El Zócalo fue insuficiente para celebrar el arribo del nuevo gobierno

▲ De acuerdo con estimaciones de la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México, acudieron 160 mil personas, sin que se reportara, al cierre de la edición, algún incidente.

En su primer día como presidente de México, Andrés Manuel López Obrador fue arropado por miles de personas que llenaron el Zócalo, quienes escucharon el que fue su segundo mensaje al país, así como para presenciar el festival cultural que se realizó con motivo del inicio de la nueva administración.

De acuerdo con estimaciones de la Secretaría de Seguridad Pública capitalina, acudieron 160 mil personas, sin reportarse hasta el cierre de la edición ningún incidente.

Aunque el programa cultural comenzó a las 14:30 horas, cientos de asistentes arribaron desde las seis de la mañana para poder estar lo más cerca posible del escenario. Permanecieron ahí, a pesar de que la temperatura ambiente pasó de 10 grados centígrados por la mañana a 23 grados por la tarde, con varias horas bajo el intenso sol.

Al momento de la llegada de los presidentes de los distintos países que asistieron a la ceremonia de transmisión del poder, cientos de personas se acercaron a las puertas de Palacio Nacional para gritar ovaciones a los mandatarios. A la vez, 6 mil policías resguardaron a los asistentes de lo que en redes sociales fue llamado AMLOfest.

Con fuegos artificiales dio inicio la celebración cultural con representaciones de las danzas tradicionales de 11 estados de la República.

Por Oaxaca participó la Banda de Niños de Tlaxiaco, así como La Calenda y Danza de Pluma; por Michoacán, Los kúrpites, viejitos y aguadoras; por Chiapas, Parachicos de Chapa de Corzo; de Morelos, Los chinelos; de Querétaro, Las pastoras, y de Guerrero, Diablos de Teloloapan, Tigrada de Chilapa y Toro petate.

Además participaron Los fariseos y seris de Sonora; por la Ciudad de México, las Mujeres nahuas (huastecas); por Puebla, Los quetzales; por Veracruz, Los jarochos, y por Sonora y Sinaloa, El venado (yaquis).

Los cientos de danzantes, con vestimentas tradicionales y máscaras tradicionales, ocuparon el escenario adornado con figuras en las paredes elaboradas por artesanos de Tlaxcala con 40 mil hojas de maíz totomoxtle en colores rosa, violeta, azul y amarillo.

Tras la entrega del bastón de mando al presidente López Obrador por los 68 pueblos indígenas del país, se vivió un descontrol en el área de invitados especiales y prensa ante la falta de lugares, por lo que por momentos hubo quienes se colocaron debajo de la tarima principal y obligó a crear filas nuevas de sillas para colocar a los nuevos funcionarios federales, actores políticos, activistas y artistas.

Al retomarse el programa cultural subió al escenario el Coro Comunitario, con representantes de la cultura náhuatl y zapoteca.

Tocó el turno a Regina Orozco, quien tuvo presencia en varias ocasiones en el escenario. Le siguió la Orquesta Sinfónica Nacional y Tania Concepción Hernández. El rapero de origen indígena Juan Sant junto a la cantante María Reina y Regina Orozco presentaron su versión de Latinoamérica del grupo puertorriqueño Calle 13.

La celebración la cerró Eugenia León, quien puso a los miles de asistentes a cantar el tradicional Cielito lindo, para terminar con la presencia del mariachi de la Secretaría de Marina, al que se sumó de nuevo Regina Orozco para intepretar canciones tradicionales y populares mexicanas.

El acto fue conducido por Jesusa Rodríguez como maestra de ceremonias, quien ocupará el escaño en el Senado que dejó Olga Sánchez Cordero para sumarse al gabinete como secretaria de Gobernación.

Leave a Reply

Your email address will not be published.