2018 en el pop: regresos de ayer y de hoy

Fernando Navarro

 

 

Cada año ya es habitual que la música popular viva tan pendiente de la ingente nómina de novedades discográficas y conciertos como del imparable número de pérdidas icónicas. Basta 2017 para comprobar que vivimos en un tiempo donde nos tenemos que acostumbrar a hechos paradójicos y determinantes como que Tom Petty celebrase sus cuatro décadas de carrera con una gran gira o que Chuck Berry, uno de los padres fundadores del rock, regresase tras 30 años de silencio discográfico para terminar siendo en ambos casos el año de sus muertes. Por eso, entre los aficionados se celebra con más entusiasmo a los emblemas que todavía resisten al paso del tiempo. 2018 viene marcado por dos glorias que se empeñan en vencer el pulso a la parca como son los Rolling Stones y Bob Dylan.

STONES Y DYLAN | Leyendas todavía en pie

Más allá de necesidades vitales de los protagonistas por verse siempre con las botas puestas, la nostalgia todavía sigue siendo un estupendo catalizador emocional y un negocio rentable. Los Rolling Stones bien lo saben y, pese a que la sociedad formada por Mick Jagger y Keith Richards apenas debe dirigirse la palabra, preparan nuevo disco para este año. Confirmado por el propio Richards y Ron Wood, el disco, todavía sin fecha de lanzamiento, iría en la línea de Blue and Lonesome, el anterior trabajo que salió en las navidades de 2016 donde se recreaban en el blues clásico. Otro que no se detiene es Bob Dylan. Nunca se sabe si puede sacar otro álbum de homenaje al cancionero norteamericano, como viene siendo norma en el último lustro, seguir vaciando sus archivos con otro bootleg o dar otro giro discográfico inesperado, pero al menos esta primavera pasará por España por primera vez desde que ganó el Nobel de Literatura. En marzo tocará en Salamanca, Madrid y Barcelona. Con 2018 se cumple medio siglo de las revueltas del 68, cuando el rock como arma contracultural pasó a ser más político que nunca, y Dylan y los Stones, como Beatles, Jimi Hendrix o Frank Zappa, también serán pasto de revisiones al ser figuras clave con sus obras. De otra generación, pero igual de populares, son Madonna y Bruce Springsteen. La primera anunció novedades para este año y el segundo, entregado a sus conciertos íntimos en Broadway, puede sacar un álbum para finales del curso.

CLÁSICOS ACTUALES | Estrellas de nuestro tiempo

En otra órbita distinta a la de las leyendas en vida hay por suerte un abanico de importantes creadores que en este siglo han marcado su propia senda hacia un renovado estrellato en el pop-rock. En los próximos meses se espera la salida de los nuevos trabajos de Jack White y las bandas Vampire Weekend y Franz Ferdinand. Pero su regreso no parece haber levantado tanta expectación como el de MGMT. Sin disco desde 2013, el dúo formado por Andrew VanWyngarden y Ben Goldwasser ha reinventado la psicodelia, que vive una segunda juventud tras el éxito de este grupo y el de formaciones como Tame Impala. Otros pesos pesados del indie anglosajón que han hablado de trabajos terminados han sido Interpol, embajadores del renacimiento de la escena alternativa de Nueva York, y Father John Misty, que aseguró que su futura obra volverá a recuperar su lado más romántico. El diseñador Jamie Hewlett también dijo que durante 2018 habría disco de Gorillaz, la banda que, al margen de Blur, Damon Albarn creó para mofarse de la MTV. Sin embargo, nada es comparable a lo que supondría el regreso de Arctic Monkeys, el grupo más grande que ha dado Reino Unido en los últimos tiempos. Hay mucho secretismo con su vuelta tras las aventuras del carismático Alex Turner con The Last Shadow Puppets, pero el bajista Nick O’Malley ya ha dado señales de un disco que podría ver la luz antes del verano. Es ya, para muchos, el momento musical más esperado del año, con los fuertes rumores de una gira que les podría traer a un macrofestival en España.

SEGUNDA LÍNEA | Francotiradores con talento

También tienen su propia órbita otros autores capaces de grabar discos sobresalientes sin alcanzar tanta repercusión mediática. En una segunda línea de batalla, pero sin desmerecer talento, Black Rebel Motorcycle Club y Calexico sacarán álbumes en enero. Ambas bandas rastrean con calidad la trastienda sonora norteamericana. Los primeros en sus incursiones en el garage y el blues y los segundos en el folk fronterizo desde su base de operaciones de Arizona, donde intentan documentar la América latina a la que Donald Trump da la espalda. En enero también llega el nuevo álbum de Glen Hansard. El irlandés ha tejido otra vez una notable obra de folk delicado. Hay más francotiradores de los que estar pendientes en 2018 por sus nuevos discos desde las trincheras de lo alternativo como Ezra Furman con su magnética visión glam, Jonathan Wilson con su absorbente karma piscodélico, Ty Segall con su adictivo beat garagero, Nathanel Rateliff con su fuerza soul, Nightmares on Wax con su vertiente electrónica y Superorganism con su fantasía pop.

NUEVA EDAD DE ORO | Los músicos españoles

Aunque se esperan discos conmemorativos a bandas tan esenciales como Gabinete Caligari, poca nostalgia hay en la música española, que vive una nueva edad de oro que, por la variedad de propuestas, bien podría llamarse la removida.Antes de marzo estarán en la calle los trabajos de Elefantes y el rapero Tote King. Pero 2018 traerá además el ya anunciado nuevo álbum de Izal, titulado Autoterapia, y los de Dinero, La Pegatina, Vega y Morgan, cuatro opciones artísticas bien distintas que enriquecen el espectro sonoro del vibrante pop español. Como también lo hace Soleá Morente, cuyo debut entusiasmó hace dos años y ahora promete volver a ensanchar los límites del flamenco con el pop. Y dos veteranos regresan con ganas como Manolo García y Luz Casal, sorprendentemente producida por Ricky Falkner -a los mandos técnios de Iván Ferreiro, Love of Lesbian, Quique González o Lori Meyers-.

Leave a Reply

Your email address will not be published.