Tanya Müller defiende Planta Termovalorizadora

 

 

La secretaria de Medio Ambiente en la Ciudad de México, Tanya Müller García, atribuyó las descalificaciones de los diputados locales de Morena a la Planta Termovalorizadora a un asunto de trasfondo político.

“Los beneficios son mucho mayores y sobre todo si consideramos que la Ciudad de México es una de las megaciudades que genera 13 mil toneladas de residuos diarios y hay que darle un manejo responsable a esos residuos, y los grandes pasivos del país son los tiraderos a cielo abierto”.

Al comparecer ante la Comisión de Medio Ambiente en la Asamblea Legislativa, aseguró que la Planta Termovalorizadora no representa un riesgo a la salud de la población.

“Sólo en Asia hay más de mil 300 plantas, en Europa. En Latinoamérica no existe una planta de termovalorización. Lo que no han entendido los diputados de Morena es la diferenciación entre la incineración y la termovalorización, ésta no lo es [un riesgo], porque es un sistema de combustión controlado.

“Se vale discernir con fundamentos, es lamentable cuando se hace sin fundamento y con fines políticos”, declaró Müller.

Recriminan proyecto. Durante la comparecencia de la secretaria, la diputada de Morena María Eugenia Lozano hizo notar a la funcionaria que desde la Asamblea Legislativa se le dio un “golpe al avispero” con la aprobación de la planta.

“No sabíamos qué tan grande estaba la situación, pero resulta que en mayo contrataron a una empresa francesa, Veolia, para construir esta planta termovalorizadora en el Bordo Poniente. Para empezar, no está el permiso para que se instale ahí”, dijo la legisladora.

La asambleísta le recordó a la titular de la Sedema que se tiene el contrato manchado con negro, es decir, marcado, sin datos.

Sin embargo, ante la presión de Morena, se supo que van a construir una planta donde se procesarán 4 mil 500 toneladas diarias de basura, cuando la Ciudad de México produce 13 mil toneladas al día. “El dinero que van a gastar es lo que gastan ahorita en procesar esas 13 mil toneladas de basura, y nada más van a procesar 4 mil 500”, argumentó la diputada morenista.

Recriminó que esa planta, una vez que arranque trabajará los 365 días del año, 24 horas durante 30 años, y no va a poder parar. Si lo hace, afirmó la diputada local, echa una bocana de contaminantes como si se tuviera el proceso de contaminación que se registra normalmente en la Ciudad.

Leave a Reply

Your email address will not be published.