Meade intenta dar brío a su campaña, y en horas un error le cuesta #YoSíMeAcuerdo

 

El domingo pasado, el candidato presidencial José Antonio Meade Kuribreña, de la coalición Todos Por México, presidió un mitin en la sede oficial del Partido Revolucionario Institucional (PRI) que los medios consideraron un relanzamiento de campaña, luego de la salida de Enrique Ochoa Reza como presidente del partido.

En esa ocasión, el candidato afirmó que el PRI posee un “ejército de millones de militantes y simpatizantes que salen a la calle a convencer”; el tono de sus palabras fue de transformación, pero no hubo un pronunciamiento explícito al respecto. A partir del lunes, los indicios de una renovación en su comunicación en las redes sociales fueron evidentes. Sus perfiles en Twitter y Facebook cambiaron. Los colores institucionales del PRI, como el rojo –que se había evitado durante el primer mes de campaña– volvieron a ser parte de los contenidos, incluso el candidato ahora viste de ese rojo todos los días, particularmente en actos masivos.

La renovación de José Antonio Meade tuvo como estandarte una estrategia en redes sociales enfocada en la promesa de mejorar el programa Prospera, promovido por el actual Gobierno federal, encabezado por el también priista Enrique Peña Nieto. El lunes, en las cuentas del candidato del PRI-PVEM-Panal se difundió un video sobre esta propuesta. De manera conjunta, en Twitter se colocó el hashtag #ConMeadeProspera.

Aunque las menciones al priista se elevaron, horas más tarde fue evidente que se trató de una estrategia de propaganda ya usada por esa coalición desde el arranque de la campaña para posicionar a su candidato de manera artificial en Twitter, y que se caracteriza por la participación de cuentas oficiales y de líderes del partido en un diálogo cerrado y donde sólo se retroalimentan a sí mismos, y no existe interacción con la crítica.

El hashtag #ConMeadeProspera tuvo como protagonista una postal tipográfica compartida desde la cuenta del candidato priista; en ella prometió incorporar 2 millones de familias al programa, becar a los beneficiarios que cursen preparatoria e incrementar el apoyo a personas con discapacidad.

Horas más tarde, arribó a la tendencia la crítica de los usuarios. De manera orgánica circuló la argumentación de motivos por los cuáles no votar por Meade.

“#ConMeadeProspera: 1. 100% la corrupción. 2. La traición. 3. La ineptitud. 4. El cinismo. 5. La demagogia. 6. El plagio. 7. Los gasolinazos. 8. La hipocresía. 9. El populismo. 10. La impunidad a @EPN. Éste 1ro de julio ni un voto para @joseameadek por robar SEDESOL!!!”.

A menos de 24 horas de promover el relanzamiento de campaña de José Antonio Meade en el terreno de las redes sociales, ni su estrategia de posicionamiento ni la respuesta crítica hacia su persona dieron señales de transformación.

EL TROPIEZO EN TERCER GRADO

El lunes pasado por la noche, José Antonio Meade atendió a la invitación deTelevisa para ser entrevistado en el espacio televisivo “Tercer Grado”. Su difusión se realizó a través del canal Las Estrellas, YouTube y Facebook Live y, además, desde las cuentas de la televisora, se promovió el uso del hashtag #MeadeEnTercerGrado para comentar sobre los temas abordados durante la entrevista.

Durante la difusión el hashtag llegó a ser primer lugar en las tendencias de Twitter, pero no logró cobrar permanencia y fue rebasado por la tendencia que generó la transmisión de la entrevista al candidato Andrés Manuel López Obrador de la coalición “Juntos Haremos Historia” a través de TV Azteca.

La ambiciosa estrategia de publicidad fue relevada rápidamente por una tendencia orgánica que emergió desde la crítica.

La mañana de este martes, el hashtag #YoSíMeAcuerdo avanzó hasta la cima con las críticas por la desmemoria de Meade Kuribreña, quien no logró recordar el título de su libro próximo a publicar.

Una avalancha de memes también irrumpió en la Red.

En el mismo horario en que, 24 horas atrás, el candidato había posicionado la tendencia donde prometía mejorar el programa Prospera, ahora se hablaba de su error y del rechazo al PRI. A pesar del esfuerzo de los priistas, la promesa de mejorar la asistencia social federal había sido olvidada, y el nombre de Meade trascendió por no poder recordar el título de su propio trabajo editorial.

La respuesta gráfica vertida en los memes fue contundente al señalar el error del candidato, pero el hashtag #YoSíMeAcuerdo fue empleado para retomar el discurso de rechazo al PRI y a sus actores, tendencia que se ha generado en las redes desde el inicio del periodo electoral. Entre los principales participantes, el productor de cine y televisión Epigmenio Ibarra fue una de las voces con mayor alcance, y no es la primera vez que preside las tendencias críticas hacia José Antonio Meade.

“En el colmo del patetismo el candidato priísta @JoseAMeadeK dijo ayer en Tercer Grado que va a publicar, la semana que entra, un libro cuyo título no recuerda. Hagámosle saber usando el HT #YoSíMeAcuerdo q tenemos memoria viva y puntual de los crímenes del PRI. Están de acuerdo?”

La desmemoria del priista contribuyó a la expresión de la memoria colectiva que mantiene presentes los abusos de poder cometidos por gobiernos anteriores:

“#YoSíMeAcuerdo cómo en 1996 el PRI y PAN convirtieron una deuda de empresarios: 1 billón 300 mil mdp en deuda pública. En 15 años hemos pagado 600 mil mdp sólo de intereses. Pero nadie habla de esto no quieren que nos acordemos. #PensándolBien, ¿votarías por estos corruptos?”, escribió uno de los usuarios participantes.

La tendencia fue sofocada pasado hasta la tarde de este martes, cuando #SomosPotencia inundó Twitter con propaganda de Ricardo Anaya Cortés, candidato de la coalición “Por México al Frente”.

El error ayudó a Meade a incrementar el interés por su candidatura en Internet, aunque no se sabe si esto sea positivo. De acuerdo con Google Trends, a raíz del incidente en “Tercer Grado” hubo un repunte en búsquedas del candidato.

Leave a Reply

Your email address will not be published.