Peña Nieto, arrodillado ante Donald Trump

Sanjuana Martínez

 

 

¿En qué momento Enrique Peña Nieto perdió la dignidad ante el presidente de Estados Unidos, Donald Trump? … Y lo qué es más importante: ¿qué culpa tenemos los mexicanos?

Con estupefacción asistimos al espectáculo de humillación que hace Trump de Peña Nieto desde que llegó al poder. De manera reiterada, se ha reído en su cara, lo ha traicionado, lo ha ofendido, lo ha avergonzado, lo ha degradado a niveles insospechados, a los que nunca antes, un presidente mexicano había estado.

Por si fuera poca la crisis institucional que existe entre la Casa Blanca y la Presidencia de México, Trump nos ha demostrado hace unos días en un mitin en Pennsylvania a favor de un candidato republicano al Congreso, que todo puede ser peor.

En este acto público, Trump desveló las intenciones simuladoras de Peña Nieto, acostumbrado a fingir y a mentirle a su pueblo. El presidente estadounidense comentó los detalles que se supone deberían ser reservados y dijo que Peña le pidió mentir la última vez que hablaron por teléfono.

—- Me dijo, “Señor Presidente, me gustaría que hiciera una declaración de que México no pagará por el muro”. A lo que Trump contestó:

—- ¿Estás loco? No haré tal declaración.

—- Pero…, insistió Peña Nieto.

—- Bye, bye. No hay forma de que yo haga ese trato—- comentó Trump y a continuación colgó.

Está conversación parece de lo más natural. Y nos demuestra la forma en la que Trump trata como sirviente al presidente de México. Es penoso y absolutamente inaceptable que el gobierno mexicano y su máximo jefe de las Fuerzas Armadas sigan arrodillados ante Donald Trump.

México y Estados Unidos cumplen 195 años de relaciones diplomáticas. Su agenda diversa comprende lo político, económico, comercial, social, energético, técnico, seguridad y lo más importante: migración.

No existe, en la historia reciente de México, episodios tan humillantes como los que hemos vivido con Peña Nieto. Su debilidad ante Trump nos ofende, nos lastima y por supuesto, nos avergüenza.

Este último episodio debería considerarse como la gota que derrama el vaso. Repasemos lo sucedido. El 24 de febrero, el periódico “The Washington Post” publicó una nota citando a funcionarios de aquel país y de este, afirmando que Peña Nieto había suspendido s viaje a Estados Unidos, luego de hablar por teléfono el 20 de ese mes. No tenemos más detalles, pero el diario estadounidense señalaba que durante la conversación, Trump, había perdido “los estribos” por el tema del famoso muro fronterizo. Y por tanto, el mandatario mexicano había decidido suspender su visita.

El fracaso diplomático se intentó solucionar con la visita a México hace unos días, del yerno y asesor principal de Trump, Jared Kushner, supuesto amigo de Luis Videgaray. Las reuniones fueron a puerta cerrada y sin la presencia de la embajadora Roberta Jacobson, quien dejará su cargo en mayo para profundizar más la crisis entre ambos países.

Finalmente lo que Kushner vino a decir, es lo mismo que ha dicho Trump, pero más educadamente: que abandonarán el TLCAN, que construirán un muro fronterizo pagado por los mexicanos y que pronto empezarán a deportar al por mayor a todos los mexicanos indocumentados, una de las promesas de Trump durante su campaña electoral.

Aquí es donde uno se pregunta de qué han servido los 15 viajes de Videgaray a Washington. ¿De qué ha servido su amistad con Kushner? ¿De qué ha servido su supuesta palanca con el yerno de Trump?

La versión de las charlas entre Kushner, Peña Nieto y Videgaray fue solamente un par de fotos en la residencia oficial de Los Pinos y apenas unos detalles sobre el tema: “una migración ordenada” o lo que es lo mismo, “ya no queremos más mexicanos viviendo en Estados Unidos” o “ya no queremos más indocumentados radicando en Estados Unidos”.

¡Lástima Margarito!, porque se calcula que actualmente viven 35 millones de mexicanos en el vecino país, de las cuales, se calcula que alrededor de 12 millones carecen de documentos que acrediten legalmente su estancia. ¿Y qué va a hacer Donald Trump al respecto? ¿Deportar esas millones de personas? Sería una pena, porque entonces, eso provocaría un inmenso daño a la economía de Estados Unidos, sencillamente, sería como si Trump se disparara una bala a su propio pie, como si metiera un autogol.

Pero Trump no se distingue por su inteligencia, en este momento lucha por una reforma migratoria que permita deshacerse de los mexicanos que tanto odia. Los mexicanos son sus esclavos, así los considera y así los trata, por tanto, no tienen derechos, según su concepción. Por eso, quiere destruir a los 800 mil dreamers los beneficiarios del Programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés) creados por el presidente Barack Obama y revocado por Trump.

Seamos sinceros, lo único que le interesa a Trump de su relación bilateral con México, es deportar a millones de mexicanos, no permitir más migración y construir un muro que pague México. Lo demás no le importa. Tampoco su relación con Peña Nieto a quien califica de manera displicente como un “buen tipo”, es decir, en castellano puro, algo así como, un simple bobo.

Lo más grave de todo no es el muro, ni que lo vayamos a pagar todos, porque ese muro ya existe, virtual y material; lo más grave insisto, es que Trump quiere destruir la vida de nuestros compatriotas radicados en Estados Unidos, deportando millones y eliminando el principio de reunificación familiar para impedir la migración en cadena. Esto debería ser suficiente razón para que Peña Nieto se le plantará enfrente y le dijera sus verdades.

México sigue vomitando a sus ciudadanos. Un país donde los trabajadores ganan 70 pesos diarios no hace otra cosa más que expulsar a sus ciudadanos al vecino país. El hambre no tiene puertas y a pesar de muros y policías, los mexicanos seguirán buscando una mejor oportunidad de vida que con Peña Nieto no hemos tenido.

Trump quiere 25 mil millones de telares para construir su muro fronterizo. No sabemos si Peña Nieto se los dará, lo que sí sabemos es que le pidió mentirnos a los mexicanos para simular que ese muro no lo pagaremos. La verdad, la puritita verdad, es que más allá del dinero, Peña Nieto ya perdió, porque perdió lo más importante: su dignidad.

Y es difícil pensar que en sus últimos meses de gobierno, el presidente de México encontrará las agallas que no ha tenido durante todo este tiempo. Finalmente su falta de valentía es una afrenta para todos. Peña Nieto prefirió arrodillarse que enfrentar con coraje patriótico el reto de rescatar con decoro su propia imagen de Presidente deshonroso. Así pasará a la historia. Ni modo.

Leave a Reply

Your email address will not be published.