Reforzarán la vigilancia en la frontera sur, confirma Sánchez Cordero

▲ La titular de la Secretaría de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, reconoció que la “porosidad de la frontera sur permite la migración irregular, de tipo hormiga”.

La secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, advirtió ayer que se reforzarán las medidas de control en las fronteras norte y sur. Precisó además que se redoblará la vigilancia principalmente en los sitios más violentos.

También manifestó su extrañeza de que una nueva caravana de medio millar de migrantes irrumpiera el miércoles en la frontera sur, exactamente el día en que se intentan alcanzar acuerdos con Estados Unidos en esta materia.

–¿Esta situación amerita el reforzamiento de las medidas de seguridad? –se le preguntó por la mañana.

–Creo que sí; tenemos todo el derecho, somos un país soberano, tenemos leyes migratorias, debemos aplicarlas y se tienen que respetar. No entiendo por qué (dicen que) se violan los derechos humanos, cuando lo que queremos es regular a la población migrante para dar y poderle ofrecer servicios y que hagan valer sus garantías individuales.

Admitió que el país tiene frente a sí el gravísimo problema de entradas irregulares, que demanda un programa de desarrollo en los países expulsores. Sin embargo, subrayó que el gobierno ya tiene detectadas a organizaciones que promueven, a través de redes sociales, la formación de las caravanas.

A ello se agrega, indicó, la porosidad de la frontera sur, que hace posible la migración de tipo hormiga. La migración irregular, dijo, es un problema latente.

No obstante se dijo sorprendida por las cifras que maneja Estados Unidos, en el sentido de que en un solo mes entraron a su territorio de manera ilegal 100 mil personas.

Es una cantidad enorme, sobre todo los provenientes de Honduras, país que ha reconocido una disminución de la población.

Los comentarios de Sánchez Cordero fueron emitidos en conferencia de prensa, al tiempo de que en Washington se desarrollaba una mesa de negociación entre autoridades de México y Estados Unidos en materia económica y de migración, tras el amago del presidente Donald Trump de imponer aranceles de hasta 25 por ciento a las mercancías mexicanas.

Al preguntarle a la responsable de la política interna de México si el gobierno está siendo presionado para convertirse formalmente en tercer país seguro (receptáculo de solicitantes de asilo que busquen vivir en Estados Unidos), señaló que ella no participa en la citada mesa.

Por México, añadió, está el canciller Marcelo Ebrard y su homólogo estadunidense, con sus respectivos equipos.

Antes, aseveró que muchos de los migrantes llegan al país con una actitud violenta e incluso han atacado duramente a agentes del Instituto Nacional de Migración.

Avanzan los duros

Más tarde, cuando se difundió una nota de The Washington Post acerca de un posible acuerdo para enviar a miles de elementos de la Guardia Nacional a la frontera sur, funcionarios de Gobernación consultados se mostraron sorprendidos.

Uno de ellos lamentó: están ganando los duros.

Acorde con la ley, Gobernación es la responsable de la aplicación de la política migratoria.

El miércoles de esta semana medio millar de migrantes pasaron por el puente fronterizo ubicado en Ciudad Hidalgo, Chiapas. Ante ello, el gobierno federal envió a elementos de la Guardia Nacional y de la Policía Federal.

Sánchez Cordero indicó que se busca que la entrada sea ordenada y segura.

Nosotros tenemos nuestra soberanía, nuestras leyes; creo que nadie puede violentar nuestra ley y soberanía en nuestro país, de una forma como lo estaban haciendo, irrumpiendo, incluso, en algunos casos hasta de manera agresiva, concluyó.

Leave a Reply

Your email address will not be published.