Daria Shy, una rusa de oro