Ratificar a magistrada, último acto de la ALDF

 

El PRD en la Asamblea Legislativa (ALDF) fracasó en su intento de impedir que María Isabel Espino del Castillo Barrón fuera ratificada como magistrada del Tribunal de Justicia Administrativa (TJA), así como en ratificar para el mismo cargo a Francisco Javier Barba Lozano, señalado por organizaciones vecinales de haber favorecido intereses de empresas inmobiliarias.

En el primer caso, el grupo parlamentario de Morena se impuso junto con los legisladores independientes Beatriz Olivares y Dunia Ludlow, así como dos perredistas, Elena Segura y José Manuel Ballesteros, para una votación de 22 votos a favor, 17 en contra y cuatro abstenciones.

El coordinador del PRI y presidente de la Comisión de Procuración y Administración de Justicia, Israel Betanzos Cortés, no convenció a su propia bancada de acompañarlo en contra del dictamen, al votarlo a favor y en abstención.

Antes, en votación económica se desechó una reserva que presentó al pleno el vicecoordinador del PRD, Raúl Flores García, para cambiar el sentido del dictamen por la no ratificación de Del Castillo Barrón, al decir que del expediente se desprenden diversas irregularidades y anomalías en su desempeño.

Al fijar la posición de su bancada, el diputado de Morena Alfonso Suárez del Real sostuvo que la magistrada tuvo argumentos contundentescontra dichos señalamientos de quienes se niegan a que exista pluralidad en el Poder Judicial de esta ciudad y se niegan a reconocer la realidad democrática del país.

Posteriormente y sin discusión, el PRD tampoco logró superar la votación en contra del dictamen que proponía ratificar a Francisco Javier Barba Lozano, al tener el dictamen 21 votos a favor y 22 en contra, con lo que fue desechado.

Espino del Castillo Barrón no rindió protesta al cargo debido a que no la convocó el presidente de la Mesa Directiva, Juan Gabriel Corchado, de Nueva Alianza, por lo que en su momento deberá ser llamada para hacerlo por el nuevo órgano legislativo.

De esta manera se desarrolló la última sesión del periodo extraordinario de la ALDF, a cuatro días de su disolución para dar paso al primer Congreso de la Ciudad de México y luego de dos convocatorias fallidas en las que no se reunió el quorum requerido de 34 legisladores para sesionar.

Ayer atendieron la convocatoria 41 legisladores, a los que se añadieron María de los Ángeles Becerra Trejo y Rosa María Sánchez Maya, suplentes de las hoy diputadas federales Beatriz Rojas Martínez y Ana María Rodríguez Ruiz, a quienes se tomó protesta previamente.

Con esto, el presidente de la Comisión de Gobierno, Leonel Luna Estrada, dio por cumplido el mandato del juzgado de distrito en materia administrativa que ordenó a la ALDF resolver ambos asuntos y evitó incurrir en desacato.

Leave a Reply

Your email address will not be published.