100 minutos de toma y daca en primer debate por la presidencia en España

Fueron 100 minutos de toma y daca entre el presidente defensor, el socialista Pedro Sánchez, y los suspirantes de la derecha Pablo Casado, del Partido Popular, y Albert Rivera, el hombre que llevó a Ciudadanos del centro a la derecha. En medio, el único político de izquierda, Pablo Iglesias, líder omnipresente de Podemos, fue el único de los cuatro que eludió el lenguaje vitriólico de sus oponentes y además se amparó en la Constitución para defender sus propuestas.

Este martes será el último round: dos debates seguidos que los partidos pretenden les sirvan para sacar la mayor tajada de los votos indecisos que, según el promedio de las encuestas, oscila entre 30 y 40 por ciento.

El gran ausente en ambos encuentros será el partido VOX, representante genuino del nacionalcatolicismo, es decir, la ultra derecha pura, dura y madura. Y no estarán en los debate porque así lo decidió, con la ley en la mano, el Colegio Nacional Electoral al esgrimir que VOX no tiene representación nacional, parlamentaria.

Estaba previsto que en ese ring a cuatro dos de ellos, Casado y Rivera, centrarían sus golpes en el hígado de Sánchez, y así fue. La lluvia de golpes contra el socialista fue despiadada, sin cuartel, tanto que a ratos emergía desde la equina el podemita Iglesias para pasar la esponja por la golpeada cara de Sánchez.

Leave a Reply

Your email address will not be published.