Estados Unidos, México y Canadá anunciaron hoy que sostendrán rondas “adicionales” de renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) que se prolongarán hasta el primer trimestre de 2018, por “las significativas diferencias conceptuales”.

“Las nuevas propuestas han creado desafíos y los ministros discutieron las significativas diferencias conceptuales (…). Rondas adicionales de negociación se establecerán para el primer trimestre de 2018”, apuntó el comunicado conjunto leído por el representante de Comercio Exterior de EU, Rober Lighthizer, en una rueda de prensa en Washington.

Las próximas conversaciones, lideradas por Lighthizer; el Secretario de Economía, Ildefonso Guajardo Villareal, y la Ministra canadiense de Asuntos Exteriores, Chrystia Freeland, tendrán lugar entre el 17 y el 21 de noviembre en Ciudad de México.

La renegociación del TLCAN, en vigor desde 1994, comenzó en agosto impulsada por el Presidente estadounidense, Donald Trump, que lo considera un “desastre” y ha amenazado en varios ocasiones con finalizarlo de manera unilateral. Foto: Twitter @SE_mx

El representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, aseguró este martes que México y Canadá no quieren aceptar cambios en la renegociación del TLCAN.

“Me duele y me decepciona el cambio en las posiciones. Nuestros socios se niegan a aceptar medidas que ya habían aceptado y ahora combaten temas iguales que en el TPP”, dijo Lighthizer en la conferencia conjunta de los ministros de México, Canadá y Estados Unidos.

El funcionario aseguró que Estados Unidos ve una “clara resistencia” a posiciones de ventaja para algunos países.

El Secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, aseguró que México no quiere salir de la negociación del acuerdo comercial con las manos vacías, pero reconoció que aún hay mucho trabajo por hacer en la modernización.

“Todos tenemos límites, a pesar de nuestras diferencias, puede haber propuestas en las que no coincidimos, pero necesitamos una versión del tratado en bien de los tres países que beneficie la creación de empleos”, dijo Guajardo.

En esta cuarta ronda de renegociaciones se constataron los obstáculos en las conversaciones, especialmente tras las duras exigencias de Estados Unidos como el incremento de la cuota exigida de componentes estadounidenses en automóviles a las que se oponen México y Canadá.

La renegociación del TLCAN, en vigor desde 1994, comenzó en agosto impulsada por el Presidente estadounidense, Donald Trump, que lo considera un “desastre” y ha amenazado en varios ocasiones con finalizarlo de manera unilateral.

El pasado 1 de octubre, Estados Unidos reveló su propuesta para aumentar el contenido regional que los autos deben tener para calificar a un acceso libre de aranceles del acuerdo económico.

Propuso elevar las llamadas reglas de origen para automóviles del actual 62.5 por ciento a 85 por ciento. Las reglas gobiernan qué parte de un producto debe incluir contenido de los países del TLCAN para recibir los beneficios del pacto.

También propuso agregar un nuevo requisito de contenido puramente estadounidense de 50 por ciento, lo que significa que quiere que la mitad de cada automóvil comercializado bajo el TLCAN se fabrique en Estados Unidos, dijo John Murphy, vicepresidente senior de Política Internacional de la Cámara de Comercio de Estados Unidos en una declaración a Bloomberg.