Primera gira presidencial en vuelo comercial

t El presidente Andrés Manuel López Obrador aterrizó en Xalapa, Veracruz, en vuelo de Aeromar. Foto Carlos Ramos Mamahua

En su segundo día de mandato, el presidente Andrés Manuel López Obrador realizó, de muy buen humor, su primer vuelo comercial a Veracruz, con un discreto equipo de seguridad y con tiempo para tomarse fotos con los ciudadanos.

Sin dejar de sonreír ante los reporteros que le pidieron una opinión sobre la continuación de las obras del aeropuerto en Texcoco, se declaró en “huelga de asuntos políticos“ durante tres horas, mientras cruzaba los brazos. Como pidió platicar de otros asuntos, comentó que es una buena noticia que los Pumas de la UNAM pasaran a semifinales del torneo de futbol.

No obstante, dijo que está muy atento a los problemas del país, e informó que el primer parte que recibió sobre seguridad fue: “‘sin novedad’. Desde luego, esto no significa que no hayan habido delitos, pero nada afortunadamente extraordinario o de preocupación mayor”.

López Obrador aseguró ayer que responsabilidad es la palabra con la que resumiría cómo se sintió el sábado con la banda presidencial. Cargo la responsabilidad, eso es la banda, es la representación de todo un pueblo que quiere justicia, democracia y seguridad. Y como dijo el joven (ciclista que el sábado lo alcanzó en el trayecto de su casa al Congreso), no tengo derecho a fallar, y no voy a fallar.

El mandatario llegó a la terminal dos del Aeropuerto Internacional de Ciudad de México pasadas las 14 horas, procedente de Palacio Nacional, a donde se trasladó después de la ceremonia de salutación de las Fuerzas Armadas.

En el autobús que lo trasladó de la terminal aérea al avión de Aeromar que abordó, una historiadora del Instituto Nacional de Antropología e Historia inició una porra de apoyo para el Presidente, la cual nadie secundaba hasta que el mismo mandatario la completó: a la bio, a la bao, a la bim, bom, ba, Veracruz, Veracruz, ra, ra, ra.

López Obrador abordó el vuelo 657 de la aerolínea, y recibió múltiples agradecimientos, tanto de trabajadores, directivos –que en reciprocidad abordaron el avión para acompañarlo– como del piloto, lo que desencadenó, a punto del despegue, aplausos de pasajeros.

Ya en Veracruz, el presidente resaltó que el vuelo fue extraordinario… no nos equivocamos con la decisión de viajar por el país de esta manera (aerolínea comercial), además se ahorra mucho del presupuesto, que es dinero público.

En el marco de este viaje comentó que la entrevista que dio a este diario antes de su toma de posesión fue muy comentada; gustó mucho, fue muy larga y muy profunda, dijo.

A su salida del aeropuerto de Veracruz, entre un tumulto de reporteros y ciudadanos, dijo que como su papá era originario del estado, él, de acuerdo con las leyes locales, también es veracruzano.

Leave a Reply

Your email address will not be published.