Dejar de soñar es estar muerto en vida: Juanes

Yuriria Sierra

El músico colombiano Juanes simpre preocupado por los problemas sociales, habló en entrevista para Grupo Imagen de su nuevo disco Más futuro que pasado, de la importancia de la educación, de el problema de las drogas y de cómo ve la situación que se vive en Latinoamérica, donde el descontento por las políticas sociales y económicas de algunos países, incluyendo a su natal Colombia, han provocado revueltas y protestas, entre otras cosas.

Platicamos hace ocho años, pero ahora está no nada más muy premiado, sino que está estrenando material y bueno… Juanes, qué maravilla volver a verte…

Igual, igual encantado de saludarte.

Oye, hace ocho años que no te veía…

¿Qué te parece eso?

Entonces hubo una notita de depresión, porque platicábamos de tantos temas que hoy en día podríamos retomar que siguen muy pendientes, y volteo y nos veo, a México y a Colombia, y no puedo evitar pensar que seguimos un poco en las mismas, sino es que con temas que se nos han puesto peor…

Sí, yo creo que solamente con una diferencia, que ahora hay una conciencia colectiva que está despertando, el acceso a la información que tenemos por las redes sociales y todo eso que se ha alterado en ese imaginario de manera distinta. Yo creo que es algo que está sucediendo en Colombia, en Chile, en Ecuador. En general está pasando algo en el ambiente y creo que la política, las formas de la política, los políticos tienen que reinventarse. Tiene que haber algún cambio, porque así como vamos no va a aguantar más la gente, es lo que yo siento.

En Colombia, en esta última semana también se ha puesto efervescente el tema social, la protesta social…

Sí, ha sido un momento histórico para Colombia. Nunca había pasado lo que está sucediendo. Es un descontento, una indignación general por muchas razones, algunas actuales y otras históricas. Entonces, yo creo que por lo menos en este momento el ciudadano tiene más fuerza, más allá del voto, ¿me entiendes? Yo creo que es muy importante lo que está pasando.

Y decíamos: qué importante que países como los nuestros, Colombia y México, entiendan que solamente vía la legalización (de las drogas) empezará a terminarse con el tema de la violencia…

Sí, definitivamente…

Y pues ni Colombia ni México, la verdad…

Y mira que hoy en día en Colombia, por ejemplo, lo que está pasando con los líderes indígenas, a muchos de ellos los están asesinando. La mayoría se está haciendo una mafia colombiana y la mafia mexicana están ahí metidos (sic)…

Que se llevan bien, dicen…

Y es un tema que no va a parar hasta que no se cambia realmente de fondo el tema de las drogas. Yo creo que es un tema de salud pública y que debe ser tratado de esa manera, y que la cantidad de dinero que se podría conseguir de los impuestos de eso sería una cosa absurda…

Para fomentar el desarrollo…

Para invertir en la educación, el tema básico, la raíz de todos nuestros países. Creo que son cosas que están llegando, pero demasiado lentas, yo creo que el ritmo de la política siempre es mucho más lento que el ritmo de nuestra sociedad y ojalá ahora esa dinámica cambie…

Platicaba con el expresidente de tu país, Juan Manuel Santos, Premio Nobel de la Paz, hace cosa de tres meses, y decía lo mismo que tú, que solamente a través de la legalización podrá terminarse con este flagelo en nuestros países, y yo veo a todos los expresidentes diciendo lo mismo cuando ya son expresidentes…

Es un tema que quizá les da miedo jugársela en el voto, hablando de estos temas; pero, sinceramente, yo pienso que la gente está más consciente de eso y que las nuevas generaciones están muchísimo más conscientes de eso que nunca. Así que eso tiene que llegar tarde o temprano…

Decías Colombia y Chile, y justamente Colombia y Chile se encontraron en los Premios Grammy Latino, en donde Mon Laferte fue quien te entregó a ti este premio maravilloso de Persona del Año…

Sí, la amo. Es la más hermosa…

Y ella ha estado muy activa, también…

Sí, me encanta verla así. Me encanta ella en todo su contexto de artista, de la persona que es. Sinceramente la admiro mucho. Me siento privilegiado de ser amigo de ella.

Fantástica, sin duda Mon Laferte…

Eso fue hermoso, hermoso. Haberlo recibido por parte
de ella también fue maravilloso. Y el día antes del Grammy hubo una gala en donde ella hizo una interpretación de una de mis canciones y dije: “¡ay, me muero!..”, qué se llama La paga, ella
lo hizo con bandoneón
en una versión tango. Uff, aquello fue de locos.

Bueno, seguramente harán algo juntos en el futuro…

Ojalá. Ya lo hemos hecho en el pasado, una canción de ella que se llama Amárrame, pero algún día me gustaría invitarla a hacer una canción mía con ella.

Porque este disco además, ahora que mencionas el pasado y el futuro, Más futuro que pasado, Juanes…

Así es, así es. Es un álbum que está lleno de eso, de la combinación de lo que significa la raíz, la esencia, el folclor. Porque pasa mucho por la cumbia, la huasca, por el vallenato. Pero también lo miro desde un punto de vista mucho más hacia el futuro, trabajando con amigos productores que vienen de otros mundos y que son quizá mucho mejores que yo mezclando diferentes formas de ver la música. Estoy súper contento, la verdad. Tengo varios duetos incluso en el álbum, con amigos también mucho mejores que yo, que vienen de otros mundos. Como Lalo Ebratt, de Santa Martha; Christian Nodal, aquí en México; Yatra, de Medellín…

Sí, que lo hemos estado escuchando este sencillo Bonita en estos días…

Así que muy contento también con Fuego, qué es un artista también muy chévere de República Dominicana. Entonces nada, yo siempre como tratando de entender que está pasando la música actual y mirando también a los maestros. En todo eso voy aprendiendo y voy encontrando un lugar.

Me encanta el título y me encanta justamente la apuesta del disco. El disco está maravilloso de verdad de principio a fin…

Muchas gracias.

Porque sí hay una recuperación de cosas del pasado, pero poniéndolas mirando hacia el futuro y eso es, creo, la fórmula con la que los seres humanos podemos hacer cosas que valen la pena, música en tu caso, pero creo que habría que verlo todo de esa forma…

Para mí sí, yo creo que uno tiene que madurar hacia la infancia. Es tan importante recordar qué pensábamos, qué éramos cuando teníamos 12 o 13 años, cuando teníamos el imaginario más limpio y después cómo nos vamos formando en otras cosas. Ese camino hacia el pasado y recordar quiénes somos y de dónde venimos es fundamental para poder proyectarnos y para ser conscientes de dónde estamos y cómo podemos relacionarnos con las otras personas.

Sin quedarnos nunca atorados en lo que fue…

Porque el aprendizaje viene de ahí… De la experiencia, de los errores que uno comete, también de los aciertos y eso te ayuda a formar el carácter y a proyectarte.

Y de todas las canciones habrá alguna, y ahorita lo mencionabas, tu infancia, una que esté, ahora sí que en el estómago, esas canciones que hace mucho tiempo traes desde siempre y que dijiste ésta la voy a cantar…

Hay varias canciones del álbum. Lo que pasa es que yo me voy como a la infancia y esa parte y recuerdo muchos ritmos, elementos de la música popular que yo escuchaba cuando estaba chiquito, cuando estaba pequeño en mi casa. Hay una canción que se llama Ninguna, que me recuerda mucho a ese género musical que llaman la huasca, que es de mi región, eso me encanta. Obviamente Tequila y el vallenato Bonita o La plata, que son canciones muy alegres, el espíritu del género musical es muy alegre. En general, yo voy viajando por todo. Así que cada canción viene de un lugar que es genuino, ¿me entiendes? Es difícil decir una más que otra, porque cada una tiene una importancia, tanta, que está en el álbum.

Te iba a decir, Tequila le habla en primerísima instancia a los mexicanos…

Al despecho, al despecho…

Por eso digo, a los mexicanos…

Pero sí, claro. Es una canción que tiene mucho, digamos, esa reminiscencia, este folclor mexicano que obviamente yo escuchaba mucho tiempo en Colombia. Y también habla de un género que se generó en Monterrey y que se llama Cumbia rebajada, que comenzó con esos discos que llegaban de cumbia de Colombia a Monterrey y los ponían en las fiestas, y de tanto ponerlo en esos tocadiscos, pues se recalienta el tocadiscos y empezar a andar más despacio y la música sonaba como más lenta, eso me llamaba mucho la atención, yo no conocía eso… Yo dije eso es tan raro y eso me encantó. Y fue, digamos, un origen para comenzar esta canción cuando estábamos en el estudio, pensando un poco la cumbia rebajada y Monterrey conectado, obviamente, a la parte regional que a mí me encanta y que en Colombia ha escuchado por tanto tiempo.

Oye, yo disfruté muchísimo las canciones que componen Más futuro que pasado, todas de principio al final, pero es largo, es un disco largo, eh…

Sí, son 13 canciones…

Es ambicioso sin duda… Qué maravilla, porque además siempre es una grandiosa noticia tenerte de regreso, con nuevo material, que puede ser viejo material, pero con ojos nuevos, o con voces nuevas y con arreglos nuevos. Y está maravilloso Más futuro que pasado, que creo que siempre tenemos que apostar al futuro, incluso cuando tengamos pedacitos de pasado siempre pegados a nosotros…

Totalmente, dejar de soñar es estar muerto en vida, incluso soñar es proyectarse hacia el futuro.

Leave a Reply

Your email address will not be published.