.

 

Comenzó con los zapatos, siguió con el pantalón corto y luego se retiró la blusa. Letitia Chai, estudiante de la Universidad Cornell quedó en ropa interior durante su defensa de tesis de grado a modo de protesta en contra de una de sus profesoras que, días previos a la prueba y según la versión de la estudiante, había reprochado la forma en que iba vestida.

De acuerdo con Chai, Rebekah Maggor, profesora de teatro en Cornell que, según la página de la universidad, dirige, adapta, traduce e investiga el teatro que cuestiona las estructuras del poder, la expuso frente a sus compañeros al juzgarla sobre lo corto que eran sus pantalones y preguntarle sobre qué piensa su madre acerca de su vestimenta.

“Mi madre es una profesora de estudios feministas, de género y sexualidad, para ella están bien mis pantalones cortos”, respondió a su maestra.

Chai recibió el apoyo explícito de no pocas personas, sin embargo, 11 de 13 de sus compañeros de clase escribieron y difundieron una misiva en la que declaraban su apoyo, pero no compartían la versión de los hechos de la supuesta agraviada.

En la misiva, los estudiantes contaron que la intención de Maggor era hablar con los presentes que, depende de la manera en como se viste y habla, se transmite cierta idea. Se abrió la discusión y, en el transcurso de ésta, Chai se sintió aludida y ofendida. Abandonó el salón, pero el diálogo estudiantil continuó e, incluso, algunos reprocharon la manera en que se estaba desenvolviendo el tema.

“Después de que Letitia se fue, nuestra profesora escuchó y estuvo de acuerdo con muchos de los comentarios y críticas de los estudiantes. Ella estuvo de acuerdo de todo corazón en que su comentario inicial fue sobre el profesionalismo en lugar de la “mirada masculina” mencionada en la discusión estudiantil. También se disculpó por su elección de palabras, reconociendo que la noción de ‘pantalones cortos’ para mujeres conlleva una gran carga cultural y política. Desafortunadamente, debido a que Letitia no estaba en la sala, no pudo escuchar estos comentarios, y creemos que esto contribuyó a la falta de comunicación”, escribieron los firmantes.

Aún disconforme con su profesora, Chai decidió desvestirse e incluir en un discurso el tema.

“Soy más que una mujer, soy un ser humano y pido a ustedes que se unan a mí y nos veamos por quienes realmente somos, miembros de la raza de humana”, exclamó Letita antes de quitarse la ropa.