Coparmex reclama a EPN que ha cumplido 106 de 266 compromisos prometidos

 

 

Se podría pensar que por ser el abanderado del PAN, Ricardo Anaya, cuenta con el apoyo total de la cúpula empresarial mexicana, pero no es así.

A diferencia de Vicente Fox Quesada, donde un grupo de empresarios conformó una red llamada “Amigos de Fox” para llevarlo a la Presidencia de la República y sacar al PRI de Los Pinos, y de Felipe Calderón Hinojosa, quien contó también con el apoyo de gran parte de este sector, los recientes escándalos de corrupción en los que Anaya se ha visto envuelto han divido a la élite.

La semana pasada se realizaron tres importantes eventos donde asistieron la mayoría de los candidatos presidenciales.

El 6 de marzo durante la Expo ANTAD, Anaya Cortés ofreció a los empresarios agrupados en la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD) terminar con el pacto de impunidad del actual Gobierno, al que acuso de perseguirlo y le pidió sacar las manos de la elección.

Al día siguiente, en el The Real State Show, organizado por la Asociación de Desarrolladores Inmobiliarios, habló sobre el tema de la corrupción en México.

Finalmente, acudió a uno de los eventos más importantes en el sector financiero: la 81 Convención de la Asociación de Bancos de México.

En el evento, el panista respondió a las inquietudes de los banqueros y aprovechó para defenderse de las acusaciones en su contra al asegurar que la Procuraduría General de la República (PGR) “se ha convertido en una casa de campaña del PRI.

“Hoy soy yo, mañana es cualquiera de ustedes. Ahora resulta que si tu vendes un inmueble tienes la obligación de investigar a la persona a quien le vendes […]. La PGR se ha convertido en una casa de campaña del PRI”, dijo.

EMPRESARIOS CONTRA LA CORRUPCIÓN

El 82 por ciento de los empresarios considera que el soborno es parte de las negociaciones mexicanas y el 46 por ciento ha sido testigo o ha incurrido en algún acto de corrupción, de acuerdo con una encuesta del Centro de Estudios Ernst & Young. De 62 países analizados, México se posicionó en el número seis del ranking, sólo por debajo de Brasil, Ucrania, Nigeria, Tailandia,y Kenia.

El sector privado encabezado por la Coparmex y el CCE ha manifestado un reiterativo rechazo a la corrupción en los últimos años, dado que representa entre el 8 y 9 por ciento del PIB. Los tres candidatos punteros se reunieron la semana pasada con la ANTAD y la ADI, donde cada uno por separado emitió un discurso contra este fenómeno. Sin embargo, dijeron analistas políticos, han omitido señalar a sus aliados empresariales.

“Evidencian con mucha fuerza la corrupción, pero no tienen el mismo énfasis al momento de juzgar la propia. Hay un poco de doble moral y contradicción”, aseguró el analista Enrique Toussaint. No obstante, el politólogo Ernesto Hernández matizó que, aunque históricamente ha habido “un vínculo de corrupción muy estrecho” entre el mundo empresarial y el político, hay una parte de empresarios muy convencidos de que es necesario eliminarla en el sector público y empresarial.

“Hay inconformidad porque no todos pueden ser beneficiados de esa corrupción y desearían entrar a la competencia y licitaciones de bienes públicos en condiciones de equidad, algo que no existe hoy y está pesando al interior de los organismos empresariales”, dijo Hernández Norzagaray.

Enrique Toussaint destacó que la Coparmex, el Consejo Coordinador Empresarial y los consejos de cámaras industriales tienen representantes en los Consejos de adquisiciones, donde se deciden las compras del gobierno, y cuentan con observadores a nivel federal, estatal y municipal. Sin embargo, no denuncian a sus aliados o a empresarios corruptos que utilizan sus influencias o palancas para obtener contratos públicos o privilegios.

“Es necesario que se pongan a ver lo que sucede en sus gremios y propongan medidas para evitarlo”, dijo.

El politólogo Carlos Sánchez y Sánchez aseguró que AMLO, como candidato de oposición, es quien ha traído más el tema en la agenda y es una parte integral de su campaña, seguida de la del panista Ricardo Anaya, quien adivirtió que investigará incluso al Presidente Enrique Peña Nieto. Por el contrario, el candidato priista José Antonio Meade “va a tratar de suavizar el tema” dado que se vería obligado a mirar al partido que lo abandera.

Leave a Reply

Your email address will not be published.