Margarita y el circo de los “independientes”