Muro de Berlín; 75 vallas fronterizas fragmentan al mundo

Hace 30 años, cayó el Muro de Berlín, y con eso inició la reunificación de la República Federal y la República Democrática de Alemania, una división heredada de la Segunda Guerra Mundial en Occidente.

La barrera era también la prueba más visible de la Guerra Fría y su derribo se convirtió en un intenso llamado hacia el fin de la Unión Soviética.

Sin embargo, su destrucción no llevó al mundo a la integración de las naciones.

Desde entonces, hay más vallas, bardas y alambres de púas que remarcan sus fronteras y dividen las naciones.

Cuando se derribó la cortina de hierro, el 9 de noviembre de 1989, sólo había 15 muros.

Hoy existen 75, explicó Elisabeth Vallet, politóloga de la Universidad de Quebec y autora del libro Fronteras, vallas y muros – Estado de inseguridad.

Si se suma la longitud de esas bardas, se extenderían unos 40 mil kilómetros, es decir, el equivalente a la circunferencia de la tierra.

Entre estas barreras destaca la eterna promesa del muro del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que dividiría su país con México, así como las vallas que separan Melilla (España) y Marruecos.

También destaca la barda de seguridad entre Israel y Cisjordania, así como el muro que erigió en 2014 Hungría -un país de migrantes- para detener el tránsito de personas provenientes de Europa del Este y Oriente Medio.

LOS TELONES

Pese a las expectativas de apertura y disolución de las fronteras, la división entre naciones es una idea que ha ido creciendo cada vez más en todo el mundo, en especial en el Viejo Continente.

Treinta años después de la caída del Muro de Berlín, Europa vuelve a ser conocida por los muros en sus fronteras”, subrayó el informe El negocio de construir muros, elaborado por el Transnational Institute.

La seguridad de las fronteras se ha convertido en un negocio cuyo valor es de 17 mil 500 millones de euros y se está previsto que se incremente en al menos ocho por ciento para los próximos años, reveló el informe publicado esta semana.

Los beneficiados son las empresas que construyen los muros terrestres, junto con empresas de seguridad y tecnología que proporcionan insumos.

Tan es así, que desde el fin de la Guerra Fría las empresas de este sector han cosechado beneficios de al menos 900 millones de euros gastados por los países de la Unión Europea.

Los Estados miembros de la Unión Europea y del Espacio Schengen han construido desde los años 90 casi mil kilómetros de muros, lo que equivale a más de seis veces la longitud total del muro de Berlín, para evitar la entrada de desplazados y refugiados”, según el instituto.

AÚN HAY CONFLICTOS

Durante 28 años, el telón de acero dividió a la ciudad, y año con año la estructura de hormigón se fue reforzando para evitar las fugas hacia Occidente. Para el mundo comunista, la barrera era una prevención contra el peligro de una invasión o interferencia Occidental.

Pese a eso y al aval para disparar a quienes quisieran fugarse, entre 1949 y 1961 más de dos millones de alemanes orientales huyeron hacia la República Federal Alemana, al menos la mitad de ellos lo hizo a través de Berlín, evadiendo algún punto de la cortina de hierro.

A tres décadas, sin embargo, persisten las rivalidades.

En palabras de Mijaíl Gorbachov, el último líder de la Unión Soviética, cuyas acciones devinieron en la caída del Muro de Berlín: “Hay que fijarse en lo que está pasando. En diferentes partes del mundo hay escaramuzas, enfrentamientos. Ésta no es la situación que queremos”.

-Con información de Verónica Mondragón, AFP y BBC

“Y, DE REPENTE, ABRIERON”

Hace 30 años, Andreas Falge trabajaba como técnico en un cine de Alemania Oriental.

La noche del 9 de noviembre de 1989, veía junto a sus colegas un partido de futbol de la Copa de Alemania.

Pero a 10:40, un presentador de noticias anunció la apertura de la hermética frontera.

No tenía la menor idea de si la frontera ya estaba abierta o no. ¡Vamos, no me importa! Tomé mi chamarra de cuero, mis papeles, 100 marcos alemanes y un mapa” de Berlín del Oeste. Y llegó.

¡Y de repente abrieron la barrera! Todo el mundo empezó a correr. Y yo también”, relató.

Paa entonces, ya eran las 11:30 y el Muro de Berlín finalmente había caído.

Así se convirtió en uno de los primeros alemanes en cruzar al otro lado de su ciudad.

Había una marea humana que avanzaba hacia el puesto fronterizo de Bornholmer Strasse y que gritaba: “¿Oíste la noticia?”, compartió.

Entonces se dio cuenta de que estaba viviendo algo que días atrás seguía prohibido.

Desorientado, avanzó sobre el puente y terminó frente a dos policías de Alemania Occidental.

Fue en ese momento que me di cuenta: Pero, caray, ¡estoy en el Oeste!”, revivió.

Entonces, una sola idea cruzó por su mente: visitar a sus amigos que vivían del otro lado de la valla.

Desde el bar llamó a su amigo Wolfgang.

Le dije: Bueno, acaban de abrir el muro”, narró.

Tomó un taxi y recordó que ese lado de la ciudad no era tan diferente al suyo, sólo había algunas tiendas iluminadas con neón donde las cosas eran mucho más caras.

Al día siguiente, regresó al este para ir a trabajar al cine.

El único que estaba allí era mi jefe”, recordó.

Los colegas e incluso los clientes se habían esfumado al lugar al que les estuvo prohibido acudir.

Entonces cerramos el cine Babylon. Y nos fuimos a festejar la caída del muro a la cantina”, finalizó.

Con información de AFP

Ejemplar histórico. La edición del 10 de noviembre de 1989 del Periódico de la Vida Nacional consignó el hecho histórico de la caída del Muro de Berlín y la foto principal fue proporcio-nada por la agencia AP.

ADIÓS AL MURO: ASÍ LO CONSIGNÓ EXCÉLSIOR

Al otro lado del mundo, la noticia subía como espuma. El anuncio de la caída del Muro de Berlín sorprendió de inmediato.

En México no era la excepción.

El Muro de Berlín quedó prácticamente eliminado hoy por la decisión del gobierno de Alemania Oriental de permitir a sus ciudadanos que viajen libremente a Alemania Federal o a Berlín Occidental a partir de este momento. Con esas palabras abrió Excélsior su nota principal aquel 10 de noviembre de 1989.

Como se ve a veces en las películas, la enorme sala de la conferencia de prensa donde se habían reunido casi 300 periodistas se vació de golpe, porque todos se lanzaron a transmitir como pudieron la sensacional noticia, agregó.

El Periódico de la Vida Nacional destacó que la manera en cómo se conoció la noticia en la sala de prensa fue emocionante y festejada con bombo y platillo.

Mediante la foto principal, proporcionada por la agencia AP, se observaba a tres jóvenes abrazándose sobre la barda que dividió durante décadas a Alemania.

El pie decía: Jubilosos. Tres berlineses celebran el anuncio hecho ayer por el gobierno de Alemania democrática, de la apertura de sus fronteras hacia Occidente.

Cuando los alemanes eufóricos treparon el Muro de Berlín el 9 de noviembre de 1989, rompiéndolo con martillos, fue difícil imaginar que tendría un futuro.

Desde entonces, se han enviado segmentos del Muro alrededor del mundo como regalos oficiales y los turistas que visitan Berlín usualmente compran piezas de rocas de colores brillantes que los vendedores dicen que alguna vez fueron parte de la pared. Algunos vienen con certificados de autenticidad.

-Con información de Reuters

Leave a Reply

Your email address will not be published.