Recordamos a Galeano a dos años de su partida…

Imagen tomada de la página: Expansión.

 

Iris Galdys, desde Dusseldorf, Alemania

 

Publicado en LetrasCCS 19/4/15

 

Ciudad CCS

 

La Librería Mediática

 

Marialcira Matute

 

A Galeano, para que sepa que lo queremos mucho

 

 

En “El libro de los abrazos” , de Galeano, hay un relato que se llama “Llorar”. Y dice así: “Fue en la selva, en la Amazonia ecuatoriana. Los indios shuar estaban llorando a una abuela moribunda. Lloraban sentados, a la orilla de su agonía. Un testigo, venido de otros mundos, preguntó:

—¿Por qué lloran delante de ella, si todavía está viva?

Y contestaron los que lloraban:

—Para que sepa que la queremos mucho.

Escribo la primera parte de esta columna en viaje a Montevideo. Comparto con los otros compañeros de viaje el relato de Galeano. Es que a Galeano le supimos demostrar en Venezuela, siempre, que lo queremos mucho. Acompañándolo en sus lágrimas y en sus risas, en sus reclamos y denuncias, en la celebración de los logros, viviendo con él su vida, a veces ahí, cerquita, en una entrevista, en un evento o leyendo sus libros. Y él nos ha querido también.

Vamos volando rumbo al Sur, con ese viento que decía Galeano : “Cuando yo ya no esté, el viento estará, seguirá estando”.

Vamos juntos, a presenciar con dolor la única certeza de los hombres. Vamos a abrazarnos, a abrazar a otros allá en Montevideo y a llorar a Galeano , juntos. Para que sepa que lo queremos mucho, como queremos su legado.

*

Arribamos a Montevideo y nos dirigimos directo al Palacio Legislativo, donde los uruguayos homenajean a sus grandes. La familia de Galeano recibe el afecto de quienes se acercan al homenaje. Su esposa Helena Villagra abraza con calidez a la comitiva venezolana presidida por nuestro Vicepresidente Jorge Arreaza.

Es el abrazo de la Venezuela que su utopía tan deseada, ha permitido y permite caminar. Recordamos la última visita de Galeano a Venezuela en 2013, y compartimos que el último acto político realizado por Galeano fue firmar, junto a millones, contra el Decreto Imperial. Los saludos, los abrazos, las lágrimas son incesantes, mucho pueblo, movimientos organizados, artistas, Daniel Viglietti, Joan Manuel Serrat, funcionarios, trabajadores, lectores, apretujados y con los corazones arrugados.

Están presentes medios de muchos países. Intento ser periodista, controlarme, sacar fotos, registrar el momento, pero no puedo concentrarme. El Presidente Tabaré había estado allí momentos antes de que llegáramos. A nuestro lado el Pepe Mujica, lo saludamos. Hablamos con el vicepresidente Sendic que responde con un “yo también quiero a Venezuela” a nuestro saludo: “queremos a Uruguay, admiramos a tu padre”.

Las sencillas exequias expresan la decorosa elegancia del Uruguay. Al salir, ya de noche, todos firmamos el libro de condolencias, no como condolencia sino como declaración de compromiso con la vida que continúa en sus libros.

*

Al día siguiente, Jorge Arreaza se reúne con su par Raúl Sendic, avance muy significativo para reforzar las excelentes relaciones entre ambas naciones. Luego, la delegación venezolana en pleno participa en el Auditorio Mario Benedetti de la Torre de Comunicaciones de Montevideo en el XVI Encuentro de la Unión Internacional de Sindicatos de Trabajadores de la Construcción, con representaciones de muchos países de todos los continentes.

Plena la inmensa sala, impecable la organización realizada por los trabajadores de la construcción. Impresionante el discurso de apertura del obrero el “Boca” Andrade, que recuerda a Galeano y expresa, ante delegados del mundo entero, admiración y solidaridad de los trabajadores uruguayos con Venezuela. Invitan a Arreaza al estrado. Agradece la solidaridad, reconoce la impecable organización de los trabajadores uruguayos, explica en medio de aplausos el tránsito por la utopía que realiza la Revolución Bolivariana, el éxito de Venezuela y Cuba contra la agresión del gobierno de EE.UU gracias a la defensa realizada por los presidente de nuestro continente y del Caribe, en la Cumbre de las Américas recientemente finalizada, y saluda al Presidente Tabaré Vázquez. “Vamos a enderezar el mundo unidos” , dice Arreaza.

En el medio de la congoja por Galeano, nos sentimos fortalecidos con ese torbellino de emociones vividas en esa gigantesca sala. SUNCA (Sindicato Único Nacional de la Construcción ) entrega a Jorge Arreaza una placa homenaje de su organización con palabras del cantautor Alfredo Zitarrosa: ” el corazón de mi pueblo es una rosa fragante”. La recibe en nombre de Venezuela,

Nos retiramos de la Conferencia -ejemplo organizativo y capacidad de los trabajadores para el logro de sus propuestas y actividades- y regresamos a nuestra República Bolivariana de Venezuela cerrando así la corta pero intensa jornada.

Leer y releer siempre a Galeano es tener vivo en el recuerdo, en Nuestra América y el mundo, a quien tanto nos dio con sus escritos.

En Caracas, septiembre 2013, cuando presentamos Los hijos de los días/ Incluye links a entrevista en 2007, Montevideo

Homenaje de #LaLibreriaMediatica en VTV Abril 2015 https://youtu.be/As9KXRiBJ2I

Leave a Reply

Your email address will not be published.