Paz es marca registrada; ha sido utilizado en cuatro marcas comerciales

 

El nombre de Octavio Paz (1914-1998) ha sido utilizado para el registro de cuatro marcas comerciales, revela una consulta realizada por Excélsior ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI). Tres corresponden a instituciones educativas y una más esta asociada al nombre de la revista emblemática del bardo mexicano: Vuelta.

El registro fue realizado con el nombre Vuelta Octavio Paz, en 2010, por la propia Marie José Tramini Poly, quien murió intestada el 26 de julio pasado, como confirmó la Secretaría de Cultura federal.

El primer registro comercial fue concedido a la Preparatoria Octavio Paz el 19 de enero de 2007 con el número de expediente 833188 y a nombre del señor Aníval López Herrera, del estado de Chihuahua, por un costo de 2 mil 493 pesos.

Un segundo registro fue para el Instituto Octavio Paz, por medio del Instituto CENEDI S. C., de Nuevo León y a solicitud de Ruth Noemí Rodríguez Rosales con un costo de 2 mil 851 pesos.

También el Campus Universitario Octavio Paz registró el nombre el 8 de agosto de 2018 con el folio 2085632. Este, sin embargo, carece de expediente por lo que se presume que el trámite aún no ha sido concluido.

El último, tramitado por Tramini Poly, se realizó el 29 de septiembre de 2010 con el número de folio 1123137, aportando su domicilio en Paseo de la Reforma 349-104, en la Colonia Cuauhtémoc, y un pago respectivo por 2 mil 514 pesos.

El trámite fue por un tipo de marca nominativa que protege al nombre para ser utilizado en la edición de textos no publicitarios y publicación de libros, servicio de bibliotecas ambulantes, préstamos de libros, servicios de educación, academias, conferencias, congresos, seminarios, simposios, coloquios, concursos de oposición.

Además de cursos por correspondencia, informaciones de cualquier tipo en materia de educación, organizaciones, espectáculos, exposiciones con fines culturales, educativos, diversiones, cualquier producción, servicios de museos y hasta recepciones.

César Benedicto Callejas, abogado, especialista en materia cultural y colaborador de Excélsior, informó que el registro de una marca tiene una vigencia por diez años, por lo cual, el registro de Marie José permanecería activo hasta septiembre de 2020.

La marca se extinguiría a los 10 años de haberse obtenido y si no hay herederos –como hasta ahora se ha dicho– cualquier persona podría pedirla porque no habría quién se opusiera a su otorgamiento. Por esa razón, debe intervenir el Instituto Nacional del Derecho de Autor (Indautor) para garantizar la protección del derecho a la imagen y los derechos morales de poeta”, estimó.

E insistió en que, mientras la Secretaría de Cultura no emita la declaratoria de Monumento Artístico para el legado de Paz, cualquier persona puede registrar el nombre del poeta como marca sin que nadie pueda oponerse.

“Tú puedes oponerte a que se otorgue el nombre si se afectan tus derechos y, en este caso, no lo hay. Por eso, el trámite realizado por la secretaría, de enviar los bienes físicos del escritor a El Colegio Nacional, está incompleto, porque protegieron los papeles, las cartas… pero aún no se sabe quién va a cobrar los derechos de autor, quién va a autorizar las publicaciones inéditas, los derechos morales y la imagen”, dijo.

 

ESPERAN A JUEZ

Ayer, la Secretaría de Cultura federal emitió un comunicado luego de una reunión conjunta con autoridades del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), El Colegio Nacional, la Secretaría de Cultura local y la Consejería Jurídica del Gobierno de la Ciudad de México.

En la reunión, acordaron las acciones relacionadas con la protección y el destino del archivo de Octavio Paz, se tomaron los acuerdos para iniciar los trámites de la sucesión ante las autoridades competentes y se comprometieron a mantener diálogo permanente durante el proceso legal y, una vez concluido, continuar con la toma de acuerdos conjuntos, así como mantener informada a la comunidad.

Ahí, el INBAL informó que continúa con la preparación de la Declaratoria de Monumento Artístico de los archivos que se encuentren en los inmuebles propiedad del matrimonio Paz-Tramini.

En tanto, la Secretaría de Cultura afirmó que corresponderá a un juez de lo familiar determinar la inexistencia de un testamento de Tramini y que de confirmarse esta situación, “la disposición testamentaria de Octavio Paz señala que El Colegio Nacional será el depositario exclusivamente de los papeles, cartas, correspondencia privada y documentos del acervo, lo cual no atañe a los derechos de autor y los inmuebles propiedad de Octavio Paz, que deberán tener otro destino conforme a las disposiciones legales”.

Las instituciones coincidieron en que la conservación del acervo reviste la máxima prioridad, “puesto que se trata de una de las obras literarias e intelectuales más relevantes de la historia de México y del mundo, misma que permanecerá en nuestro país”.

A la reunión asistieron María Cristina García Cepeda, Lidia Camacho, Eduardo Vázquez Martín, Juan Villoro  y Vicente Lopantzi, consejero Jurídico de la CDMX.

Leave a Reply

Your email address will not be published.