Corruptos que frenan el aeropuerto no me callarán, advierte AMLO

Ante las críticas de la Barra Mexicana de Abogados por presiones indebidas al Poder Judicial y a quienes interponen recursos legales contra el aeropuerto de Santa Lucía, el presidente Andrés Manuel López Obrador ratificó su derecho a posicionarse: “Ni modo que me vayan a callar, que ya no voy a poder hablar. Dije que se estaban esmerando los corruptos y entre más me impidan hablar, voy a ser más claro.

Los corruptos que tenían el negocio de la construcción en el lago de Texcoco están inconformes porque no pudieron consumar la transa, indicó.

Horas después, a su llegada a Palacio Nacional para asistir a una reunión del gabinete, al titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), Javier Jiménez Espriú, se le preguntó sobre la aseveración presidencial.

–¿Usted cree que están promovidos (los amparos) por los corruptos que no quieren que se haga este proyecto, como dijo el Presidente en la conferencia de prensa?

–¿Dijo el Presidente eso en la mañana? Yo no estoy de acuerdo –cortó moviendo la cabeza para enfatizar su dicho.

Se trata de procedimientos legales para que no se hagan las obras hasta que se cumpla tal requisito, puntualizó.

Cerca de las 20:30 –siete horas después de esa declaración–, mediante un mensaje en su cuenta de Twitter, el titular de la SCT reculó: Esta mañana en Palacio me preguntó un reportero mi opinión sobre declaraciones (de López Obrador) con relación a que hay corrupción detrás de los amparos contra el aeropuerto de Santa Lucía. Señalé: Yo estoy de acuerdo con el Presidente.

Durante la conferencia mañanera, sin mediar pregunta, López Obrador criticó la postura de la Barra Mexicana de Abogados, sin llamarla por su nombre: Ahora que señalé que había una campaña para presentar amparos en contra de la construcción del aeropuerto, salió una asociación de abogados diciendo que no se podía hablar del asunto; pues hago uso de mi derecho de manifestación.

Para el mandatario, la decisión de echar atrás el proyecto en Texcoco molestó a quienes ya tenían el negocio a pesar de que estaba ubicado en un sitio donde, según la Universidad Nacional Autónoma de México, se hunde anualmente hasta medio metro, pero era un lucrativo negocio. Por eso, acusó, ahora no quieren que se haga el aeropuerto en Santa Lucía y usan hasta drones para verificar si ya se está construyendo.

Se enojan los de una asociación de abogados diciendo que para qué toco yo este tema aquí. No, aquí se toca todo lo público, hacer la vida pública cada vez más pública. Y ya la autoridad competente va a resolver si procede el amparo o no, dijo.

Al mediodía, en entrevista a las puertas de Palacio Nacional, Jiménez Espriú descalificó las versiones –publicadas en un periódico de chismes– sobre su eventual salida del gabinete. Estaré hasta que lo decida el Presidente y hasta que el cuerpo aguante.

Leave a Reply

Your email address will not be published.