Cártel de Tláhuac. Fin a 19 años de violencia

Por Kevin Ruiz

Cártel de Tláhuac. Fin a 19 años de violencia

Desde 2017 la principal estructura del Cártel de Tláhuac, conformada por familiares de Felipe de Jesús Pérez Luna, El Ojos, estuvo bajo el acecho de las autoridades. Bastaron tres años para que la estructura familiar que consolidó al grupo delictivo, quedara desarticulada, tras 19 años de operaciones criminales: narcomenudeo, extorsión, secuestro, cobro de piso y ejecuciones.

Con excepción de El Ojos, el resto de los principales operadores se encuentran presos. En el Reclusorio Preventivo Varonil Oriente permanece bajo vigilancia Miguel Ángel Pérez Rodríguez, El MK, hijo y segundo al mando del cártel.

En el penal femenil de Santa Martha Acatitla se encuentran Diana Karen Pérez, La Princesa de Tláhuac, y Samantha Pérez, La Sam; en Reclusorio Sur, Felipe de Jesús, El Felipillo, mientras que Kevin Pérez, otro de los hijos de El Ojos, en la Comunidad de Diagnóstico Integral para Adolescentes.

Las células de narcomenudistas de esta organización criminal, que también opera en Milpa Alta, Xochimilco, parte de Coyoacán e Iztapalapa, así como en Chalco, Estado de México, ya no cuentan con un líder visible que mantenga la logística de las diversas actividades delictivas.


Reportes de inteligencia consultados por El Universal precisan el inicio de las actividades criminales de Pérez Luna en los años 2000, al lado de una banda de secuestradores liderada por Andrés Caletri, considerado uno de los de mayor peligrosidad, luego de Daniel Arizmendi, El Mochaorejas.

A El Ojos también se le relacionó con la organización criminal de los Beltrán Leyva, de donde obtenía la mayor parte de droga que distribuía en dichas alcaldías; por aquellos años nacería el Cártel de Tláhuac.

Las reuniones de esta organización se realizaban en bares de la misma demarcación, incluso utilizaron el MK, de su hijo, Felipe de Jesús.

El documento consultado da cuenta de que el 20 de julio de 2017 inició el descabezamiento del Cártel de Tláhuac, luego de que El Ojos fuera abatido en un operativo de la Marina Armada de México, Policía Federal y la policía capitalina, en la colonia Conchita Zapotitla.

“Los elementos de las fuerzas federales fueron interceptados y agredidos por integrantes del grupo criminal, resultando abatido Felipe de Jesús Pérez, junto con siete integrantes de su organización criminal”, se puede leer en el documento.

Este hecho se sumó a la detención del principal operador del cártel, Miguel Ángel Pérez Rodríguez, El MK o El Mickey, hijo de Pérez Luna, a quien la procuraduría capitalina detuvo en el estado de Guerrero; tras esta detención y el abatimiento de Felipe de Jesús Pérez, “el Cártel de Tláhuac comenzó a debilitarse, desatándose las detenciones de los principales líderes y sucesores”.

El 9 de agosto de ese mismo año, la Procuraduría General de Justicia (PGJ) capturó a Sigifredo García Montes, El Sigi Sigi, sicario del primer círculo del capo; la detención se realizó tras ejecutar una orden de aprehensión en su contra por haber asesinado a un excomandante de la Policía de Investigación del Estado de México, crimen que orquestó intelectualmente El MK. Quince días más tarde, el 24 de agosto de 2017, se realizó la captura de Geovani García Camacho, El Tatuado.

LOS RODOLFOS

2018

Los inicios de este año no fueron buenos para la organización criminal, pues el 11 de enero aprehendieron en operativos simultáneos a tres integrantes más del primer círculo: El Cochi —quien se encargaba de planear la venta de droga, las extorsiones y operaciones del Cartel de Tláhuac desde Monterrey—, y Rubén Laredo Rodríguez y Rubén Laredo Chávez, operadores de El Cochi.

El 27 de enero, en un trabajo entre el gobierno de la Ciudad de México y la Secretaría de Marina, abatieron a Ricardo Ferro Pérez, El Richi, sobrino del extinto líder de la organización. El 16 de febrero de 2018, fue detenido José Eduardo Zamora Jaime, El Cholo.

El 6 de abril, elementos de la entonces Secretaría de Seguridad Pública (SSP) local, detuvieron a Kevin Pérez Cortés, hijo de El Ojos, a quien se le imputaron los cargos de homicidio calificado en grado de tentativa, narcomenudeo, posesión de armas de uso exclusivo del Ejército y daño en propiedad ajena.

Un mes más tarde, el 7 de mayo de 2018, Enrique Salazar Chávez, El Quique, fue aprehendido por fuerzas federales. Finalmente, el 14 de noviembre de aquel año, Luis Ricardo, El Tyson, cayó en la colonia Emiliano Zapata, municipio de Chalco, Estado de México.

2019, fin de la organización

El seguimiento en las investigaciones federales y locales permitió que el pasado 4 de marzo, en la plaza comercial Pabellón Cuemanco, ubicada al sur de la Ciudad, fuera localizado Luis Felipe Pérez Flores, El Felipillo.

Días más tarde, el 11 de marzo, detuvieron a sus medias hermanas, Diana Karen Pérez, La Princesa de Tláhuac, y Samantha Pérez, La Sam, así como a Juan Mauricio, El Mau.

El último golpe para la estructura familiar de El Ojos llegó la semana pasada cuando la Policía de Investigación de la PGJ logró desarticular al Cártel de Tláhuac, tras la detenciones de Carlos “N” El Perrillas, ya vinculado a proceso en el Reclusorio Norte y, cinco días después, a Liliana “N”, La Lili, así como al jefe de sicarios y esposo de La Princesa de Tláhuac, Carlos “N” El Cindy.

Leave a Reply

Your email address will not be published.