¿El Nobel de Literatura será para Jorge Luis Borges?

 

“Es un rito […] Todos los años me proponen, todos los años me olvidan”, respondía Jorge Luis Borges en las entrevistas en las que le preguntaban sobre el Premio Nobel de Literatura. Hoy, 32 años después de su muerte, un Comité Internacional de Escritores, entre los que figuran la francesa Catherine Millet, el británico Irvine Welsh y la española Marta Sanz, ha decidido concederle el galardón que la Academia Sueca le negó en vida.

“Los acontecimientos que son de público conocimiento han mostrado la crisis que embarga a la institución que históricamente se encargara de otorgar la premiación. En función de ello, y no pudiendo bajo ningún pretexto permitir que este año el Premio sea declarado desierto so pena de la irresponsabilidad de los académicos que nos anteceden, un Comité Internacional de Escritores (CIE) con Miembros de Número asume la responsabilidad de entregar el Premio Nobel de Literatura 2018 a Jorge Francisco Isidoro Luis Borges Acevedo”, leyó en sueco, inglés, francés y español Esteban Feune de Colombi durante la inauguración del Festival Internacional de Literatura de Buenos Aires (Filba).

Feune de Colombi, caracterizado como la secretaria de la Academia Sueca Sara Danius, aseguró que “la literatura actual es inconcebible sin Borges” y es posible que sea necesario haber leído mucho para admirarlo. “En sus textos se manifiesta el eterno afán de los hombres por una edad de oro. Los antiguos, que no tenían idea del tiempo, la situaban muy lejos; Borges treinta años atrás. Era un hombre inteligente, veía una metáfora en frases que otros aceptaríamos como directas. Siempre escribió con una selección del idioma corriente usado por los hombres en momentos de pasión”, destacó el discurso sobre el autor de El Aleph.

“El hecho de que fuera un genio no es menos admirable que el hecho de que siempre escribiera con modestia, a veces irónica. Leer un libro suyo es penetrar en una gran ciudad, que ignoramos, o en la sombra de una batalla”, leyó el portavoz del Comité en el auditorio del Museo de Arte Latinoamericano (Malba). “Comprendió que el mejor instrumento que les ha sido dado a los hombres para renovar o innovar es la tradición, no servilmente remedada sino ramificada y enriquecida. El descubrimiento de un texto fue para Borges algo no menos vívido que la cercanía del mar o de una mujer”, agregó en un discurso para el que tomaron prestadas palabras que el maestro de las letras argentinas dedicó en prólogos a otros escritores a los que admiraba, como Fiódor Dostoyevski, H. G. Wells y Eugene O’Neill.

El Comité fue convocado a instancias de Juan Mendoza, Esteban Feune de Colombi y Marc Caellas, quienes se rebelaron contra la decisión de la Academia Sueca de no entregar el premio de literatura este año debido a las acusaciones de abuso sexual contra el dramaturgo y fotógrafo Jean-Claude Arnault, esposo de la académica Katarina Frostenson. “Juan Mendoza me escribió diciendo: ‘Visto lo que pasó en la Academia Sueca ustedes dos podrían hacer una performance anunciando el Premio Nobel. Tendrían que dárselo a Borges”, contó a EL PAÍS Caellas, director y escritor de teatro catalán horas antes del anuncio. “Como nos atribuimos el derecho a darlo, podemos cambiar las reglas y que no sean vivos, sino muertos”, agregó.

Feune de Colombi señaló que el proyecto les ha servido para volver a releer a Borges y va en línea con su trabajo de experimentación entre lo literario y lo escénico. “Muchos tuvieron la idea, pero nadie lo hizo”, presumió a la espera de la reacción del público argentino, que siempre ha lamentado no tener un Nobel de Literatura. Los directores Mariano Cohn y Gastón Duprat ya cumplieron esa fantasía nacional en El ciudadano ilustre, la ganadora del Goya a la mejor película iberoamericana en la que Óscar Martínez interpreta a un argentino que recibe el máximo galardón literario. Hoy se lo concedieron al escritor más admirado del país. Con información de El País

Leave a Reply

Your email address will not be published.