La corrupción lleva a 12 de 16 alcaldías a frenar megaobras en la CdMx

FOTO: SAÚL LÓPEZ /CUARTOSCURO.COM

Tras la sospecha de corrupción por la caída de edificios nuevos durante el sismo del 19 de septiembre de 2017, 12 de las 16 alcaldías de la Ciudad de México han suspendido hasta diciembre la emisión de permisos para construcción de obras hasta revisar que las que están en proceso cumplan con el reglamento, una medida inédita en la capital del país.

Mientras que los damnificados del sismo de hace un año piden control a la corrupción del denominado “cártel” inmobiliario y aplauden la medida, el sector de las desarrolladoras asegura estar en regla, y “está preocupado” por la incertidumbre que la medida genera en las inversiones, dijeron en entrevista.

“Nosotros repudiamos la corrupción inmobiliaria. Sabemos que es un factor que en muchos casos provocó el colapso o el daño de edificios. La Ciudad está todavía ida. Ha pasado más de un año y siguen familias que no han regresado a su hogar. Hay familias que siguen en inmuebles con daños estructurales. Hay muchos predios bastante rezagados y unos que ni siquiera dictamen tienen, predominantemente en Tláhuac e Iztapalapa”, dijo Juan Pablo, miembro de Damnificados Unidos de la Ciudad de México, quienes siguen esperando un censo exacto de víctimas.

Manuel González Martínez, director general de la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de Vivienda (Canadevi) en el Valle de México, afirmó en entrevista que dialogarán con los Alcaldes para que se revisen las obras para abonar a un desarrollo urbano ordenado, pero pidió “no pagar justos por pecadores”.

La delegación de la Cámara agrupa a 100 empresas desarrolladoras de vivienda en la Ciudad de México y Estado de México, más 50 socios cooperadores de la cadena de construcción. Su representante aseveró en entrevista que “la mayoría cumple cabalmente” con el uso de suelo, el número de niveles y trámites. “Quien no lo haga, debe estar focalizado y señalado por las autoridades”.

“Estamos preocupados y sobre todo ocupados. Evidentemente esto genera una incertidumbre jurídica, porque hay muchos temas de inversiones”, dijo González. “Estamos muy de acuerdo en que se revise los usos de suelo, lo que tienen que hacer las Alcaldías. El tema es que cierren las ventanillas en un tiempo prudente. Habían dicho dos semanas. Lo que sí nos parece que no son los cierres indefinidos hasta diciembre o final de año”, expuso.

La Canadevi genera 100 mil empleos directos al año y mueven 37 ramas de la industria. La vivienda a nivel nacional representa el 6 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), destacó.

Pero para Karina, damnificada de Tláhuac, es “un buen momento” por los daños que ocasionó el sismo por la falta de regulación de las obras de construcción. Aunque el 19 de septiembre no hubo pérdidas humanas, en esa zona de la demarcación sureña hay fallas geológicas en el suelo que, sumado a las grietas, dañaron casas habitación incluyendo la suya. “No podemos ni reparar un muro por miedo a que la casa se incline más o se dañe más”, aseguró. “Estamos en la espera de un estudio de suelo”.

Pese a ello, “ahorita están haciendo unas obras en una calle de la colonia que a muchos de nosotros nos da miedo [al] pensar que el gobierno va empezar a permitir que construyan sin tener la seguridad de que en otro sismo no vamos a perder la vida”, planteó. “En este lado no se necesita que sean edificios grandes para que se tengan que regular las construcciones”.

Vania, de San Juan 308 en Benito Juárez, espera que se ponga fin a “una era de autoridades permisivas con irregularidades”.

“NO DESARROLLO DEPREDADOR”

Una obra en construcción en la Ciudad de México. Foto: Cuartoscuro.

Los Alcaldes de Benito Juárez e Iztacalco, Santiago Taboada Cortina y Armando Quintero Martínez, anunciaron la semana pasada que bajaron la ventanilla única para trámites de nuevas obras para chequear que cumplan con el uso de suelo, el programa de protección civil y el número de niveles autorizados.

El panista Taboada detalló en entrevista con este medio que, en el marco del sismo y el Atlas de Riesgo, también mandará una iniciativa al Congreso local para actualizar el Programa de Desarrollo Urbano de su demarcación que data desde 2005. Sobre los damnificados, destacó que inició la cadena de ayuda de reconstrucción en San Juan 304 entre recursos de la delegación y la iniciativa privada.

El sábado, la Jefa de gobierno electa Claudia Sheinbaum Pardo acordó con diez alcaldías más esta pausa en la construcción de obras B y C, es decir, los megadesarrollos inmobiliarios. La suspensión hasta el 5 de diciembre será, además de Benito Juárez e Iztacalco, en Cuauhtémoc, Álvaro Obregón, Miguel Hidalgo, Gustavo A. Madero, Tlalpan, Magdalena Contreras, Azcapotzalco, Iztapalapa, Tláhuac y Xochimilco.

“Los alcaldes discutimos el tema del desarrollo urbano. Como ustedes saben, en su momento solicitamos al actual Jefe de gobierno [José Ramón Amieva] que se suspendieran todas las autorizaciones de polígonos de actuación, de transferencias de potencialidades para las grandes obras de la Ciudad de México”, dijo Sheinbaum sobre el acuerdo entre las 11 alcaldías gobernadas por Morena que acompaña la iniciativa de la Alcaldía de Benito Juárez gobernada por el Partido Acción Nacional (PAN).

El Alcalde de Iztacalco, Armando Quintero, explicó que para que no haya diferencia en los términos legales, realizaron de manera conjunta una propuesta jurídica uniforme de suspensión de permisos. En los próximos tres meses, informó, las alcaldías consultarán a sus habitantes los nuevos proyectos de desarrollo urbano que cada demarcación propondrá al Congreso local para su revisión y aprobación definitiva.

“Nos importa mucho que en la ciudad haya desarrollo, pero con inclusión de todos los habitantes, no el desarrollo urbano depredador que ha excluido colonias, barrios y pueblos de las alcaldías”, declaró.

Para damnificados de Benito Juárez, Tlalpan y Tláhuac, aunque la prioridad es la reconstrucción y volver a casa, “es necesaria una estrategia agresiva de regulación de todos los procesos de construcción”, dijo Juan Pablo, miembro de Damnificados Unidos de la Ciudad de México, particularmente del Multifamiliar Tlalpan de 500 departamentos. Ayer –como resultado de la lucha vecinal– se aprobó la dispersión de recursos públicos para la reconstrucción del edificio colapsado y la rehabilitación de los otros nueve dañados que afectó a entre 2 mil y 2 mil 500 personas.

La Canadevi Valle de México, en voz de su director Manuel González, especificó que “en materia de vivienda nueva no hubo problemas con el sismo, salvo un caso o dos. Al contrario, todas las obras a partir del reglamento constitucional del 87 no sufrieron daños. Muy pocas. Estamos orgullosos de que no hay socios de Canadevi que tengan problemas en sus inmuebles. Y si hay alguna violación, todo el rigor de la ley”.

Toma aérea de los predios de la calle de Escocia, en la colonia Del Valle, en donde colapsaron dos inmuebles. Foto: Cuartoscuro.

La Asociación de Desarrolladores Inmobiliarias (ADI) es el otro gran grupo de constructoras que representan, entre otras, a Fibra Danhos, Grupo Gigante Inmobiliario, Ideal y Copri, protagonistas del llamado boom inmobiliario y cercanas al gobierno de Miguel Ángel Mancera, de acuerdo con la Unidad de Datos de SinEmbargo.

Las demarcaciones que no se han unido a la medida de suspensión son Coyoacán, Venustiano Carranza, Cuajimalpa y Milpa Alta, gobernadas por el Frente por la Ciudad de México. Sheinbaum se reunirá con los 16 delegados el próximo fin de semana.

Sobre ello, Juan Pablo, damnificado del Multifamiliar Tlalpan, dijo que “todo esfuerzo que detenga la corrupción inmobiliaria, que tanto daño le ha hecho a esta Ciudad, debe darse sin ningún pretexto”.

La Canadevi ya se ha reunido con Sheinbaum para generar un programa de desarrollo urbano adecuado. “Esta ciudad requiere mucha vivienda, sobre todo la popular y media”, resaltó el director de Canadevi Valle de México, Manuel González. “En un tema de sustentabilidad y ciudad moderna, qué mejor que la gente viva en el lugar de su trabajo. Que se desplace cerca”, argumentó. Sobre el tema del agua, aseguró que el problema es la falta de mantenimiento al 50 por ciento de la red hidráulica vieja.

CADENA DE APOYO EN BENITO JUÁREZ

Damnificados de Benito Juárez aseguran que todavía no han recibido el apoyo requerido. Foto: Damnificados Unidos BJ.

Vecinos de la colonia Narvarte y Del Valle, en la Delegación Benito Juárez de la Ciudad de México, sintieron un jalón breve aunque fuerte la mañana del viernes 14 de septiembre. Fueron dos microsismos de 2.2 y 1.8 grados con epicentro en la zona. Este viernes también. Tras el 19 de septiembre del año pasado, en esta demarcación céntrica 18 edificios están en demolición, algunos de ellos nuevos, como los departamentos en Emiliano Zapata, en la colonia Portales, donde murieron la esposa y madre de Martín, y sus habitantes se quedaron sin patrimonio, como la pareja Alejandra y Francisco.

“La Delegación [Benito Juárez] ha sufrido una explotación inmobiliaria que tiene que ser controlada. Somos una Delegación muy céntrica y muy atractiva para las empresas e inmobiliarias, pero sí tiene que hacerse con vigilancia y cierto cuidado para no afectar. Que no tengas otro sismo donde haya constructoras que no cumplieron con la normatividad y puedan provocar alguna tragedia”, afirmó una vecina afectada de la zona.

En el marco del proceso de reconstrucción, Santiago Taboada Cortina, Alcalde de Benito Juárez que tomó protesta hace una semana, anunció que suspendió la ventanilla única para trámites de nuevas obras para revisar los 200 inmuebles en proceso.

Taboada aseguró en entrevista con SinEmbargo que la Delegación cuenta con un proyecto de reconstrucción gratuita, el cual consiste en una cadena de apoyos entre gobierno delegacional, iniciativa privada, vecinos y notarios públicos para que los afectados no paguen para su reconstrucción.

El 26 de septiembre, se entregó la primera manifestación de reconstrucción que se hará en Nicolás San Juan 304, en la colonia Narvarte Poniente. La situación del edificio vecino San Juan 308, también demolido, sigue sin determinarse. En un inicio la propuesta se había hecho para cinco edificios, pero la negociación se cayó. Ignoran el criterio de selección de la Alcaldía.

Vecinos del 304, edificio con antigüedad de más de 40 años actualmente demolido, se encuentran con opiniones divididas. Para no incurrir en ningún riesgo, algunos piden transparencia sobre el proyecto a la constructora GDc, que se encargará de la reconstrucción. Hasta el momento no se ha firmado ningún documento legal ni cuentan con el fideicomiso. Siguen en pláticas.

El Alcalde Taboada detalló que la suspensión de obras está relacionada con el Atlas de Riesgo por los sismos. Instruyó al área jurídica para iniciar los procedimientos de demolición de los inmuebles que actualmente se encuentran excedidos en el número de pisos permitidos y trabajarán con una propuesta al Congreso de la Ciudad de México para actualizar el Programa de Desarrollo Urbano rebasado por la actualidad de los juarenses.

Vía telefónica, el Alcalde explicó que “paralelamente vamos a trabajar en una reforma al Programa de Desarrollo Urbano en Benito Juárez, que data de 2005. Es fundamental empezar a poner orden en el desarrollo urbano. Desde el primero de octubre instruí al Director General de Desarrollo Delegacional para atender una de las demandas que los vecinos tienen. Y este orden debe venir acompañado de una revisión exhaustiva de las obras que se encuentran en proceso y generar un esquema en el cual podamos actualizar la norma”.

En Benito Juárez, entre sus 56 colonias destacan la Narvarte, Portales, Del Valle, Nápoles, Álamos, San Pedro de los Pinos, entre otras. En 2005 vivían menos de los 400 mil habitantes de ahora (Inegi, 2010). Las revisiones se concentran sobre todo en la Nápoles, Narvarte y Del Valle.

“Está bien. De unos años a esta fecha se ha visto una transformación en la colonia [Narvarte], donde se ven casas que se están demoliendo que se están haciendo edificios y no se sabe si cumplen con la normatividad de uso de suelo. Hay zonas donde los niveles máximos de construcción son tres o cuatro niveles, y terminan hasta ocho. Es importante que la demarcación tome medidas al respecto para cuidar el crecimiento y la infraestructura para las nuevas viviendas”, dijo una de las afectadas de la zona.

Al cumplirse un año del 19S, el grupo de Damnificados Unidos de Benito Juárez denunció en una conferencia de prensa que no han recibido el apoyo suficiente. Han contabilizado a 2 mil 500 personas afectadas, junto con Coyoacán y Cuauhtémoc, de las cuales un 60 por ciento son mujeres adultas mayores.

Respecto de las investigaciones a los Directores Responsables de Obra (DRO), el Alcalde Santiago Taboada aseguró que “eso es un trabajo que debe de hacer la Procuraduría General de la República para deslindar o señalar responsabilidad”.

El 26 de septiembre del año pasado, la delegación Benito Juárez, aún gestionada por Cristian Von, denunció penalmente a las empresas constructoras Canada Building Systems (Zapata, Portales) y Dijon (Bretaña, Zacahuitzo) por homicidio, fraude, lesiones, daño en propiedad ajena y falsedad ante las autoridades.

Agustín Liñán Salinas, representante legal de la firma Canada, argumentó a este medio el año pasado que fueron las propias autoridades de esa demarcación las que firmaron  documentos y emitieron su visto bueno para la construcción.

Francisco y Alejandra ahorraron durante una década para realizar el enganche del departamento por 2 millones 780 mil pesos en Emiliano Zapata y amueblar. El edificio no tenía más de un año. Adentro de los escombros quedaron las vestimentas que usarían en su boda de octubre de 2017. “Nuestro departamento desapareció, quedó debajo del escombro de seis pisos”, dijo Alejandra a este sitio en ese entonces.

Martín Hernández, por su parte, perdió a su esposa Matilde y a su madre Karla en el sismo. Eran trabajadoras del hogar, pero quedaron atrapadas en ese edificio de la Portales. Él quedó a cargo de sus dos hijos menores de edad y vive en casa de su cuñada, pues el inmueble en el que vivían también se dañó.

LOS RECURSOS PARA BJ

Inmueble colapsado en el sismo del 19 de septiembre de 2017, ubicado en las calles de Nicolás San Juan y Morena, en la colonia Del Valle. Foto: Isabel Mateos, Cuartoscuro.

Benito Juárez es la única Alcaldía que le queda al Partido Acción Nacional (PAN) desde el 2000. Su antepenúltimo Delegado, Jorge Romero Herrera, fue señalado de “uso electoral y discrecional” de los 8 mil millones de pesos para la reconstrucción en la Ciudad de México, junto con sus compañeros asambleístas Leonel Luna y Mauricio Toledo. Los tres lo negaron.

En febrero, ante los cuestionamientos de Morena y la organización Nosotrxs, la entonces Asamblea Legislativa (ALDF) modificó la Ley de Presupuesto y Gasto Eficiente para pasar a la Secretaría de Finanzas la responsabilidad de autorizar y vigilar los recursos.

La Comisión de Presupuesto del Congreso de la Ciudad de México incrementó de mil 273 millones a mil 318 millones los recursos del Presupuesto de Egresos 2018 que serán reasignados a la reconstrucción de viviendas.

De acuerdo con la Plataforma de Reconstrucción del gobierno capitalino, Benito Juárez contó en 2017 con 182 millones 700 mil pesos, los cuales empleó para los 18 inmuebles en riesgo de colapso. El panista Taboada afirmó que su antecesor, el panista Christian Von Roehrich, le dejó una demarcación “con la situación financiera estable, saludable”.

Entre los edificios dañados por el sismo en esa demarcación figuran Elite Aparments, ubicado en el 418 de Eje Central Lázaro Cárdenas, el inmueble en Bretaña 90, colonia Zacahuitzco, de la empresa Dijon; y tres edificios de la firma Canada Building en Calzada de Tlalpan, Antillas y Portales, así como el de la calle Saratoga.

“Prácticamente todos los que están en situación de riesgo están en proceso de demolición con recursos de la anterior administración [del panista Cristian Von]”, dijo Taboada sobre los inmuebles en Benito Juárez.

Al corte del 6 de septiembre, de los 18 edificios por demoler, solo falta concluir el proceso en dos.

La Delegación cuenta con plazas comerciales como Delta, Galería Insurgentes, el World Trade Center, el Polyforum Siqueiros, el Teatro Insurgentes y los parques Los Venados y el Hundido, entre otros.

El Alcalde Santiago Taboada consideró que en el caso de Benito Juárez los espacios públicos son más necesarios que más centros comerciales, ya que la oferta es suficiente.

“Estamos ajustando para tener más espacios de convivencia, más espacios públicos que nos permitan regresar a las familias a disfrutar y puedan tener contenido cultural, deportivo y social”, expuso. “Que realmente podamos hacer un esfuerzo no solamente para mejorar el entorno de Benito Juárez sino su comunidad”.

En específico, sobre el Estadio Azul dijo que el uso de suelo que tiene es equipamiento urbano, por lo que no permitirá que se construya un centro comercial más en ese terreno.

Leave a Reply

Your email address will not be published.