8 universitarios de Puebla han sido secuestrados y asesinados por sus compañeros

Por Magarely Hernández

 

Ocho jóvenes universitarios en Puebla fueron asesinados por sus propios compañeros de clases e, incluso, por quienes consideraban sus amigos. Aunque en la mayoría de los casos la intención era secuestrarlos para conseguir dinero, en todos ellos la situación se salió de control debido a que las víctimas reconocieron a sus plagiarios; entonces, decidieron asesinarlos.

Aún así, los delincuentes ―para quienes en la mayoría de los casos fue su primera vez en realizar este tipo de delito― solicitaron dinero a su familia a cambio del supuesto rescate; y esto, en algunos casos, ayudó a su detención.

A continuación, Página Negra te muestra el recuento de los secuestros y homicidios de jóvenes universitarios ocurridos en Puebla desde años atrás. En todos los casos hay personas detenidas, algunas de ellas ya sentenciadas y otras que obtuvieron su libertad.

De los ocho jóvenes universitarios asesinados, tres estudiaban en la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP) y tres en la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), uno en el Tecnológico de Monterrey y el último caso registrado en la Universidad de Ciencias y Desarrollo (UDES).

1998: Patricia Gómez Osorno, UPAEP

Patricia Gómez Osorno era estudiante de la carrera de Administración de Empresas en la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP), y el 20 de abril de 1998 fue plagiada y asesinada por su compañero de clase, Carlos Javier Solana.

Javier Solana, con la ayuda de dos compañeros más de Patricia, secuestró a la joven y exigió a su familia 250 mil pesos a cambio de su rescate; sin embargo, la estudiante los reconoció y entonces decidieron ahorcarla para después lanzar su cuerpo a un pozo ubicado cerca del aeropuerto de Huejotzingo.

A pesar de que haberla asesinado, sus tres compañeros siguieron en negociaciones con la familia para cobrar el dinero. En ese entonces, la Procuraduría General de Justicia (PGJ), quien ya tenía conocimiento sobre los hechos, les tendió una trampa.

El 3 de mayo se les citó en el estacionamiento del Aurrerá —hoy WalMart— de San Manuel para que recogieran 65 mil pesos que habían sido dejados en un bote de basura. No obstante al acudir al lugar, los tres sujetos fueron detenidos y tras dos años de proceso penal, condenados a 50 años de prisión.

De acuerdo a las indagatorias, uno de los captores de nombre Manuel Machorro Régules, fue el encargado de ahorcarla.

2001: Marisol Catalán, UPAEP

Marisol Catalán, estudiante de la carreta de Odontología, también en la UPAEP, fue secuestrada por Karyana Velázquez, su compañera de universidad quien ocupó la ayuda de su novio, José Osiris Olivares y un amigo, Pedro Amador Morales.

José Osiris Olivares estudiaba en la Universidad Iberoamericana y debía colegiaturas, además de que no había podido pagar una camioneta con la que pretendía entrar al negocio del transporte, así que su novia, Karyana Velázquez, le dijo que su compañera, hija del dueño de la empresa “Pintumex”, podría ser un blanco perfecto para conseguir dinero; ella definió a Marisol como “frágil y miedosa”.

Fue entonces como el 12 de enero de 2001, Karyana pidió a Marisol que le proporcionara un disco de computadora para concluir un trabajo en equipo, citándola en una panadería ubicada en la colonia San Manuel. Marisol pasó por Karyana y al momento de liberar los seguros de su Jetta, José Osiris y Pedro Amador fingieron secuestrar a las dos mujeres utilizando un arma de fuego falsa y gas lacrimógeno. Los sujetos se cubrieron el rostro con pasamontañas y sólo enviaron a Marisol a la cajuela.

Marisol fue trasladada a la casa de Pedro Amador Morales, ubicada en la colonia San Juan Xilotzingo, donde fue recluida en la cajuela de su propio auto. A las pocas horas, José Osiris, vía telefónica, exigió a la familia Catalán Zamora el pago de 400 mil pesos para liberar a su hija. En una de las llamadas la madre de la víctima reconoció la voz del plagiario y las negociaciones se suspendieron. Por su parte, los tres secuestradores retiraron 12 mil pesos de las tarjetas de crédito de Marisol Catalán, con lo que compraron una pistola calibre 45 y comida. Según la información proporcionada por Carlos Arredondo, entonces Procurador de Justicia del estado, el asesinato de Marisol Catalán ocurrió cuando los secuestradores fueron reconocidos por la estudiante, al momento de que le iban a dar de comer una cemita.

El responsable de disparar contra Marisol habría sido Pedro Amador, quien fue identificado gracias a las cámaras de seguridad del cajero automático donde acudió a retirar el dinero de las tarjetas de Marisol. Tras disparar contra la joven, su cuerpo fue abandonado en su automóvil en el estacionamiento de Soriana Torrecillas y fue localizado días después, en avanzado estado de descomposición.

Los tres responsables fueron detenidos y sentenciados a 50 años de prisión. Tanto Karyana como a Osiris se les internó en el penal de San Miguel, mientas que Pedro Amador fue a parar al Cereso de Tepexi de Rodriguez por su alta peligrosidad. Por su parte, Rodrigo Catalán, dueño de Pintumex y padre de Marisol, cayó en depresión y años después decidió terminar con su vida de un disparo. El empresario pidió ser enterrado junto a los restos de su hija.

Karina era estudiante de la licenciatura en Diseño y Producción Publicitaria (DPP) en la UPAEP y fue vista por última vez el miércoles 11 de junio de 2008. Foto: Periódico Central

2008: Karina Reyes Luna, UPAEP

Karina Reyes Luna, hija del Rector de la Universidad del Golfo, Héctor Reyes Luna y sobrina del obispo de Xalapa, Hipólito Reyes Larios, era estudiante de la licenciatura en Diseño y Producción Publicitaria (DPP) en la UPAEP y fue vista por última vez el miércoles 11 de junio de 2008, cuando preguntaba por dos materias que debía recursar para terminar con su carga académica.

Un día después, la joven fue “levantada” al salir de una estética en Orizaba, Veracruz, lugar de donde era originaria y al que acudió para arreglarse las uñas. En ese momento, Karina estaba acompañada de su amigo Juan Manuel Mateos Escamilla, quién se convirtió en el principal sospechoso.

Ese mismo día, los secuestradores se comunicaron con su padre y solicitaron por su rescate un millón de dólares, pero Karina apareció muerta el domingo 15 de junio en la carretera Azumbilla-Orizaba, territorio ubicado ya en el estado de Puebla.

Las autoridades de Veracruz y Puebla determinaron que el responsable del plagio y homicidio de la joven fue el hermano de su amigo Juan Manuel, Miguel Mateos Escamilla, quien fungió del 2003 a 2006 como titular de la Secretaría de Turismo del municipio de Nogales, Veracruz.

Escamilla plagió a Karina en compañía de dos sujetos. El 30 de junio de 2013, Jorge Rojas Martínez, Miguel Ángel Mateos Escamilla y Julio César fueron sentenciados a 65 años de prisión por los delitos de secuestro y homicidio. Tras permanecer 10 años en prisión, los tres sujetos obtuvieron su libertad debido a que el proceso estuvo lleno de irregularidades.

El primero en salir libre fue Miguel Ángel Mateos, quien en 2016 fue puesto en libertad al no contar con pruebas que confirmaran su participación en el crimen. Incluso, Miguel Ángel se presentó ante medios de comunicación para señalar que siempre fue inocente y que fue utilizado como “chivo expiatorio”.

2014: Irais Ortega, BUAP

El 21 de agosto de 2014, Irais Ortega, estudiante de Cultura Física en la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), quien contaba con seis meses de embarazo, fue asesinada por el padre de su hijo y con la ayuda de su amante.

Los dos fueron detenidos en octubre de 2014, después de que Juan Carlos Sánchez admitió que él citó a Irais en el lugar con el pretexto de que le entregaría un apoyo económico para los gastos médicos del embarazo, pero con la ayuda de su amante, Jimena Ramírez de la Cruz, sometió a la joven y llevaron a un departamento ubicado en la colonia Tres Cruces.

La pareja le inyectó a Irais una sustancia tóxica que le provocó la muerte; la descuartizaron y la metieron a una maleta que fue encontrada la mañana del viernes 24 de octubre en la junta auxiliar de San Francisco Totimehuacán.

Juan Carlos fue detenido primero y después delató a Jimena, quien fue asegurada en el estado de Tlaxcala.

2015: Sebastián Préstamo, Prepa Tec de Monterrey

El 6 de febrero de 2015, Sebastián Préstamo, estudiante de la Preparatoria del Tecnológico de Monterrey, fue asesinado por uno de sus compañeros de salón, debido a que la víctima recibió como regalo de cumpleaños un automóvil Mercedes Benz, situación que provocó la envidia de su asesino.

Ese día, Sebastián avisó a sus familiares que iba camino al Hospital de la Beneficencia Española donde se encontraba internada su madre, aunque refirió que antes pasaría a comer a una taquería y acercaría a su “amigo” Edson Hernández San Gabriel a su casa, ubicada en el Fraccionamiento El Molino.

Salieron de la Prepa Tec alrededor de las cuatro de la tarde y fueron al puesto de comida ubicado en Lomas de Angelópolis, donde pidió la comida para llevar, después condujo hacia el domicilio de Edson en el vehículo último modelo Mercedes Benz placas PZZ2354. Edson le pidió a Sebastián que se detuviera cerca del fraccionamiento porque dos amigos lo acompañarían. En ese momento subieron dos sujetos, uno de ellos primo de Edson.

Edson planeó el secuestro de su compañero desde julio de 2014, cuando Sebastián recibió el auto y pidió a su familia una recompensa de 15 millones de pesos, a pesar de que el joven ya había sido asesinado.

De acuerdo a datos de las autoridades, los sujetos amagaron y sometieron a Sebastián, mientras que Edson los ayudó a salir a la autopista con rumbo a Xalapa, Veracruz, lugar de donde era originario; sin embargo, debido a que Préstamo supo en todo momento quienes eran sus plagiarios, decidieron apuñalarlo en varias ocasiones hasta terminar con su vida.

El cadáver de Sebastián Préstamo fue arrojado en un paraje del municipio de Yecuatla, Veracruz conocido como “La Curva Z” y una vez abandonado el cuerpo, los captores comenzaron con las llamadas telefónicas a los familiares de Sebastián a quienes les exigieron 15 millones de pesos.

Después, los agentes de Xalapa, Veracruz, ubicaron el vehículo Mercedes Benz CL250 en el estacionamiento de un KFC, el cual habría sido abandonado por los dos cómplices de Edson quienes están involucrados en un segundo secuestro según datos de la Fiscalía del estado de Veracruz.

Edson Hernández y Rafael Barradas, ambos de 17 años, fueron sentenciados solo a 7 años de prisión por el delito de secuestro y homicidio.

Ángel de Jesús Carrasco reconoció que era amigo de Isarve Cano. Foto: Periódico Central

2015: Isarve Cano Vargas, BUAP

Isarve Cano Vargas, de 19 años, y estudiante de Psicología en la BUAP, fue encontrada muerta el 20 de mayo de 2015 en el municipio de Coxcatlán, después de que fuera asesinada. Sus plagiarios pidieron 2 millones de pesos por su rescate.

Tras lo ocurrido, la PGJ anunció la detención de tres sujetos relacionados a homicidio, Ángel de Jesús Carrasco López, hijo del ex delegado panista del Instituto Nacional de Migración, Ángel Carrasco, Efraín Méndez Cabrera y Jairo Adán Gutiérrez Cabrera, de 28 y 21 años de edad respectivamente, quienes pidieron 2 millones de pesos por la joven, a pesar de que ya estaba muerta.

Ángel de Jesús Carrasco reconoció que era amigo de Isarve Cano y que el 17 de abril la recogió en la ciudad de Puebla para llevarla a Tehuacán; al llegar a ese municipio, el joven aseguró que la dejó en una taquería sobre la calle 1 Poniente. A partir de ese momento la familia no supo más de ella. Tras su búsqueda, los familiares de la joven recibieron una llamada telefónica a través de la cual un hombre condicionaba el pago de 2 millones de pesos a cambio de la libertad de la joven. Días después, los familiares recibieron al menos 10 llamadas más de exigencia económica, acordando la cantidad de 400 mil pesos que debían ser entregados en un terreno baldío de San Pedro Acoquiaco, Tehuacán, siendo este el último momento en el que los secuestradores se comunicaron.

A través de diversas diligencias, incluida la declaración de Ángel y los dos detenidos se estableció que los tres trasladaron a la víctima a una casa de seguridad ubicada en la colonia Donato Bravo, perteneciente a Coxcatlán, Tehuacán, donde se pudo corroborar que la privaron de la vida en las primeras horas luego de haberla secuestrado.

Isarve Cano era nieta del ex Diputado federal priista Pedro Cano Merino y sobrina del empresario José Raich Mauleón y del actual director de Turismo de dicho municipio, Habib Raich Mauleón

El 2 de febrero de 2017, Ángel de Jesús Carrasco obtuvo su libertad después de ganar un amparo en el que se estableció que su detención fue arbitrara; los otros dos sujetos permanecen en prisión.

Los secuestradores y homicidas de Aldo fueron identificados como: Uriel, 19 años (amigo de la víctima); Guadalupe, de 18; Nayeli, 15; Jorge Luis, 19; e Ivan Cándido de 35 años. Foto: Periódico Central

2018: Aldo Islas Todd, BUAP

Aldo Islas Todd, estudiante de Contaduría de la BUAP fue asesinado el 17 de mayo de 2018 después de que su “amigo”, Uriel N, lo citó en un centro comercial para entregarlo a sus plagiarios.

Aldo era originario de Teizutlán y los delincuentes pedían 750 mil pesos a cambio de su liberación a pesar de que ya había sido asesinado. De acuerdo a información proporcionada por la Fiscalía de Secuestro y Delitos de Alto Impacto (FISDAI), Uriel engañó a Aldo y lo citó en Plaza Dorada supuestamente para irse de fiesta; sin embargo, a ese lugar llegaron cuatro personas más y después, todos juntos abordaron un taxi e ingresaron al Motel Miño.

En ese lugar, Aldo se dio cuenta que en realidad lo estaban secuestrando y enfrentó a los sujetos; entonces lo asfixiaron. Aun así, los secuestradores realizaron 12 llamadas en las que pidieron 750 mil pesos a la familia por el rescate.

Los secuestradores y homicidas fueron identificados como: Uriel, 19 años (amigo de la víctima); Guadalupe, de 18; Nayeli, 15; Jorge Luis, 19; e Ivan Cándido de 35 años.

José Andrés de Larrañaga de 20 años de edad y originario de Oaxaca, fue asesinado el pasado 1 de octubre por tres de sus compañeros. Foto: Periódico Central

2018: José Andrés de Larrañaga, UDES

José Andrés de Larrañaga de 20 años de edad y originario de Oaxaca, fue asesinado el pasado 1 de octubre por tres de sus compañeros de la carrera de Ingeniería Mecánica Automotriz en la Universidad de Ciencias y Desarrollo (UDES).

El joven fue visto por última vez la noche del mismo lunes 1 de octubre, cuando salió de la universidad a bordo de su auto Mitsubishi Lancer pues cerca del lugar fue interceptado por Abraham N., Arturo N. y Pablo N.

El cuerpo de José Andrés fue encontrado el 4 de octubre en Santa María Nenetzintla, en Acajete y la madrugada del 5 de octubre fueron detenidos sus tres compañeros. El cuerpo del joven estaba enterrado y su automóvil fue localizado antes el municipio de Acatzingo. Será este día cuando se decida la situación de los tres detenidos.

De acuerdo a las autoridades, José Andrés fue estrangulado y desde un principio, los sujetos habían acordado terminar con su vida para después vender su auto y pedir un rescate por él.

Leave a Reply

Your email address will not be published.