Zepeda dice que no dejará el PAN tras exigencia de renuncia de sus correligionarios; “Anaya tampoco”, afirma

 

 

FOTO: DIEGO SIMÓN SÁNCHEZ /CUARTOSCURO.COM

Damián Zepeda Vidales, líder nacional del Partido Acción Nacional, aseguró que no dejará la dirigencia y confirmó que el ex candidato presidencial Ricardo Anaya Cortés no retomará el cargo.

Zepeda aseguró que continuará liderando el partido hasta antes de diciembre, cuando comience el proceso de renovación nacional y en los estados.

También afirmó que el ex presidenciable no regresará como dirigente, aunque legalmente sí podría hacerlo, pues ocupó ese cargo antes de incorporarse a la contienda electoral.

“[Anaya] dijo: ‘Yo me voy a la candidatura y ya no regreso a la dirigencia’. Anaya está bien de ánimos, él es un joven valiente y con mucho carácter”, declaró el líder en una entrevista para Radio Fórmula.

Al respecto, el panista Miguel Ángel Toscano dijo a Milenio que Anaya y Zepeda forman parte de la que llamó “una cúpula del PAN”, misma que en las elecciones de este año eligieron a los candidatos “por dedazo, sin una democracia interna”.

Toscano calificó los resultados electorales más que como una derrota, que como “un tsunami”. Además culpó a Anaya y a sus seguidores dentro del partido:

“Mucho de lo que pasó fue culpa de Anaya y las decisiones que tomó él y sus seguidores, en años anteriores, desde agallandarse el partido” .

Hoy una treintena de panistas exigió la renuncia del dirigente del PAN y de su ex candidato a la Presidencia debido a que no “tienen legitimidad colectiva” para continuar en la dirigencia. 

Gobernadores del PAN, entre ellos el de Durango, José Rosas Aispuro, y el de Querétaro, Francisco Domínguez, manifestaron su rechazo a que el ex candidato y Zepeda, continúen al frente del blanquiazul. Llamaron a una renovación urgente de la dirigencia.

“Anaya, Zepeda y demás equipo deben renunciar ya, no tienen legitimidad colectiva para seguir conduciendo al partido. Deben convocar de inmediato a la renovación de órganos estatutarios”, dijeron en un comunicado. 

“El resultado electoral (de la elección del 1 de julio) los reprueba y desacredita su encargo para nueva oportunidad de conducción. La institucionalidad del partido fue fracturada por estar a merced de intereses personales. El partido debe refundarse con nueva proyección de sus principios doctrinales y mayores exigencias de vida ética y democrática interna”, agrega.

Leave a Reply

Your email address will not be published.