Caravana de búsqueda señala en Guerrero maltrato de funcionarios

 

Integrantes de la tercera Caravana Internacional de Búsqueda en Vida de Desaparecidos dieron a conocer que el sábado autoridades del hospital general Raymundo Abarca Alarcón, de Chilpancingo, les impidieron de manera prepotente ingresar al nosocomio, como se acordó con anterioridad.

Lamberto Castro de la Cruz, integrante del Colectivo de Padres y Familiares de Desaparecidos Secuestrados y Asesinados en el Estado de Guerrero y el País, informó en entrevista que el 20 de febrero solicitaron que el secretario de Salud estatal, Carlos de la Peña Pintos, coordinara a las instancias para que les facilitaran los expedientes, los archivos y las tarjetas de los pacientes trasladados a la sala de urgencias, ya sea por las ambulancias y/o protección civil.

Sin embargo, agregó, la secretaria administrativa, “Fabiola Rivera, fue la primera que nos cerró la puerta y nos dijo: ‘Los atiendo de aquí para allá, de a uno por uno’. Ella cuidaba su oficina y sus asientos y nos veía de arriba abajo”.

Indicó que con la actitud de Rivera sentimos el gran rechazo que hay a las víctimas, la forma invisible en que nos tienen. Es una falta de respeto a nuestra dignidad y derechos humanos y como víctimas. Nosotros le explicamos que no éramos personas que íbamos a pedir algo ordinario, sino algo especial, debido a que estamos buscando a nuestras hijas e hijos y justicia para todos aquellos que han sido asesinados.

Por eso exhortó no sólo al secretario de Salud, sino al gobernador (Héctor Astudillo Flores), a que haga algo ya para que sus instancias se coordinen y nos faciliten la búsqueda de nuestros hijos, porque no descansaremos hasta encontrarlos.

Previamente, Castro de la Cruz participó en una misa que ofició el sacerdote Baltazar Vega en el zócalo de Chilpancingo, en la cual dijo a los padres de desaparecidos que los abusos y excesos cometidos por la sociedad nos llevaron a lo que estamos viviendo; estamos al fondo de la condición humana. Es una ruptura en el diálogo que debiéramos tener con Dios, para así vivir y podernos reconocer como hermanos.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.