Los perredistas quieren ver más sangre en la CdMx

Eduardo Ponce

 

 

Los perredistas quieren ver más sangre en la CdMx

Más allá de la inocencia o culpabilidad del delegado de Tláhuac, Rigoberto Salgado Vázquez, en relación con los vínculos que se le imputan con  Felipe de Jesús, “El Ojos”,  los políticos deben guardar cordura al momento de hablar  porque sólo incrementan la desinformación y alteran los ánimos, ya de por sí caldeados, entre la ciudadanía. Dice el diputado Leonel Luna: “Nosotros no somos Ministerio Público pero sí tenemos una serie de facultades de acueLos perredistas quieren ver más sangre en la CdMxrdo a lo que establece el Estatuto de Gobierno en términos de revisar, y sobre todo, garantizar que haya gobiernos que respondan a las expectativas de los habitantes, y que garanticen el orden público, la seguridad, y el buen ejercicio de gobierno”. Y, sin embargo, se están comportando, sobre todo los perredistas, como Ministerio Público. Las investigaciones sobre este hecho estuvieron,   desde un inicio, viciadas porque, por ejmeplo,  no había ninguna línea de investigación de la PGR contra Salgado Vázquez, cuando los perredistas y los medios de comunicación ya se habían encargado  de señalarlo como el principal, y casi único, responsable del alza del índice de violencia  y el narcomenudeo en Tláhuac, como si sólo  en esta delegación se registrara estos incrementos y, por otro lado, como si fuera de la competencia de un delegado procurar la seguridad de los capitalinos y no del gobierno de Miguel Ángel Mancera.

“No estamos ni agazapados ni echados para atrás. Llámense como se llamen, cualquier brote de delincuencia la vamos a combatir con toda fuerza y energía, no nos importa la nomenclatura. Como se llamen, como se llamen, como sea, la vamos a combatir”, declaró el jefe de gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, a quien los perredistas, preocupados ahora sí por la seguridad de Tláhuac, -¿cuántos de estos legisladores conocerán esta delegación?- deben llamar a la coherencia y mostrarle las estadísticas del incremento de la violencia, en todos sus modalidades, en la Ciudad de México.

La violencia y la inminente presencia de cárteles en la Ciudad de México parece importarle poco a Miguel Ángel Mancera y a su bancada en la Asamblea Legislativa, al menos que se trate de sacarle raja a este problema y restarle puntos de aprobación a Morena, el enemigo directo en la próximas elecciones para dirigir la Ciudad de México.

 

Marcera y su su ciudad ficticia

Siguiendo con el tema,dicen que los objetivos principales de las autoridades de inteligencia  son atrapar a El Cuñado, uno de los hijos de Felipe de Jesús en libertad y un sobrino del capo abatido. El primero tiene influencia en Xochimilco; el segundo, en Coyoacán, y el tercero, en Tlalpan. Todos se reparten las ganancias que genera CU, las cuales en estas fechas de regreso a clase superan los 150 mil pesos diarios, recursos suficientes para mantener la estructura criminal en todo el sur.

Se tiene información que el día que el capo fue abatido por elementos de la Marina en la demarcación, los tres participaron en la balacera, pero  lograron escapar debido a que los abatidos hicieron un “muro” para que salieran de esta situación. El objetivo, según el trabajo de inteligencia, era que la estructura criminal continuara a pesar de las detenciones de los sicarios e incluso de la muerte de El Ojos, ambos hechos aparentemente ya se tenían contempladas por el líder de esta célula. Cabe nuevamente la pregunta al jefe de Gobierno de la Ciudad de México, ¿existen o no los cárteles en el territorio que gobierna?

 

Rafael Márquez, en la mira

 Muchos actores deportivos y políticos se han manifestado en apoyo al futbolista mexicano Rafael Márquez luego que el Departemento del Tesoro de Estados Unidos lo vinculara con el narcotráficante Raúl Flores Hernández “El Tío” datan de muchos años atrás.
Mucha habrá de trabajar el capitán de la selección de futbol porque ha realizado varios negocios con Flores Hernández, sus familiares y otros miembros de la red de lavado de dinero que integran 65 personas, de acuerdo con una investigación del Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

De acuerdo a los informes, la relación de Rafael Márquez con “El Tío” no es reciente sino viene de al menos hace 20 años, durante los cuales el jugador habría sido partícipe de diversas sociedades, incluida una relacionada al futbol a través del equipo Guerreros de Autlán, cuya razón social era Club Deportivo Morumbí A.C.

En fin, ha sido un duro golpe para los aficionados al futbol en particular y para quienes aún  dudaban de que el crimen organizado ha penetrado las distintas capas de la sociedad mexicana, aun cuando se pruebe el desconocimiento de astro mexicano acerca de las actividades ilícitas de su socio.

paréntesis

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.