Reduce EU impuesto a empresas de 35 a 20%

 

El Senado de Estados Unidos aprobó la madrugada de este sábado su proyecto de reforma fiscal que reduce el impuesto a las empresas de 35 a 20 por ciento, una tasa menor que la que se paga en otros países, pero según los expertos aumentará en un billón de dólares la actual deuda pública, que ya asciende a 20 billones de dólares.

El gobierno del presidente Donald Trump presentó esta reforma fiscal como la mayor reducción de impuestos de la historia, para impulsar el crecimiento, aumentar los salarios, los beneficios de las empresas y las ganancias de las multinacionales, que serán invitadas a repatriar sus beneficios a Estados Unidos con una tasa preferencial.

El texto de 479 páginas, elaborado a puerta cerrada por los republicanos y con cambios hasta el último momento, que incluyeron anotaciones a mano, fue aprobado por estrecho margen –51 votos a favor y 49 en contra– y debe ser compaginado con el proyecto aprobado por la Cámara de Representantes el 16 de noviembre y votado de nuevo.

Trump celebró la aprobación en el Senado y confió en firmar la mayor reforma fiscal en tres décadas antes de Navidad.

El mandatario volvió a echar mano de Twitter para alabar los mayores recortes de impuestos de la historia de Estados Unidos. Después, antes de partir a Nueva York a una reunión de recaudación de fondos, prometió –frente a periodistas– que algo bonitocrecerá de esta reforma.

En esa ciudad cientos de personas protestaron el sábado en la céntrica Calle 42, por considerar que la reforma favorece a los más ricos. Las reducciones de impuestos destruyen vidas, podía leerse en una pancarta. Donald Trump irá a la cárcel, gritaban otros y mostraban carteles con leyendas como Impuestos a los ricos, no a los trabajadores, y Nueva York odia a Trump.

El recorte de impuestos asciende a cerca de 1.5 billones de dólares en el plazo de dos años, con las empresas como principales beneficiadas. Baja el impuesto de sociedades (el equivalente en México al impuesto sobre la renta, ISR) de 35 a 20 por ciento –por debajo de las tasas aplicadas en países como Francia o Japón– y duplica el mínimo exento de 12 mil a 24 mil dólares en parejas, entre otras medidas.

El proyecto del Senado también incluye un punto que supone el desmantelamiento de la reforma sanitaria del ex presidente Barack Obama, al eliminar la obligación de que todos los estadunidenses tengan un seguro sanitario. De esta manera, quienes no estén asegurados no tendrán que pagar multas, pero posiblemente 13 millones de personas queden sin protección.

Los demócratas votaron unánimemente en contra y a ellos se sumó el senador republicano por Tennessee, Bob Corker, quien dijo que la ley provocará un fuerte aumento del déficit fiscal y considera que el endeudamiento creciente es una amenaza a la seguridad nacional.

Gran oportunidad

Por primera vez desde 1986, la Cámara y el Senado adoptaron una gran reforma fiscal, se congratuló el presidente republicano de la Cámara, Paul Ryan. Una oportunidad como ésta sólo se presenta una vez por generación, debemos aprovecharla.

Según el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, la primera reforma impositiva en 30 años aumentará el crecimiento en 0.3 por ciento anual en la próxima década. Sin embargo, un estudio de la Universidad de Chicago duda que la reforma vaya a intensificar la expansión económica y casi todos temen que se multiplique la deuda pública.

Según la comisión parlamentaria bicameral sobre fiscalidad, la ley reducirá en un billón de dólares los ingresos del Estado en los próximos 10 años. La Oficina de Asuntos Presupuestarios del Congreso, un organismo apartidista, advierte que, como porcentaje de la economía, la deuda alcanzaría niveles inéditos desde la Segunda Guerra Mundial.

Algunos especialistas, entre ellos el jefe de Goldman Sachs, Lloyd Blankfein, se interrogan sobre los tiempos de los cambios fiscales, cuando la primera economía del mundo crece a un ritmo de 3 por ciento y está muy cerca del pleno empleo (tasa de desempleo es de 4.1 por ciento) y la Reserva Federal (Fed) vigila de cerca la inflación para aumentar las tasas de interés y evitar un recalentamiento de la economía.

Los expertos consideran que la reforma implica una estrategia para retornar a Estados Unidos la tributación de las grandes empresas, que ahora podrían obtener ganancias hasta de 500 mil millones de dólares, al regresar sus inversiones al territorio estadunidense y su base de tributación.

El Centro de Política Tributaria afirma que hasta 2027 los beneficios de la ley irán a los bolsillos del uno por ciento más rico, mientras los menos favorecidos tendrán reducciones modestas de impuestos.

Leave a Reply

Your email address will not be published.