Gigi Hadid, una diosa de las pasarelas