Calderón pide a Anaya que decline a favor de su esposa Margarita

 

Felipe Calderón Hinojosa, quien fue Presidente de México de diciembre de 2006 a noviembre de 2012, defendió las decisiones de su Gobierno frente a los señalamientos críticos contra su llamada “Guerra contra el narco” o “Guerra contra las drogas”. Además, desde un programa de la cadena Televisa, aprovechó para pedir al candidato de la coalición “Por México al Frente”, Ricardo Anaya Cortés, para que decline a favor a su esposa, la ex Primera Dama Margarita Zavala Gómez del Campo.

“¿Por qué no declina Ricardo por Margarita”, dijo. Lo cuestionó porque, según sus números, “no ha levantado” a los niveles de su esposa.

Margarita Zavala ha sido la última en las preferencias electorales de México durante todo este año. Ahora podría ser la penúltima, es de suponerse, con el regreso de Jaime Rodriguez Calderón “El Bronco” a la contienda, después de que el Tribunal Electoral (TEPJF) lo reincorporara.

Tanto Zavala como Rodríguez han sido fuertemente cuestionados por la cantidad de firmas falsas que aportaron a Instituto Nacional Electoral (INE) para ser candidatos independientes.

En entrevista en el noticiero “Despierta”, con el periodista Carlos Loret de Mola, Calderón Hinojosa fue cuestionado sobre el proceso electoral, los candidatos y su esposa Zavala. Tuvo la oportunidad de hacer una reflexión sobre su administración federal. Condenó que la estrategia de seguridad que tuvo su Gobierno haya sido señalada por medios de comunicación con un “término peyorativo”, cuando lo que se hizo, asegura, fue “defender a las familias” del crimen organizado.

“La estrategia de seguridad –no una guerra, ese es un término peyorativo que impusieron los medios– que puse en práctica fue para defender a las familias. El error no fue combatir al crimen organizado, sino haber permitido que creciera durante tantos años. El crimen organizado se empieza a expandir, a tomar control de municipios, ciudades, de pueblitos, de estados completos con complicidad de Gobernardores y entonces la gente que da abandonada y en manos de los criminales”, repitió.

“Hay gente que dice que el error mío fue combatirlos, y no señores, […] el error de México fue no combatirlos durante años”, afirmó.

El ex mandatario aseguró que si el Partido Acción Nacional (PAN) perdió las lecciones en los pasado comicios de 2012 fue debido a la crisis mundial. “Es una realidad que la crisis mundial tuvo su costo y el error que se cometió en el partido fue manejar una estrategia de cambio, no de continuidad […]. Por eso perdimos las elecciones”, explicó.

El político panista afirmó que desde hace año y medio dona su pensión a una asociación de atención a personas con cáncer, aunque se pronunció a favor de que se mantenga, ya que es la forma en que tiene el Estado de garantizar un libre ejercicio del cargo, al evitar coacción o amenazas de represalias contra el Presidente una vez que termine su mandato.

Durante el ejercicio periodístico se le pidió al panista que definiera a los candidatos presidenciales: de Andrés Manuel López Obrador dijo que es un candidato “que propone ideas que le pueden causar un daño muy importante al país”; de José Antonio Meade dijo que es el representante del “partido marcado por la corrupción [PRI] y que difícilmente podrá granar”; a Ricardo Anaya lo señaló como un “hombre deshonesto”, y a “El Bronco” lo llamó “el candidato del Tribunal”, en referencia a su reciente inclusión en la boleta electoral.

A Margarita Zavala, en cambio, la denominó como “una mujer brillante, inteligente, guapa y que será una gran Presidenta de México”.

A la pregunta de Enrique Campos de si ya es inevitable López Obrador, el ex mandatario precisó que las encuestas no determinan el voto de los ciudadanos y que, en 2006, cuando se pensaba que él no iba ganar, “gané… así que cualquiera puede ganar”.

Ana Francisca Vega preguntó que si consideraba a López Obrador como “un peligro para México” y aseguró que lo que actualmente representa un peligro para México son las propuestas del abanderado de Morena, y profundizó en sus críticas sobre el tema económico y la propuesta de AMLO de congelar el precio de las gasolinas de llegar a la Presidencia.

 

FRAUDE, GUERRA, VIOLENCIA

Felipe Calderón mismo es señalado por un presunto fraude electoral que lo habría llevado a la Presidencia de México entre 2006 y 2012. Al menos es lo que ha argumentado gran parte de la izquierda mexicana y, por supuesto, el mismo Andrés Manuel López Obrador, hoy puntero en las encuestas.

La Presidencia de Calderón, además de conducir al país por una guerra con consecuencias catastróficas, significó una fuerte derrota para su partido, Acción Nacional. El PAN perdió las elecciones intermedias de 2009 y luego, en 2012, se fue a tercer lugar. Calderón devolvió la Banda Presidencial al PRI después de que la sociedad había hecho un gran esfuerzo por derrotar al partido de Estado en 1999-2000. Así dio comienzo uno de los sexenios más señalados de corrupción en la historia reciente del país: el de Enrique Peña Nieto.

La guerra contra las drogas de Felipe Calderón provocó una de las mayores tragedias del México moderno. En 2006, Calderón anunció una ofensiva para combatir el narcotráfico que incluía colocar al Ejército en las zonas más inseguras del país. De ahí hasta la fecha el crimen se ha disparado en términos inéditos.

Entre diciembre de 2006 y el final de 2015 fueron asesinadas 186 mil 297 personas en el país, de los cuales 122 mil 462 fueron registrados en los seis años que Calderón Hinojosa fue Presidente, de acuerdo con los registros del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Más allá de si la ofensiva se llamó “guerra” o “lucha” o “batalla”, 2011 fue el año más violento del sexenio de Calderón Hinojosa. Ese año se registraron 27 mil 213 muertes violentas, el número más alto en esa categoría desde 1990. En el sexenio, el número de homicidios se incrementó en 150 por ciento.

Una investigación realizada en 2016 por la Unidad de Datos de SinEmbargoreveló que el ex Presidente dejó clasificada bajo reserva la Agenda Nacional de Riesgos (ANR) de 2011, el año más violento de su sexenio.

Mientras en México, el entonces Presidente clasificaba las razones de la guerra, la Corte Penal Internacional de La Haya, Países Bajos, recibía una demanda en su contra interpuesta por un grupo de abogados y 23 mil ciudadanos mexicanos que pedían juicio para el ex Mandatario por responsabilidad individual en crímenes de lesa humanidad.

El legajo lo integraron con 50 mil muertos y 10 mil desaparecidos. Además, describieron la brutal forma en que en ese tiempo -como ocurre ahora mismo- se encontraba la hora última en México. Era un panorama de despojo y desolación. Dijeron que era la guerra.

La violencia actual en México tiene uno de sus orígenes en la estrategia contra el crimen organizado. El 10 de diciembre del 2006, el ex Presidente Felipe Calderón declaró la guerra contra el narcotráfico. Y Peña Nieto decidió continuar el combate frontal.

Leave a Reply

Your email address will not be published.