Deben castigar a inmobiliarias en duda, exige Comisión de Vivienda

 

Las constructoras a las que se les compruebe que incurrieron en irregularidades y actos de corrupción para sostener los proyectos de los edificios caídos por el sismo del 19 de septiembre en la Ciudad de México, no deben ser contratadas ni beneficiadas para la reconstrucción de viviendas y edificios públicos como escuelas y hospitales, dijo Dunia Ludlow Deloya, presidenta de la Comisión de Vivienda de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF).

La Asambleísta del Partido Acción Nacional (PAN) explicó en entrevista con SinEmbargo que son al menos dos fondos los que se destinarán para la reconstrucción de los inmuebles que colapsaron o que sufrieron daños después del terremoto: el Fonden (Fondo de Desastres Naturales), que sólo puede utilizarse para infraestructura pública, y el Fonaden CdMx (Fondo de Atención a los Desastres Naturales en la Ciudad de México) que se utiliza para la construcción de vivienda privada.

“Es importante que distingamos cuáles fueron las empresas que tuvieron una responsabilidad; detectar si forman parte de alguna Cámara, y si llegan a formar parte de una Cámara que ésta se haga responsable. Por supuesto que no es válido, sería un gran error que el Gobierno de la ciudad propicie que la constructora en específico que estuvo involucrada en la construcción de un edificio que se cayó, por supuesto esa empresa no puede ser contratada para la reconstrucción de absolutamente nada. Sería un error de la autoridad, y nadie lo está planteando ahora”, dijo la Diputada local.

La presidenta de la Comisión de Vivienda de la ALDF precisó que antes de pensar en la reconstrucción y la asignación de los nuevos proyectos se debe realizar una investigación a fondo, pues entre los inmuebles que colapsaron hay dos tipos: los nuevos, que se cayeron recién entregados y los viejos, que estaban dañados del sismo de 1985 y que nunca se hizo nada para repararlos.

El edificio de Patricio Sanz número 37, en la colonia Del Valle, quedó seriamente dañado tras el sismo del 19 de septiembre y ahora es una amenaza para los inmuebles vecinos. Foto: Cuartoscuro

Esos edificios, los más viejos, colapsaron por falta de mantenimiento, porque algunos no tenían porqué estar operando  y por falta de dictámenes precisos. Lo mismo sucede con muchos de los inmuebles que resultaron con daño estructural y que ahora están inhabitables.

Dunia Ludlow explicó que la Comisión de Vivienda de la ALDF ha recibido en los últimos días más de 200 solicitudes para verificar edificios sólo en las delegaciones Cuauhtémoc y Benito Juárez.

“Los edificios colapsados o afectados en la Delegación Cuauhtémoc son edificios que ya tenían una falla detectada desde sismos anteriores, principalmente desde 1985 y no se hizo nada. Edificios que carecen de una falta de mantenimiento sistemático. No todo es corrupción. En cuanto al tema de la corrupción, me parece que tenemos que hacer a fondo una investigación en dos vertientes: detectar quiénes son los responsables por parte de la autoridad y del sector privado”, dijo.

La legisladora local reveló que en la Ciudad de México operan dos tipos de desarrolladoras: las certificadas, que pertenecen a alguna Cámara de la construcción, y las que “se crean y se generan en colusión con las autoridades y desaparecen cuando terminan el desarrollo para no tener responsabilidad”.

“Si estamos hablando del otro tipo de desarrolladoras, que nosotros los denominamos desarrolladores informales –porque surgen, se crean y desaparecen en función de intereses particulares– lo que tenemos que hacer es abatir ese procedimiento y evitar que no se vuelvan hacer ese tipo de acciones. Detectar a la autoridad responsable que propicia este tipo de procesos”, dijo.

Leave a Reply

Your email address will not be published.