En NY, la ‘‘impactante radicalidad’’ de Klimt y Schiele

 

La obra de Gustav Klimt y Egon Schiele es ‘‘impactante por su radicalidad” aun hoy, dijo Janis Staggs, curador de la retrospectiva dedicada a los dos artistas con motivo de su centenario luctuoso, montada en la Galería Neue, en Nueva York.

Gustav Klimt y Egon Schiele: centenario de 1918, muestra que concluirá el 3 de septiembre, denota que ‘‘sigue siendo muy emocionante en los pintores cuán radicales son en la actualidad”, destacó Staggs; ‘‘aunque murieron hace 100 años, algunas de estas obras todavía son muy impactantes”, publicó el diario The Art Newspaper.

Reúne unos 100 trabajos que ofrecen una mirada amplia a la producción del maestro y su discípulo y amigo, como el estelar Adele Bloch-Bauer I (1907), la representación en Amistad (1913), objetos personales que incluyen fotografías, el último diario de Klimt, tarjetas postales de Schiele a su amante y modelo de siempre, Wally Neuzil, y la máscara mortuoria de aquél.

Fertilidad creativa

Gustav Klimt (1862-1918) y Egon Schiele (1890-1918) ‘‘exploraron temas, especialmente en el ámbito del movimiento #MeToo, que son problemas que enfrentamos hoy”, añadió el responsable de la exhibición, como las representaciones francas de la sexualidad y mostrar a niños en desnudez total o parcial.

Foto

▲ Amistad, 1913, obra de Schiele incluida en la exposición Gustav Klimt y Egon Schiele: centenario de 1918, montada en la Galería Neue, en Nueva York. Unas 100 creaciones ofrecen una mirada al arte del maestro y el discípulo.Foto tomada del sitio www.neuegalerie.org

Ambos murieron el año en que el Imperio austro-húngaro se disolvió tras su derrota en la Primera Guerra Mundial. ‘‘Han llegado a definir la fertilidad creativa que marcó el ‘apocalipsis gozoso’, término apropiado para connotar los últimos días de los Habsburgo”, describe la galería en su sitio de Internet.

Las pinturas se distribuyen en salas para a cada uno; otra alberga obras en papel de ambos, con representaciones de la masturbación.

Schiele, acusado de secuestro, violación e ‘‘inmoralidad pública”, creó Retrato de un prisionero de Sankt Pölten (1912), que amasó y esculpió en pan estando preso.

Las creaciones de Klimt y Schiele, quienes fallecieron de gripe española con meses de diferencia, en Viena, se han convertido en algunas de las más valoradas por coleccionistas y son objeto de múltiples revisiones a lo largo de este año.

El sitio Exibart.com destaca: ‘‘La radical exposición es un diálogo sólido y profundo entre los estilos, temas y técnicas. Schiele lo observaba con temor, Klimt correspondía con estima y en el museo estadunidense dedicado a la Europa central del siglo XX, tenemos oportunidad de resolver, al menos en nosotros, la disputa maestro-alumno”.

Leave a Reply

Your email address will not be published.