaras empresariales, han invertido fuertemente en tener los espacios suficientes en los medios para repetir y repetir una mentira tratando de que se “convierta en verdad”.

Unidas las cámaras empresariales, otra vez, como lo estuvieron contra la regulación de alimentos y bebidas en las escuelas, atacan el nuevo etiquetado bajo el argumento de que no informa y no permite comparar entre un producto y otro. El presidente de ConMéxico, Jaime Zabludovsky, junto con otros líderes empresariales, siguiendo la premisa de Gobells convertida en mantra de los publicistas de campañas, ha repetido una y otra vez que el etiquetado frontal de advertencia, aprobado recientemente, no permite tener información fidedigna y tampoco permite comparar entre productos.

Pareciera así que el etiquetado frontal que hemos tenido en nuestros productos, que estas empresas introdujeron desde hace seis años en contubernio con COFEPRIS y Salud de Peña Nieto, desde hace seis años, si lo hace. Además, la industria argumenta que no fue escuchada a pesar de tener una amplia representación en el Grupo de Trabajo de Modificación de la Norma 051 de Alimentos y Bebidas y de haber llegado, con los demás sectores (gobierno, academia, institutos de salud, asociaciones civiles) a consenso en 175 numerales de 176. Una vez publicada la norma, se podrá tener acceso a las actas firmadas de cada una de las reuniones en las que se llegaron a estos consensos.

Consensos que ahora niegan.

Fue sorprendente la presentación que realizó el Lic. Jaime Zaludovsky de la propuesta de la industria en el Grupo de Trabajo, presentación en la que quedó patente el descuido y desinterés por una regulación que es fundamental. ¿Cómo un organismo como ConMéxico, que representa a las más grandes corporaciones de alimentos y bebidas del mundo, puede realizar una presentación con errores tan burdos? Muestra esto el descuido, el propósito único de bloquear un proceso.

La propuesta de etiquetado de la industria, como puede verse en el video, es una repetición del etiquetado frontal que tenemos desde 2014, es decir, una propuesta que le garantiza a este sector de la industria que los consumidores no la entenderían ya que se sustenta en porcentajes y cantidades que, al igual que el etiquetado actual, no son comprensibles para los consumidores.

Mientras que el preproyecto de modificación de la norma se basa en un diseño probado en grupos focales, con evidencia de impacto en otros países, basado en un perfil nutrimental de la Organización Panamericana de la Salud; la propuesta que fue presentada por ConMéxico, como la propuesta de la industria, no sólo no tiene bases científicas, fue elaborada de la manera más improvisada y errada, como demostramos en el siguiente video:

Leave a Reply

Your email address will not be published.