Manlio, señal de alarma

Dolia Estévez

 

FOTO: LUIS GUTIERREZ /CUARTOSCURO.COM

La sorprendente incorporación de Manlio Fabio Beltrones a la campaña de José Antonio Meade es señal de alarma. Hace 18 años, cuando husmeó consternado el principio del fin de 71 años de monopolio presidencial, el PRI hizo lo mismo. Entonces, como hoy, el politburó buscó a Beltrones en un último esfuerzo por salvar la desahuciada candidatura de Francisco Labastida. “En la secuela del pobre desempeño en el debate presidencial del 25 de abril, la campaña de Francisco Labastida, que se esfuerza en sobrevivir, pidió ayuda a los miembros de la ‘vieja guardia’, Manuel Bartlett, Manlio Fabio Beltrones y Jesús Murillo”, informó la Embajada de Estados Unidos, en cable confidencial de mayo de 2000.

Firmado por el embajador Jeffrey Davidow, el despacho informaba que Beltrones quedó a cargo de “lidiar” con los miembros “decepcionados” del PRI y como “enlace” entre el partido y el operador supremo del PAN, Diego Fernández de Cevallos. El despacho comentaba que la incorporación del trío de dinosaurios era reflejo de un “sentimiento generalizado de alarma” ante la creciente popularidad de Vicente Fox en las encuestas. Concluía: “Labastida necesita urgentemente apuntalar a las bases tradicionales del PRI”. Bartlett posteriormente rompió con el PRI. La versión actualizada de ese despacho cambiaría el nombre de Fox por el de Andrés Manuel López Obrador, y el de Labastida por el de Meade.

Desde el mes pasado, Manlio es uno de los alquimistas (coordinadores) regionales del aspirante priista. Su ascenso se da a pesar del escándalo que lo señala como posible cómplice en el desvío de recursos públicos millonarios a Cesar Duarte. En México las acusaciones de corrupción no debilitan sino fortalecen al implicado. Cual brujo practicante de hechizos, a su guarida acuden especímenes de la fauna política cuando todo está perdido. En la banda de mapaches de Meade abundan tipos y tipas de mala fama y peor reputación, pero quizá nadie tenga el negro colmillo de Beltrones.

Y es que para los priistas el ex gobernador de Sonora es una pieza de museo. Es el último heredero de la escuela de Fernando Gutiérrez Barrios, personaje que en vida fuera el espía de todos los espías, legendario agente de la CIA y amigo de Fidel Castro, e instrumentador de la guerra sucia en México. El J. Edgar Hoover mexicano. El hombre que sabía donde estaban enterrados los cadáveres. Manlio fue su hijo putativo, su confidente, su aprendiz favorito, su orgullo, su legado.

Los conocí en 1999, cuando juntos vinieron a Washington enviados por Carlos Salinas a buscar la legitimación a la presunta democratización en la selección interna del candidato. Querían convencer que el dedazo había muerto. La presencia de Beltrones causó sorpresa en medios oficiales porque, “no sabe nada de Estados Unidos”. También generó preocupación ya que dos años antes, The New York Times lo había acusado de proteger narcotraficantes cuando fue gobernador de Sonora. El demoledor artículo de portada llevó al embajador Jim Jones a considerar revocarle la visa de entrada a Estados Unidos. En misiva al diario, Beltrones se dio baños de pureza, negó ofendido las imputaciones e informó haber pedido a la PGR investigara los alegatos. La PGR posteriormente lo exoneró.

En aquella ocasión, pregunté a Manlio sobre las graves imputaciones. Me dijo que intentó, pero no pudo, tener acceso a los reportes de inteligencia que lo implicaban con el narcotráfico. Poco después a través de la Ley para la Libertad de Información de Estados Unidos obtuve los comunicados en cuestión. Una parte del dossier la publiqué en 2009. Hay despachos que acusan a Beltrones, dos hermanos y un primo, de “estar fuertemente implicados en el comercio de la droga”. Una fuente “muy confiable”, dicen, incluso reportó “haber visto a Beltrones usar cocaína”. Otros lo relacionaban con el asesinato de Luis Donaldo Colosio, sugerencia que en su momento rechazó.

Tras la publicación, Beltrones, a la sazón senador, no puso en duda la existencia de los documentos, pero culpó su “forma y contenido” al “pensamiento disperso y pleno de subjetividad” del cónsul en Hermosillo. En misiva dirigida al medio en el que colaboraba, desacreditó los despachos como parte de la “información basura” que generan las agencias del gobierno estadounidense.

Pese a la campaña publicista que montó para limpiar su nombre, The New York Times nunca se desdijo. En 2007, uno de los autores reveló que un funcionario del gobierno de México había pedido al diario se retractara del artículo sobre Beltrones, a lo que sus editores respondieron: “nosotros no nos retractamos de un artículo para tranquilizar a alguien que lo encontró problemático”. Tan es así que el mes pasado, The New York Times le recordó a sus lectores las viejas acusaciones contra Beltrones en el marco de una nota informativa sobre el amparo que interpuso para protegerse de las nuevas imputaciones sobre desvío de fondos a Duarte.

Beltrones es un apparatchik hábil. Mañoso. Ha esquivado cuanto acusación se le ha hecho en dos países. Se ha vuelto intocable. Está por encima de las leyes terrenales. El sistema no lo arropa. Él arropa al sistema. Su destreza de hampón político lo vuelve indispensable en momentos de catástrofe. El priismo confía en que podrá salvar a Meade. Cree que, como un dios, tiene el más excelso de los dones de formar un mundo de la nada.

Leave a Reply

Your email address will not be published.